¿Cambio decisivo? Rusia empieza bombardeos "contra Estado Islámico en Siria"

Avión de combate ruso Su-30 Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Aviones de combate rusos ya están bombardeando posiciones en Siria.

Horas después de que la cámara alta del parlamento ruso aprobara unánimemente una solicitud del presidente Vladimir Putin para desplegar tropas en el extranjero, el Kremlin confirmó que los primeros bombardeos ya se estaban realizando cerca de la ciudad siria de Homs.

Mientras Moscú indica que los ataques se produjeron contra el autodenominado Estado Islámico (EI), varios portavoces del gobierno de EE.UU.respaldan las sospechas expresadas por la oposición siria de que los bombardeos se dirgien contra sus fuerzas y no contra los grupos extremistas.

Homs está situado en la provincia de Hama, la cual se encuentra bajo control de los rebeldes que se oponen al gobierno de Bashar al Asad.

Lea también: ¿A quién está bombardeando Rusia en Siria?

Khaled Khoja, presidente de opositora Coalición Nacional Siria condenó lo que llamó "agresión militar rusa" y agregó que el Kremlin no estaba combatiendo al Estado Islámico, sino utilizado su fuerza para "apoyar el régimen de Al Asad en su guerra contra los civiles".

"Graves preocupaciones"

En declaraciones ante el Consejo de Seguridad de la ONU reunido en Nueva York, el canciller sirio Walid al-Mouallem respaldó el inicio de operaciones militares rusas, las que describió como "papel preventivo y defensivo".

"Respaldo completamente las palabras del ministro Lavrov con relación al inicio de acciones militares contra el terrorismo en Siria a solicitud de Siria y en coordinación con el gobierno"

Al mismo tiempo, el canciller sirio cuestionó los bombardeos de Francia y Reino Unido sobre su territorio.

"Las acciones de Reino Unido y Francia en el espacio aérea sirio constituyen una descarada contravención de la ley internacional. Es también una violación flagrante de la soberanía nacional de Siria."

Durante la reunión del Consejo, el secretario de Estado, John Kerry, advirtió que Washington tendría "graves preocupaciones" si Moscú estuviera bombardeando áreas donde no operan fuerzas de EI o Al Qaeda.

"No hemos visto ningún ataque contra EI, lo que hemos visto son ataques contra la oposición siria"

El gobierno estadounidense informó que está evaluando las operaciones, aunque el Pentágono estima que las acciones rusas son "contradictorias", según explicó en rueda de prensa en Washington el secretario de Defensa Ashton Carter.

Más temprano, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest dijo que "es muy temprano para que diga exactamente a qué objetivos estaban apuntando y cuáles objetivos fueron eventualmente alcanzados".

Una red de oposición siria -Comités de Coordinación Local- aseguró que los aviones de guerra rusos habían bombardeado cinco poblaciones '-Zafaraneh, Rastan, Talbiseh, Makarmia y Ghanto- lo que había resultado en la muerte de 36 personas, incluidos cinco niños.

Por su parte, Rusia dice que está atacando instalaciones de comunicaciones, abastecimientos de combustibles y depósitos de armas y municiones del EI.

Apoyo a Bashar al Asad

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Rusia es el principal aliado del presidente sirio Bashar al Asad, al que ya había estado apoyando con armamento.

Después de la aprobación parlamentaria, el Kremlin aseguró que, por el momento, sólo estaba considerando operaciones aéreas y no el envío de tropas terrestres al país árabe.

"Esto se refiere exclusivamente a una operación de la fuerza aérea rusa", le dijo a la televisión local el jefe de gabinete de Putin, Sergei Ivanov, luego de la votación del Consejo de la Federación de Rusia.

"Como nuestro presidente ya dijo, el uso de fuerzas armadas en el terreno fue descartado", agregó.

Lea: Cómo logró Vladimir Putin pasar de paria al centro de la política internacional

Ivanov afirmó, además, que el objetivo "exclusivo" de la operación es "darle apoyo aéreo a las fuerzas del gobierno sirio en su lucha contra el autodenominado Estado Islámico".

Pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, fue más ambiguo cuando se le preguntó expresamente si podía garantizar que los aviones rusos únicamente iban a bombardear posiciones del Estado Islámico (EI).

"El principal objetivo es luchar contra el terrorismo y apoyar a las autoridades legítimas en su lucha contra el terrorismo y el extremismo", le dijo Peskov a medios internacionales.

Lea: Qué hay detrás del despliegue militar de Vladimir Putin en Siria

Varios frentes

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Rusia y Estados Unidos tienen diferencias por el conflicto en Siria, pero han reconocido la necesidad de coordinar sus acciones en el terreno.

El conflicto sirio, que inicio en 2011, enfrenta a las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad con organizaciones fundamentalistas como EI, pero también con grupos rebeldes "moderados".

Y estos últimos están siendo apoyados por Estados Unidos y sus aliados, que también han estado bombardeando posiciones del Estado Islámico.

Washington ha criticado además el apoyo de Moscú a las fuerzas de Al Asad, pues insiste en que la solución del conflicto pasa por la salida del mandatario, quien ha sido acusado de reprimir brutalmente a sus propios ciudadanos.

Pero Rusia ha llamado a Washington y sus aliados a dejar tranquilo a Al Asad y unir fuerzas en contra de EI, al tiempo que ha criticado su apoyo a los rebeldes "moderados".

Lea: Las 4 diferencias fundamentales que enfrentan a Putin y Obama sobre Siria

"El uso de fuerza en el territorio de un tercer país sólo es posible ya sea por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o a solicitud del gobierno legítimo del país", insistió Peskov este miércoles.

"En este caso, Rusia será el único país que actuará con una base legítima (en Siria), específicamente a solicitud del presidente legítimo de Siria", recalcó el vocero.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El parlamento ruso aprobó la medida de forma unánime.

La necesidad de coordinar acciones en el terreno y evitar posibles choques con la coalición liderada por Washington, sin embargo, fue una de las razones por las que Putin se reunió con el presidente estadounidense Barack Obama en Nueva York a inicios de la semana.

Y Putin también aprovechó una intervención en la ONU para hacer un llamado a crear una amplia coalición internacional contra el terrorismo representado por Estado Islámico.

Según el corresponsal para asuntos diplomáticos de la BBC, Jonathan Marcus, esto sugiere que EI será el principal blanco de Rusia en Siria.

"Pero el gobierno de Assad tiene muchos otros enemigos, muchos de ellos apoyados por Occidente, Turquía, Arabia Saudita y los otros estados del Golfo Pérsico", recordó Marcus.

"Y si Rusia no se limita a atacar a EI, esto podría causar toda clase de problemas", advirtió.

Contenido relacionado