¿Qué hace a Noruega el país más democrático del mundo?

  • 27 enero 2015
Bergen, Noruega
Image caption El país ha sabido reinvertir sus recursos derivados del petróleo en otras áreas productivas que han ayudado a mantener su estabilidad.

Vikingos, petróleo y fiordos. ¿Qué país se le viene a la mente? Probablemente, Noruega.

Pero al listado de conceptos típicos asociados al país nórdico habrá que sumar ahora uno nuevo: democracia.

Por quinto año consecutivo, Noruega logró posicionarse como el país más democrático del mundo según el Índice de Democracia 2014 publicado por The Economist Intelligence Unit el 20 de enero.

El país escandinavo, además obtuvo 9,93 puntos de 10 por tercer año consecutivo. Y es que el mejor alumno del curso ya es más tradición que sorpresa, dentro de la lista de 165 países y dos territorios que contempla el índice.

Image caption Las instituciones públicas noruegas cuentan con una alta valoración de los ciudadanos.

Noruega sacó puntaje máximo en cuatro de los cinco factores evaluados por la medición (proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionalidad del gobierno, participación política y cultura política).

Pero, ¿qué es lo que ha permitido a Noruega posicionarse como el país más democrático del mundo, según el índice?

Lea también: ¿Qué países de América Latina son los más y los menos democráticos?

Igualdad, igualdad e igualdad

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden en que instituciones públicas fuertes, una cultura basada en la confianza y la baja desigualdad son esenciales.

"Un estado fuerte con baja corrupción y favoritismo genera confianza y tiene los instrumentos necesarios para contribuir a bajar la desigualdad a través de altos impuestos que generan buenos servicios públicos", le dice a BBC Mundo Benedicte Bull, líder de la Red Noruega de Estudios Latinoamericanos (Norlarnet).

Image caption Para la sociedad noruega la igualdad es un concepto clave.

Igualdad pareciera ser un concepto clave.

"Noruega es un país con una fuerte cultura igualitaria cuyos orígenes están en la religión protestante, en haber sido un país pobre y austero, y con una profunda tradición de cercanía entre el poder político y la sociedad", le explica a BBC Mundo Mariano Aguirre, director del Centro Noruego para la Construcción de la Paz (NOREF), con sede en Oslo.

Y esta alta valoración a una sociedad igualitaria tiene mucho que ver con el particular ADN del país. La historia de Noruega es distinta a la de otros países de Europa, ya que nunca fue potencia colonial, más bien, lo contrario.

Históricamente dominado por otras potencias como Dinamarca, Suecia y Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, "la sociedad noruega carece de la melancolía del poder que tienen algunos de los países que fueron potencias coloniales", asegura Aguirre.

Image caption La capital de Noruega, Oslo, cuenta con una vibrante cultura urbana.

"También creo que tenemos una cultura de participación que viene desde hace mucho tiempo atrás. Surgió con los grandes movimientos sociales (de trabajadores, movimientos laicos etc.) del siglo XIX y algunos por lo menos siguen siendo fuertes", complementa Bull.

¿Noruega o Escandinavia?

Pero el buen desempeño noruego coincide con el del resto de su región. Cuatro de los cinco países más democráticos según el índice son nórdicos.

E históricamente, el primer lugar se lo ha llevado un país escandinavo: Noruega durante las últimas cinco mediciones y Suecia en las de 2006 y 2008.

Image caption La buena utilización de los recursos del petróleo es una de las razones del éxito.

Pero que Escandinavia tenga buenos resultados es más la regla que la excepción.

"Es un sociedad pequeña (menos de 6 millones de habitantes), rica debido a su inteligente manejo del petróleo y a haber usado la renta que este recurso le produce para desarrollar otros sectores productivos(como la pesca y la industria hidráulica)", asegura Aguirre.

"Todos estos países tienen estados de bienestar que suelen crear confianza en el sistema y también nivelar desigualdades, lo que a su vez genera confianza en las instituciones democráticas", explica Bull.

Lea también: Por qué los bebés de Finlandia duermen en cajas de cartón

Sin embargo, la investigadora advierte que estos factores pueden estar en retroceso en varios países escandinavos. Aun así, "la cultura política que han generado sigue, por lo menos por el momento".

¿Y Suiza?

Que sea Noruega y no Suiza el país más democrático según el índice contribuye a derribar un mito.

Suiza es probablemente el lugar más emblemático de la democracia directa ya que sus votantes tienen la oportunidad de participar continuamente de referendos e iniciativas populares vinculantes que generalmente marcan la agenda del poder ejecutivo.

Image caption Mayor participación popularvinculante no necesariamente implica mayor democracia.

En el índice de EIU, sin embargo, no está en primer lugar, sino en el sexto. ¿Por qué?

"El proceso de consulta ciudadana que tiene Suiza ha sido en muchos sentidos un modelo. Sin embargo, algunas de esas consultas han dado resultados que no son muy democráticos", asegura Francisco Panizza, académico de London School of Economics.

Por ejemplo, Suiza fue uno de los últimos países en aceptar el voto femenino y gracias a consultas populares se han tomado polémicas determinaciones como la de prohibir la construcción de minaretes en mezquitas.

"La ciudadanía a veces toma decisiones que parecen no compatibles con ciertos valores de la democracia", asegura Panizza.

Críticas y riesgos

A pesar del buen rendimiento de Noruega, hay quienes advierten que incluso en estos países la democracia tiene sus problemas.

"En los últimos años se ha incrementado el déficit democrático", asegura Erik Oddvar Eriksen, director del Centro de Estudios Europeos (ARENA) de la Universidad de Oslo.

El académico explica que al ser Noruega parte del Espacio Económico Europeo, aunque sus ciudadanos ejerzan nominalmente su derecho a voto, no necesariamente están eligiendo a la gente que toma las decisiones finales que afectarán su vida.

Image caption Uno de los principales desafíos es integrar a los inmigrantes a las instituciones democráticas y evitar que la sociedad se radicalice contra la comunidad musulmana.

Hoy el principal desafío para mantener su hegemonía democrática tiene que ver con la inmigración.

"El desafío más importante es integrar a todos los grupos de inmigrantes en las instituciones democráticas", asegura Bull.

Y uno de los principales riesgos tiene que ver con la integración de la comunidad musulmana.

"Es un riesgo que parte de la sociedad noruega se contagie y radicalice contra la comunidad de inmigrantes musulmanes. De hecho el partido de la ultraderecha, Partido Progresista, ha ganado los votos suficientes en las últimas elecciones para ser hoy parte del gobierno de coalición", relata Aguirre.

Lea también: El lado oscuro del paraíso escandinavo

Contenido relacionado