Seis segundos de batería que dieron forma a 1.500 canciones

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption The Wistons fue un grupo estadounidense de soul y funk de finales de los años 60.

El sencillo Amen, Brother, grabado en 1969, fue el lado B de un disco con un sencillo que en su momento pasó desapercibido, pero incluía un solo de batería que pasó a tener tanta influencia que apareció en más de 1.500 canciones. Sin embargo, la banda que lo grabó no recibió un solo céntimo por su uso.

"Fue como un plagio y me sentí robado y violado", dice Richard L Spencer voz principal de The Wistons, la banda que interpretó el tema original.

"Yo vengo de una época en la que uno no se robaba las ideas de otros".

Durante las pasadas tres décadas grupos de ambos lado del Atlántico han utilizado el solo de batería como inspiración.

Puede escuchar Amen, Brother y algunas de las canciones influenciadas, aquí

Spencer recuerda el día cuando se grabó en Atlanta, Georgia, en la primavera de 1969 cuando la banda estaba encerrada en el estudio buscando un tema que fuese el lado B de su nueva canción, Color Him Father.

Finalmente, decidieron grabar un instrumental basado libremente en una vieja canción gospel llamada Amen, Brother.

Contenía elementos de un acorde de guitarra que el legendario músico de R&B Curtis Mayfield le había tocado una vez a Spencer, pero como no tenían suficiente música para un tema nuevo el grupo decidió prolongarla añadiendo un solo de batería.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption The Winstons: GC Coleman (fondo, centro) Richard L Spencer (fondo, derecha) Phil Tolotta (frente, derecha)

"La banda realmente no quería ensayar la canción. No estábamos para hacer un tema 'original', éramos una banda de bar. Los muchachos estaban un poco malhumorados. Querían tiempo libre así que yo estaba con prisa", recuerda Spencer.

A la mitad del tema, los otros instrumentos se quedaron en silencio y el baterista GC Coleman se quedó solo durante cuatro compases. "En unos 20 minutos teníamos una canción que se podía tocar".

Exactamente quién fue el creador del solo no está claro. Spencer dice que fue él quien dirigió la sesión, mientras que Phil Tolotta, el otro sobreviviente de la banda, dice que todo fue obra de GC.

Mientras el lado A del disco, Color Him Father llegó a ser un éxito metiéndose en el Top 10 de R&B en 1969 y ganando un Grammy al año siguiente, Amen, Brother pasó sin pena ni gloria.

Y a pesar de su éxito inicial en la cartelera, al ser una banda mestiza, a The Winstons le costó conseguir contratos en los estados del sur de EE.UU. y terminaron separándose en 1970.

El impacto del sampling

Muchos años más tarde, sin embargo, el solo de batería de Amen, Brother, influenció una nueva generación de músicos.

A mediados de los ochenta, el sampling comenzó a ser usado en la escena del hip hop y el Amen break, como pasó a ser conocido el solo de Coleman, fue redescubierto.

"Una de las primeras cosas que nos permitió el sampling fue reutilizar viejo material grabado", apunta Nate Harrison un artista y académico basado en Brooklyn, Nueva York, y autor de un documental sobre el solo de batería.

Vea el documental de Nate Harrison sobre el Amen break

"En el caso del Amen break, uno puede samplear la batería y luego volverla a tocar como si fuese propia", sostiene.

Entre varias canciones de la década que la usaron se puede escuchar, en una versión un poco más lenta, en el tema I Desire del álbum debut del grupo de rap de Nueva York, Salt-N-Pepa, editado en 1986.

Ya en los noventa, los productores musicales británicos de la música dance buscaron inspiración en EE.UU. Viejos breakbeats fueron rescatados y el Amen break figuró notoriamente en la música jungle.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El solo de batería aparece en la canción "Amen, Brother" grabada en 1969.

Posteriormente, el solo llegó a la música comercial. En 1997 el grupo de rock británico Oasis lo usó en Do You Know What I Mean.

El mismo año también apareció en el comienzo del éxito de David Bowie Little Wonder del álbum Earthling.

Y con el paso de los años se convirtió en uno de los ritmos de batería más sampleados de todos los tiempos.

"Orgánico y robótico"

¿Pero por qué se volvió tan popular?

"Hay algo en el ritmo de ese break y especialmente la forma como la gente lo ha editado, por supuesto", dice Harrison. "Para mí es una mezcla perfecta entre algo que suena muy orgánico y muy robótico al mismo tiempo".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption David Bowie es una de las estrellas que ha usado el solo.

"El ritmo en sí mismo es sincopado, así que hay muchas variaciones sobre la batería que puedes obtener de samplear el break original. Realmente se presta a ser editado y reorganizado. Desde el punto de vista sonoro tiene un empuje que lo hace único".

"Es el pilar de tanta música. Tanto los músicos de hip hop como de drum and bass le han sacado mucho dinero".

Sin embargo, ninguno de los integrantes de The Winstons llegó a recibir regalías por el tema. A finales de los 80 el sampling era aún una zona legal gris. Hoy en día los músicos tienen que pedir permiso al artista original o al dueño de los derechos.

Coleman sufrió de adicción a las drogas y terminó muriendo como un indigente en las calles de Atlanta en 2006.

Spencer cree poco probable que el baterista estuviese consciente del impacto del solo que grabó décadas antes.

Ahora una campaña de internet está recaudando fondos para el exvocalista del grupo, quien es el dueño de los derechos de Amen, Brother.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Salt-N-Pepa usó una versión más lenta del Amen break en su álbum debut en 1986.

Organizada por los DJs británicos Martyn Webster y Steve Theobald, la campaña ha excedido las expectativas, gracias al apoyo de aficionados a la música e incluso de algunas de las estrellas que han usado el distintivo sonido en el desarrollo de sus carreras.

Hasta ahora ha recogido más de US$26.000.

"Todo tiene que ver con devolver algo a un hombre de 72 años que tiene problemas de corazón y que nunca ha visto un centavo, más allá de sus derechos de autor en el lanzamiento original", dice Theobald.

Spencer abandonó el mundo de la música hace más de 40 años y trabaja ahora como novelista en Carolina del Norte. Aunque se enojó cuando se enteró de que el Amen break había sido sampleado, ahora se siente más relajando con relación a lo sucedido.

"No es lo peor que te puede pasar. Soy un hombre negro en Estado Unidos y el hecho de que alguien quiera usar algo que yo haya creado es algo que halaga".

Y también se siente conmovido por la campaña de recaudación.

"No tenían porque hacerlo. Ni siquiera los conozco. Cincuenta años más tarde, unos chicos blancos que nunca conocí al otro lado del mundo dijeron: 'te vamos a dar un regalo'. Es probablemente una de las cosas más dulces que me haya pasado en mucho tiempo".