Libia: 2 gobiernos, 1.700 milicias y el avance de Estado Islámico

Fuerzas de Amanecer Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Las fuerzas de Amanecer controlan ahora Trípoli, y establecieron un gobierno alternativo.

Hace tres años Muamar Gadafi, quien gobernó Libia durante 42 años, fue derrocado tras un levantamiento popular con ayuda de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Varios líderes de Occidente viajaron entonces al país y se regocijaron con el triunfo de lo que llamaron "Libia libre".

Hoy la nación norafricana está lejos de ser estar en paz ni libre de conflictos: desde 2011 no han cesado los enfrentamientos y la violencia entre facciones.

El martes, un ataque en un hotel de lujo en la capital, Trípoli, -que dejó nueve muertos y 12 heridos- puso de manifiesto la violencia que ahora prevalece en el país.

Un grupo que se hace llamar Estado Islámico de la Provincia de Trípoli se hizo responsable del atentado en un mensaje colocado en la red social Twitter.

Esto, aseguran los expertos, hace pensar que los extremistas islamistas que controlan ya extensas áreas en Siria e Irak, están ahora extendiendo su influencia en el norte de África.

Lea: Libia: confirman muerte de 9 personas en ataque a hotel en Trípoli

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Líderes occidentales, como Cameon y Sarkozy, se apresuraron a celebrar la victoria en Libia.

Según los testigos, cuatro o cinco hombres armados irrumpieron en el hotel Corinthia, un complejo que suelen usar empresarios, diplomáticos, periodistas extranjeros y políticos libios.

Se dijo que los atacantes gritaban "Dios es grande" mientras disparaban indiscriminadamente sus armas en el lobby contra civiles y guardias de seguridad.

Dos gobiernos, dos primeros ministros

El gobierno no reconocido en Trípoli afirmó que el atentado fue un intento de asesinar a su primer ministro, quien estaba en ese momento en el edificio.

La particularidad es que Libia no tiene un primer ministro, tiene dos.

"En efecto, tiene un primer ministro que representa el gobierno que reconoce la comunidad internacional, en el este del país. Y tiene otro primer ministro, que asumo es el que estaba en el hotel el martes, que no reconoce la comunidad internacional y que gobierna en el occidente bajo la bandera de 'Amanecer'", explica Ian Pannell, corresponsal internacional de la BBC.

"Caótico es la palabra que mejor describe la situación en Libia".

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Gadafi, que gobernó Libia durante 42 años, fue derrocado en 2011.

Amanecer es una coalción de milicias islamistas que en agosto pasado tomó el aeropuerto de Trípoli y proclamó su propio gobierno en la capital.

Esa victoria fue la culminación de cinco semanas de enfrentamientos que estallaron tras las elecciones de junio de 2014, cuyos resultados se negó a aceptar.

Miles de milicias

Mientras tanto, el parlamento oficial, que se estableció en la ciudad oriental de Tobruk, denunció el ataque como ilegal, calificó a Amanecer de "organización terrorista", y declaró un estado de guerra contra el grupo.

Así Libia quedó con dos gobiernos rivales, uno en Trípoli y otro en Tabruk, cada uno luchando por ganar el apoyo de las miles de milicias que luchan en el país y dejando como resultado una nación profundamente dividida.

"Nadie está en control. Ese es el problema" explica el corresponsal de la BBC Farouk Chothia.

"Hay muchos grupos armados, unos 1.700, con muchos objetivos distintos. Son milicias basadas en distintas ciudades, cada una combatiendo sus propias batallas".

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Hay miles de milicias basadas en distintas ciudades combatiendo sus propias batallas.

"Durante el levantamiento (de 2011) cualquiera que tuviera un arma podía exigir respeto. Hoy, algunos ni siquiera quieren un cambio en el país. Y parecen más determinados que nunca a imponer su voluntad".

"También hay una división ideológica: algunos son islamistas, otros secesionistas y otros liberales". Y agrega que las divisiones regionales, étnicas y locales "están creando una mezcla venenosa y explosiva. Algunos temen que Libia caerá en una guerra civil".

Influencia islamista

El ataque del martes puso de manifiesto los crecientes temores de que movimientos islamistas radicales como Estado Islámico y Ansar al Sharia están expandiendo su influencia en el norte de África.

Ansar al Sharia, que se dice es la milicia islamista más peligrosa del país, ya controla la segunda ciudad de Libia, Bengasi, la cuna del levantamiento del 2011.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Se teme que los islamistas aprovechen el vacío de poder que prevalece en Libia.

Según Farouk Chothia de la BBC, hay informes de que Ansar al Sharia ha forjado alianzas con Estado Islámico.

"Algunos analistas dicen que el grupo incluye hombres que han combatido en Siria, aunque esto no ha sido confirmado" afirma el corresponsal.

"También hay otro grupo, el llamado Consejo de la Shura de Jóvenes Islámicos, el más prominente de las milicias afiliadas a Estado Islámico en Libia, que está basado en Derna en la costa noreste del país".

"En octubre sus miembros declararon a Derna la primera ciudad libia que se unía al califato global que EI prometió formar" asegura Chothia.

Mohamed Eljarh, experto libio del Atlantic Council, un centro de estudios de Washington, cree que la situación en Libia demuestra que la democracia nunca ha podido afianzarse en el país.

"En Libia hay una crisis de legitimidad y los únicos que están dispuestos a aceptar un proceso democrático son los que están ganando. La gente aceptará un Estado de derecho cuando las leyes estén a su favor", dice a la BBC el académico que está basado en Tobruk.

"Es por eso que tenemos dos gobiernos luchando por legitimidad, tenemos dos parlamentos y dos primeros ministros. Esto ha creado un espacio para que prosperen los grupos armados y para que jueguen un papel cada vez más influyente".

"Lo que es muy preocupante -agrega- es que hay dos grupos terroristas, Estado Islámico y Ansar al Sharia, y ambos están aprovechándose de la situación en el país".

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Naciones Unidas intenta alcanzar un acuerdo de paz entre las facciones.

En 2014 Naciones Unidas y la Unión Europea lanzaron un esfuerzo de mediación con conversaciones de paz en Ginebra, con pocos resultados hasta ahora.

Los críticos dicen que es un esfuerzo "débil y tardío" y responsabilizan a Occidente por apoyar la revolución y "después abandonar al país a su propia suerte".

"Heredamos una Libia sin ninguna institución, sin constitución, sin experiencia sobre cómo administrar un país. Y la comunidad internacional simplemente se retiró" asegura Guma El-Gamaty, quien en 2011 fue coordinador del gobierno británico en el Consejo Nacional de Transición de Libia.

"Eso fue un error. Pero ahora van a regresar porque ya no pueden seguir ignorando a Libia" agrega.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Hay muchos grupos armados, unos 1.700, con muchos objetivos distintos.

Contenido relacionado