Venezuela: condenan a Leopoldo López a más de 13 años de prisión

leopoldo lopez Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption López ya lleva 19 meses detenido en una cárcel militar.

El líder opositor venezolano Leopoldo López fue condenado a 13 años y 9 meses de prisión por su participación en las protestas de 2014 contra el presidente Nicolás Maduro.

La sentencia fue emitida por la jueza Susana Barreiros tras un maratónico juicio de 71 audiencias a puerta cerrada.

El político arrestado hace 19 meses fue declarado culpable de los delitos de instigación pública, daños a la propiedad, incendio intencional y asociación para delinquir.

Lea también: Leopoldo López, el líder rebelde de la oposición venezolana

La justicia alega que a través de los tuits y discursos de López el 12 de febrero de 2014 pudo comprobar que el opositor fue el autor intelectual de las muertes y daños a la propiedad que se produjeron ese día.

Dicha marcha, en el centro de Caracas, fue la primera de varias que se prolongaron por todo el país durante meses, dejando 43 muertos, 600 heridos y más de 3.500 detenidos.

Tras la lectura de la sentencia, sus partidarios y familia se reunieron en una plaza de Caracas, en el sector de Chacao, donde citaron para una marcha el viernes al medio día, donde darán a conocer una carta que escribió López.

Se entrega a las autoridades

El día de su entrega a las autoridades, dijo que se presentaba ante la "justicia corrupta".

"Si mi arresto permite a Venezuela despertar definitivamente (...) mi encarcelamiento valdrá la pena".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La esposa de López, Lilian Tintori, estuvo presente en la sentencia.

"Tenía opción de irme, pero no me voy a ir de Venezuela nunca. La otra opción era quedarme escondido en la clandestinidad y no tenemos nada que esconder", añadió en una masiva manifestación.

Exalcalde del municipio caraqueño de Chacao, López –de 44 años de edad– es considerado uno de los políticos más radicales de la oposición venezolana.

López promovió las protestas de febrero de 2014, denominadas "La Salida", como una manera de exigir la renuncia de Nicolás Maduro, a quien considera el culpable de la crisis económica, social y de inseguridad que vive Venezuela.

López dice que promovió la protesta pacífica dentro del marco de la Constitución.

La defensa ahora tiene 10 días para apelar y si ese recurso tampoco prospera, aún existe la posibilidad de presentar un recurso legal ante la sala de casación del Tribunal Supremo de Justicia.

"Prudencia, templanza y fortaleza", dijo Juan Carlos Gutiérrez, abogado de López, al reaccionar al fallo.

Lea también: Los obstáculos del juicio a Leopoldo López

Protestas y enfrentamientos

Antes de conocerse la sentencia decenas de personas se reunieron frente al Palacio de Justicia, en el centro de Caracas, para manifestar apoyo al político caraqueño, hasta que un grupo de partidarios del gobierno llegó a expresar su descontento.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La concentración en apoyo a Leopoldo López terminó disolviéndose en medio de la violencia.

Testigos dijeron que el grupo de simpatizantes del gobierno agredió al de los opositores, entre quienes había un activista de 65 años que murió poco después de un infarto, según medios locales.

Varios periodistas también dijeron haber sido agredidos por los oficialistas, quienes quemaron banderas color naranja que identifican al mencionado partido que fundó López.

Largo juicio

Durante el año y siete meses de arresto, el opositor ha estado preso en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas.

La defensa dice que el juicio mismo fue una prueba de que lo juzgan por su posición política, pues los testigos del Ministerio Público –que fueron los únicos aprobados por la juez– declararon que los llamados de López eran a una protesta pacífica.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Coincidiendo con el anuncio, el oficialismo convocó un mitín en apoyo a las víctimas de las "guarimbas", como se conocen en Venezuela las protestas antigubernamentales de 2014.

Y también sostiene que videos publicados por medios de comunicación y la defensa misma muestran que la violencia se inició después de que funcionarios del Estado y partidarios del oficialismo entraran a la manifestación armados y disparando.

El oficialismo, sin embargo, ve López no solo como un promotor de la violencia en las protestas, sino como un político que siempre ha querido derrocar de manera inconstitucional al gobierno revolucionario.

-------------------------------

Análisis - Daniel Pardo, BBC Mundo, Caracas

Si la sentencia contra López hubiese sido hace uno o dos años, la gente habría abarrotado las calles en forma de protesta.

Pero ese no fue el caso del jueves, en parte porque muchos venezolanos sufren de cansancio político y están concentrados en conseguir los productos que cada vez es más difícil comprar a precio regulado.

Además, como dijeron a BBC Mundo varios de los compañeros de causa política de López, la oposición está enfocada en las elecciones parlamentarias de diciembre: la estrategia de la calle parece haber sido archivada.

"Nosotros no queremos ganarle la guerra al gobierno, queremos hacer algo mucho más difícil: queremos imponerle la paz", le dijo a BBC Mundo Jesús Torrealba, jefe de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, como se aprecia en el video a continuación.

Media playback is unsupported on your device

El reto de jugar contra el gobierno en un terreno distinto al de la confrontación será difícil, pues el tono del oficialismo ha subido desde que Maduro anunció el cierre de la frontera con Colombia para "acabar con el paramilitarismo".

Lea también: Crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela: ¿quiénes son los paramilitares de los que habla Nicolás Maduro?

Por otro lado, el jueves se notó el escenario mediático al que la oposición se enfrenta ante las elecciones: pocos fueron los minutos que las cadenas nacionales de televisión le dedicaron a esta sentencia, que para muchos es histórica.

Así que la oposición, afectada por el golpe emocional de la condena a López, tendrá que hacer campaña casa por casa.

Y, encima, convencer a la gente de que las elecciones se pueden ganar incluso con lo que muchos consideran un poder electoral –así como el judicial– al servicio del ejecutivo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Por el momento, parece que la estrategia de la oposición ya no pasará por la calle.

Contenido relacionado