El dilema de la NASA: cómo investigar el agua hallada en Marte sin contaminar el planeta rojo en el proceso

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El Curiosity investiga el suelo marciano desde que llegó en 2012.

Fue un anuncio histórico.

Esta semana la NASA confirmó que, tras años de especulaciones, encontró la evidencia más contundente de la presencia de agua en estado líquido en la superficie de Marte.

Esas líneas largas y oscuras que se observan en algunas regiones del planeta se deben a corrientes de agua salada que se deslizan cuesta abajo por cráteres y pendientes durante los meses de verano, señalaron los expertos.

Lea: Por qué es tan importante que haya corrientes de agua en Marte

La noticia dio lugar inmediatamente a la pregunta del millón: si hay agua, ¿es posible entonces hallar vida microbiana en el planeta rojo?

La mejor forma de responder a esta pregunta es, obviamente, buscándola.

Pero ante esta perspectiva, la agencia espacial estadounidense se enfrenta a un dilema: cómo hacerlo sin contaminar al planeta durante el proceso.

Categoría equivocada

En teoría la NASA podría ordenarle ahora al Curiosity -el robot que está investigando el terreno- que se acerque a una de las cuatro zonas en las que se han detectado sales hidratadas en días recientes.

El problema es que el robot no está esterilizado y puede contaminar el área con microbios terrestres que sin querer se sumaron al viaje y que pueden llegar a estar vivos.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Tras el anuncio, surgió la pregunta inevitable: ¿puede haber vida en Marte?

El vehículo está tomando muestras y buscando evidencia de si Marte fue habitable en el pasado desde que llegó a Marte en agosto de 2012.

Y ahora podría acercarse a los lugares del hallazgo para echar un vistazo más de cerca y usar sus instrumentos a fin de analizar la composición del terreno.

Lea también: Encierro de un año para simular la vida en Marte pone a prueba la convivencia humana

Pero existe una organización, el Comité de Investigación Espacial (Cospar, por sus siglas en inglés), que establece una serie de reglas para evitar que los humanos contaminemos los prístinos mundos sin explorar.

De acuerdo a este ente, los robots que aterricen -en este caso, amarticen- en un cuerpo celeste que no es la Tierra con la misión de buscar vida deben estar excepcionalmente limpios.

Estos se describen como vehículos categoría IVb.

Pero para los que ingresan en zonas especiales, como sería el caso de las áreas descubiertas ahora en Marte por la NASA, las reglas son aún más estrictas.

Dichos vehículos, como el Curiosity, entran en la categoría IVc.

Y, según lo establece Cospar, no puede acercarse.

2018

En las próximos meses las discusiones girarán en torno a qué podrá o no podrá hacer el Curiosity y hasta dónde podrá aproximarse.

Sin embargo, más allá de las normativas, el debate se extiende a cuáles son las posibilidades reales de contaminación.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La Cospar busca evitar que los humanos contaminemos mundos aún sin explorar.

Algunos expertos creen que el riego es mínimo y que incluso si hay contaminación, análisis genéticos pueden demostrar qué formas de vida pertenecen a un planeta y cuáles al otro.

Otros, como Jim Green, experto de la NASA, aseguran que la intensa radiación de Marte, sobre todo la luz ultravioleta, es suficiente como para matar a cualquier polizón terrestre.

Mientras que para la Academia Nacional de Ciencias estadounidense y la Fundación Europea de Ciencia ocurriría todo lo contrario: consideran que la luz ultravioleta los haría prosperar.

Lea: Pablo de León, el argentino que diseñará la primera vivienda en Marte

Hasta que la discusión se zanje la esperanza estará puesta en los futuros robots con destino a Marte. Aunque para ello habrá que esperar.

La próxima misión que enviará un robot es la ExoMars, de las agencias espaciales rusa y europea. Y no está prevista sino hasta para 2018.

Contenido relacionado