El avión desaparecido que fue hallado 53 años después en los Andes

  • 9 febrero 2015
Image copyright AP
Image caption Los expedicionarios armaron una improvisada gruta en el lugar con piedras en la que instalaron una imagen de la virgen.

Las historias sobre aviones desaparecidos dejan en la agonía a las familias de manera indefinida. Hasta que aparecen los restos.

En el caso del avión Douglas C-3, que trasladaba a uno de los equipos más célebres de Chile, el Green Cross, han pasado 53 años para poner punto y final.

El avión que transportaba a 24 personas, entre ellas técnicos y jugadores, se estrelló en Los Andes en 1961, cuando regresaban de disputar un partido fuera de casa. Todos perdieron la vida.

Image copyright AP
Image caption "Sentí la energía del lugar. Se podía respirar el dolor", dijo uno de los expedicionarios.

Hace unos días, un equipo de montañistas halló los restos del avión, que algunos daban ya por perdidos para siempre.

Este domingo se difundieron imágenes del lugar del accidente, a más de 300 kilómetros de Santiago, la capital.

Lea: Diez misterios en la historia de la aviación

Su ubicación no ha sido desvelada para que el lugar sea respetado y no se convierta en una atracción turística, según Leonardo Albornoz, uno de los expedicionarios.

"Sentí la energía del lugar. Se podía respirar el dolor", dijo Albornoz sobre el lugar del hallazgo.

Image copyright AP
Image caption El Green Cross era uno de los equipos principales de la primera división chilena.

El diario La Segunda informa que los expedicionarios armaron una improvisada gruta en el lugar con piedras en la que instalaron una imagen de la virgen, dejaron un rosario, agua bendita que llevaron a propósito y encendieron velas.

Lea también: Supervivientes de tragedia de los Andes juegan partido en Chile

En Chile la tragedia causó una gran conmoción. El Green Cross, fundado en 1916, era uno de los equipos principales de la primera división.

Image caption Este domingo se difundieron imágenes del lugar del accidente,

Los jugadores volvían a Santiago tras disputar un partido de Copa fuera de casa contra el Osorno en el sur del país, que acabó en empate 1-1. Se dividieron en dos aviones. En el que acabaría estrellándose viajaban ocho futbolistas, entre ellos Eliseo Mouriño, un célebre volante argentino que provenía de Boca Juniors.

A pesar de haber perdido a casi la mitad de su plantilla, el equipo decidió jugar el partido de vuelta, que acabó perdiendo por 0-1.

El Green Cross no pudo reponerse de la tragedia aérea y una temporada más tarde descendió a segunda división. Posteriormente se trasladaron a la ciudad de Temuco y se fusionaron creando el Deportes Temuco que en 1984 terminaría por desaparecer.

Image copyright AP
Image caption Algunos daban ya por perdidos para siempre los restos del avión.

Contenido relacionado