Revelan qué mató a Knut, el oso polar más famoso del mundo

Knut
Image caption Knut saltó a la fama porque su madre lo abandonó y tuvo que ser criado por un ciudador del zoológico.

Por mucho tiempo, Knut fue el oso polar más famoso del mundo. Su rostro aparecía regularmente en periódicos y programas de televisión. Incluso fue portada de una edición de Vanity Fair.

Y su muerte, en 2011, fue tan pública como su vida. Los medios reportaron ampliamente cómo el oso colapsó tras sufrir un ataque frente del público que lo había ido a visitar al zoológico de Berlín, en Alemania.

Lea: Qué nos enseña la muerte de Knut

Ahora, un equipo de investigadores conformado por zoólogos y neurólogos halló la causa de su muerte.

Según el estudio, el animal padecía un tipo de inflamación cerebral autoinmune que sólo se había visto antes en humanos.

Origen

La necropsia estableció que tenía encefalitis, pero los investigadores no lograban entender qué había provocado esta inflamación.

Image caption Miles de personas visitaban el zoológico de Berlín sólo por ver a Knut.

En principio se sospechó de una infección, pero los análisis mostraron que éste no era el caso.

Fue un experto en enfermedades humanas al que se le ocurrió cuál podía ser la causa.

Harald Pruess, del Centro Alemán de Enfermedades Degenerativas, trata pacientes con una condición conocida como encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA (NMDAR).

Image caption Knut murió en marzo de 2011, a los cuatro años de edad.

Pruess reconoció algunos rasgos de este trastorno en los reportes post mortem de Knut, y una serie de pruebas llevadas a cabo en muestras preservadas de tejidos del oso confirmaron la conexión.

"La enfermedad que hemos identificado ahora como la causa de la muerte es una inflamación del cerebro autoinmune", dijo el neurobiólogo.

"Los anticuerpos que normalmente nos ayudan a defendernos contra los virus o las bacterias pueden, bajo ciertas circunstancias, volverse en contra del propio cuerpo y atacar células nerviosas", añadió.

Terapia posible

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption A partir de lo que ocurrió con Knut, los investigadores creen que se podrá desarrollar una terapia para curar esta enfermedad en animales.

En los humanos, esta enfermedad afecta a una de cada 200.000 personas por año, en su mayoría mujeres, y es tratable.

A los pacientes se les prescribe esteroides y se los somete a un proceso conocido como plasmaféresis, que elimina los anticuerpos que están atacando las células de la sangre.

Alex Greenwood, investigador del Instituto Leibniz para la investigación de la vida silvestre y en los zoológicos de Berlín, y coautor del estudio, señaló que en base a estos conocimientos, se podría desarrollar ahora una terapia similar para los animales.

Contenido relacionado