¿Por qué pasó desapercibida la decisión judicial que legaliza el matrimonio gay en México?

Marcha gay en México (archivo) Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La Suprema Corte de Justicia determinó que es inconstitucional y discriminatorio considerar al matrimonio sólo como la unión entre el hombre y la mujer.

"Las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales, de tal manera que es totalmente injustificada su exclusión del matrimonio".

Con esta frase la Suprema Corte de Justicia de México zanjó la semana pasada una polémica que se viene arrastrando en el país desde que el matrimonio homosexual se legalizó en la capital del país en 2009.

Según aseguró el máximo tribunal, es inconstitucional y discriminatorio considerar al matrimonio sólo como la unión entre el hombre y la mujer.

"Pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales de quienes pueden acceder a la institución matrimonial con la procreación es discriminatorio", indicó la institución.

Legal en tres entidades

La Corte expresó su opinión en una serie de tesis de jurisprudencia publicadas el 19 de junio y que entraron en vigor para los jueces el lunes pasado.

De esta forma, el matrimonio homosexual en México virtualmente se convierte en legal aunque por el momento no esté avalado por ninguna norma específica.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La Corte expresó su opinión en una serie de tesis de jurisprudencia publicadas el 19 de junio y que entraron en vigor para los jueces el lunes pasado.

Sin embargo, en la práctica, no deja de ser un proceso engorroso para las parejas que quieran casarse.

Se teme que haya jueces que se rebelen y funcionarios de registros civiles u otras oficinas que no quieran procesar los trámites de parejas homosexuales.

Cada uno de los 31 estados del país puede regular el matrimonio a partir de su propio código civil.

Apenas el Distrito Federal, Coahuila y Quintana han reconocido las bodas entre homosexuales.

En Campeche, Jalisco y Colima se permite la unión homosexual, pero no se avalan los mismos derechos que conlleva el matrimonio entre hombres y mujeres.

El proceso

Hasta ahora, las parejas homosexuales que querían casarse en entidades donde no estaba permitido debían presentar amparos y recurrir las posteriores sentencias contrarias de primera y segunda instancia.

Una vez que el caso llegaba a la Suprema Corte, el órgano les terminaba dando luz verde para seguir con el proceso.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La finalidad del matrimonio, determinó la Corte, es la "protección de la familia como realidad social", y no la procreación, como establecen los conjuntos normativos de varios entidades.

Al emitir la Corte cinco criterios en el mismo sentido sobre el matrimonio homosexual, se alcanzó el mínimo requerido para sentar jurisprudencia en la materia.

El órgano vino a contradecir de esta forma lo que establecen las normativas de varios estados.

La finalidad del matrimonio, determinó, es la "protección de la familia como realidad social", y no la procreación, como establecen los conjuntos normativos de varios entidades.

"Ninguna norma, decisión o práctica de derecho interno, tanto por parte de autoridades estatales como de particulares, pueden disminuir o restringir los derechos de una persona a partir de su orientación sexual", aclararon los magistrados.

Cambios

Pese a los avances, la batalla por los derechos de los homosexuales no se termina.

De hecho, fue a raíz de la negativa de un juez en el estado de Colima que la Suprema Corte se expresó sobre la materia en las últimas semanas.

"Hay un tema del marco legal y hay otro tema del cumplimiento del marco legal. Hace falta que en todos los códigos civiles locales se reconozca el matrimonio entre personas del mismo sexo", indica Perseo Quiroz Rendón, director ejecutivo de la organización Amnistía Internacional en México, citado por el diario El Universal.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption "Si bien valoramos que nadie deba ser objeto de discriminación (...) esto no significa que deba modificarse la esencia del matrimonio", aseguró la Iglesia católica mexicana en un comunicado.

"Que se le dé exactamente el mismo alcance en términos legales para que puedan adoptar y acceder a la seguridad social, pero también hay jueces que se niegan a cumplir con estos requisitos", añade.

La decisión de la Corte "en realidad sólo va a beneficiar a las parejas que tengan la capacidad de ponerse frente a un juez", le explica a BBC Mundo Alejandro Madrazo, abogado constitucionalista e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

"Es algo marginalmente más amplio. Va a seguir siendo muy engorroso para las parejas poder casarse", asegura.

