¿Cómo hacen los astronautas para ir al baño en el espacio?

  • 12 mayo 2015

Seguramente te lo habrás preguntado alguna vez: ¿cómo hacen los astronautas para ir al baño cuando están en el espacio? ¿Y para lavarse los dientes o bañarse?

Con gran delicadeza y lujo de detalles, la italiana Samantha Cristoforetti explicó en una serie de videos publicado por la Agencia Espacial Europea cómo ella y sus compañeros de la Estación Espacial Internacional se las arreglan para estar frescos y limpios como si estuviesen en la Tierra.

A diferencia de lo que uno se pueda imaginar muchos de los implementos que se utilizan para el baño -dentífrico, desodorante, etc.- no difieren demasiado de los que podríamos usar nosotros.

Las toallas, eso sí, son otra cosa: de un material absorbente pero delgado, se cambian una vez a la semana.

Cada dos días, pueden darse el lujo de utilizar otra toalla, que Cristoforetti llama "de campamento", que se utiliza húmeda para frotarse el cuerpo.

El agua para este proceso se consigue en el módulo estadounidense. Se carga en un pequeño dispensador y luego se aplica sobre el cuerpo.

Por la falta de gravedad, el agua no cae hacia el suelo sino que queda pegada en forma de burbujas sobre la piel.

Y añadiendo un poco de jabón líquido -que no hace mucha espuma y no requiere de enjuague-, la astronauta puede "bañarse" y disfrutar de esa sensación de limpieza que nos deja una ducha.

No obstante, aclara, esto es algo que no siempre puede hacerse por falta de tiempo.

Lea: Primera mujer astronauta italiana llega a la EEI

Pelo limpio

Derechos de autor de la imagen ESA
Image caption Cristoforetti cuenta que a diferencia de otros astronautas, cuando se lava los dientes, ella prefiere escupir el agua sobrante dentro de una toalla. Otros se la tragan.

Lavarse el pelo no ofrece mayor complicación.

Sólo hace falta un champú especial que no requiere enjuague, agregar unas gotas de agua y masajear el cabello de forma normal. El exceso de agua se quita luego con una toalla.

Las toallas húmedas se dejan secar luego cerca del sistema de ventilación. El agua se evapora y el sistema de aire acondicionado la condensa y la recupera.

"No desperdiciamos nada del agua que usamos para bañarnos", aclara.

Lea también: Viajará al espacio la primera cafetera exprés

Uñas flotantes

Lavarse los dientes se torna un poco más complicado: el asunto empieza como en tierra hasta que llega el momento de deshacerse del agua mezclada con dentífrico.

Como no hay un lavamanos donde escupirla, "algunos astronautas sencillamente se la tragan: es rápido y sencillo. A mí, personalmente, no me gusta hacerlo, así que la escupo dentro de una toalla", dice Cristoforetti.

Derechos de autor de la imagen ESA
Image caption Para cortarse las uñas, hay que hacerlo cerca de la rejilla de la ventilación para evitar que queden trozos flotando.

"No es muy elegante, pero si se tiene que hacer se hace".

A la hora de cortarse las uñas, también hay que tener cuidado para que -por las condiciones de gravedad cero- no queden trozos flotando por cualquier parte.

"Lo mejor es hacerlo cerca de la rejilla de la ventilación para que las atraiga y se queden allí", señala. “Luego las puedes quitar con una aspiradora”.

Número uno, número dos

Cuando se trata de ir al baño -en inglés se utiliza el eufemismo número uno para orinar y número dos para defecar-, hay una pequeña habitación que cuenta con un sistema para que los astronautas puedan hacer sus necesidades.

Para orinar, emplean un pequeño embudo conectado a un tubo con un ventilador que genera la succión necesaria para que el líquido no quede flotando.

La orina ingresa a un sistema de reciclaje y mediante una serie de procesos químicos se la torna potable y apta para el consumo humano.

Y para la necesidad número dos, explica Cristoforetti, "el principio es exactamente el mismo: la succión".

El inodoro está conectado a un recipiente para los residuos sólidos, que, con una tripulación de tres astronautas, se recambia aproximadamente cada diez días.

Contenido relacionado