Los registros civiles van a poder seguir negando el matrimonio a las personas del mismo sexo que quieran casarse, y éstas tendrán que seguir recurriendo a recursos de amparo, con los costos y la burocracia que ello implica.

Aunque tras la determinación de la Suprema Corte, ese amparo deberá ser aceptado en un juicio. Es decir, los jueces federales tendrán que fallar siempre a favor de las parejas a quienes se les ha negado el matrimonio.

"Tenemos fallos de vanguardia del siglo XXI, pero un aparato judicial del siglo XIX", señala Madrazo.

Ahora "formalmente cualquier persona puede ir a solicitar matrimonio en cualquier estado, pero hay que ver cuáles argucias legales van a tomar en los estados", le dice a BBC Mundo Gloria Careaga Pérez, directora de la Fundación Arcoiris, que promueve los derechos los homosexuales.

Recuerda Careaga Pérez que una diputada del Partido de Acción Nacional (PAN) del estado de Chihuahua presentó recientemente una iniciativa de reforma para que en la entidad se declare que el matrimonio es solamente entre un hombre y una mujer y con fines reproductivos.

Inconstitucionalidad

Más de 5.000 parejas se han casado en la capital mexicana, primera ciudad en América Latina en aprobar las bodas gay, desde su aprobación a fines de 2009.

La propia Procuraduría General (fiscalía) recurrió semanas después la normativa ante la Suprema Corte, que en agosto del año siguiente estableció la constitucionalidad del matrimonio igualitario.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El Distrito Federal, y los estados de Coahuila y Quintana Roo son las entidades que reconocen el matrimonio homosexual en México.

La diferencia con la decisión de este mes es que la Corte ahora determinó la inconstitucionalidad de las normas que establecen que el matrimonio es una institución exclusivamente heterosexual y necesariamente reproductiva.

Y aunque el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) consideró como un "avance histórico" la decisión de la Corte, la noticia pasó casi desapercibida.

"El gran debate sobre el tema se dio en 2010, cuando la Suprema Corte declaró la constitucionalidad (del matrimonio gay)", señala Madrazo.

"Esta última decisión establece jurisprudencia obligatoria sólo para los jueces federales. Estas tesis son la implementación judicial muy lenta, tediosa y muy burocrática de esa decisión de 2010", añade.

En silencio

Para Lol Kin Castañeda, activista por los derechos de los homosexuales, la noticia no causó revuelo por el "conservadurismo que ha caracterizado a los gobiernos actuales".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Lol Kin Castañeda y Judith Vázquez se casaron en marzo de 2010 en Ciudad de México, la primera pareja de lesbianas en hacerlo en América Latina.

La sociedad civil está "desarticulada" y preocupada por otras cuestiones que aquejan al país, donde más del 80% de la población se define como católica, le dice a BBC Mundo Castañeda, de 39 años, quien formó parte de la primera pareja de lesbianas en casarse en América Latina, en marzo de 2010.

Sin embargo, agrega, la determinación de la justicia "es un triunfo para toda la sociedad mexicana que aspira a la democracia" porque "sienta las bases para una sociedad más respetuosa, más plural".

"Puede ser que el mismo gobierno no quiera remover las aguas para no generar tanta reacción, no darle tanta importancia de tal manera que los estados no reaccionen de una manera desfavorable", apunta Careaga Pérez.

Oposición de la Iglesia

La Suprema Corte explicó que por un "legado de severos prejuicios" y por la "discriminación histórica" las parejas del mismo sexo no han podido gozar de la misma protección que tienen las heterosexuales.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) consideró como un "avance histórico" la decisión de la Corte.

La Iglesia católica mexicana cuestionó el dictamen de los magistrados.

"Los obispos (...) reiteramos nuestra convicción, basada en razones científicas, sociales y religiosas, que la familia, célula de la sociedad, se funda en el matrimonio de un hombre con una mujer, que por su capacidad procreativa garantizan la supervivencia de la sociedad", aseguró la Iglesia católica mexicana en un comunicado.

"No corresponde al Estado crear nuevas formas de matrimonio, porque ya no sería matrimonio, sino otro tipo de unión", explicaron los obispos.

"Si bien valoramos que nadie deba ser objeto de discriminación (...) esto no significa que deba modificarse la esencia del matrimonio", añadieron.

(*) Alberto Nájar colaboró en la producción de este artículo.

Contenido relacionado