¿Cómo el dinero del "robo del siglo" acabó en un humilde apartamento en Escocia?

Apartamento Derechos de autor de la imagen Google Street View
Image caption Este es el apartamento ubicado en un barrio de Edimburgo, Escocia, donde se afirma fueron a parar cerca de US$1.000 millones de los bancos de Moldavia.

Al buscar en Google Street View la siguiente dirección: "18/2 Royston Mains Street, Edinburgh, EH5 1LB", aparece un modesto edificio de tres pisos, acabados rústicos y un antejardín al que no le han cortado el césped en algún tiempo.

Lea: ¿Quién fue el cerebro del "robo del siglo" en el país más pobre de Europa?

Nadie, a primera vista, podría imaginar que este rincón ubicado en el norte de la ciudad de Edimburgo, en Escocia, es la dirección oficial de Fortuna United LP, una corporación proveedora de servicios a la que las autoridades de la República de Moldavia, ubicado en el este de Europa, acusan de recibir más de US$1.000 millones en los últimos meses.

De hecho, nadie pensaría que este edificio que fue construido originalmente como parte de un programa de viviendas subsidiadas por el gobierno pueda ser el domicilio de otras 530 empresas y firmas que se dedican exclusivamente a eso: a manejar dinero de transacciones internacionales.

Image caption Moldavia es considerado el país más pobre de Europa.

Movimientos financieros que -de acuerdo a la investigación realizada por el periodista de la BBC Tim Whewell y la agencia Kroll, con sede en Nueva York- están relacionados con un enorme fraude maquinado en noviembre de 2014 y que le costó casi la octava parte del producto interno bruto al país más pobre de Europa.

Además de un caos político y económico que tienen a Moldavia sumida en la peor crisis desde su separación de la Unión Soviética, el 27 de agosto de 1991.

Entonces surge una pregunta, ¿cómo un simple apartamento en un barrio de Edimburgo puede ser la sede de 530 firmas y a la vez estar relacionado con la desaparición de mil millones de dólares sin que nadie se entere o nadie haga nada, hasta ahora?

El fraude

Según los reportes, después de una serie de préstamos irregulares realizados en agosto de 2014 por los tres principales bancos de Moldavia y financiados por el Banco Central, los mil millones de dólares desaparecieron de la faz del país europeo.

Image caption El empresario Ilan Shor está acusado de ser el cerebro que vació las arcas de al menos tres bancos en Moldavia.

Las investigaciones tanto europeas como por parte de las autoridades de Moldavia señalaron a Ilan Shor, exgerente de uno de los bancos involucrados en los préstamos, como el cerebro del que es considerado el "robo del siglo" en el este de Europa.

A partir de allí las investigaciones de Kroll lograron identificar el destino final del dinero: Fortuna United LP, con sede en Reino Unido y que de acuerdo al informe "compró todos los préstamos hechos a distintas empresas moldavas, para reinvertir el dinero".

Y nada más.

Lo que queda claro es que en este apartamento de Edimburgo –que alguna vez sirvió como set de filmación para la película de culto Trainspotting- no se está haciendo ningún tipo de negocios, lo que es un evidente caso de "empresa fantasma", que aterroriza a las autoridades británicas por ser el mejor vehículo para el lavado de dinero.

Image caption Banca de Economii fue una de las entidades financieras involucradas en el fraude.

"Por eso es que este tipo de empresas, formadas en el papel, nos causa una profunda preocupación, porque la gente que está detrás de ellas tienen mucha habilidad para el lavado de dinero", le dijo a la BBC Donald Toon, de la Agencia de Seguridad Británica y encargado de la persecución de los crímenes relacionados con el lavado de dinero.

Cero preocupación

Empresas fantasmas existen millones alrededor del mundo y, aunque la gran mayoría no es necesariamente una fachada para empeños criminales, son pocas las que explican públicamente cuáles son sus intenciones.

Y mucho menos cuando se la acusa de desfalcar al país más pobre de Europa.

Al escudriñar más en los registros relacionados con el apartamento y con Fortuna United LP, es posible seguir la pista hasta dar con una firma conocida en Reino Unido como la Consultora de Negocios Royston, la cual tiene dos socios principales: los lituanos Viktorija Zirnelyte y Remigijus Mikalauskas.

"No tengo nada de qué preocuparme. Ni mi socio ni yo hemos cometido ningún crimen. Hemos cumplido con todas las regulaciones que exige Reino Unido para conformar nuestra empresa", le dijo Zirnelyte a la BBC.

Derechos de autor de la imagen Otro
Image caption La lituana Viktorija Zirnelyte es la propietaria del apartamento que sirve de domicilio a Fortuna United LP.

De hecho Zirnelyte es la dueña del polémico apartamento. Ella le dijo a la BBC que, junto a su socio, no solo creó Fortuna United LP, sino que es propietaria de otras dos empresas proveedoras de servicios que a su vez conforman el patrimonio de Fortuna.

"Aunque sabemos exactamente quiénes son los que controlan Fortuna United LP, no estamos autorizados a dar ninguna información al respecto", explicó.

"Nosotros nos encargamos de actuar como intermediarios en transacciones financieras y evitamos preguntarle a nuestros clientes sobre el objetivo final de sus negocios", añadió la mujer.

Fácil en Reino Unido

Pero es en este punto donde surge parte de la respuesta de cómo un domicilio puede albergar a 530 empresas en Reino Unido sin que las autoridades se percaten del asunto.

Como bien lo explicaba Zirnelyte, mientras se cumplan con los requisitos legales, Reino Unido es uno de los países del planeta donde más fácilmente se puede crear una compañía como la suya, que es catalogada también como "compañía proveedora de servicios".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption La gente en Moldavia ha salido a las calles para exigir que se castigue a los culpables del descalabro financiero.

Se estima que en el país existen otras 2.600 corporaciones con los mismos objetivos de las empresas de Zirnelyte y Mikalauskas, sin contar a otras firmas legales y contables que se dedican a lo mismo.

Servicios que cotizan a US$45 la hora.

Pero es aquí donde hace ruido la historia de Zirnelyte y su socio: los agentes anti lavado británicos exigen que, como parte de sus regulaciones, se garantice que los clientes de estas corporaciones no estén involucrados en actividades ilegales.

Y, además, que conozcan a los "dueños principales" de las compañías que están creando y el objetivo final de los fondos que están manejando.

Se estima que en el mundo el lavado de activos negocia cerca de US$100.000 millones al año. Muchos de ellos se mueven a través de este tipo de empresas y por lo general permanecen ocultos.

Image caption El apartamento está ubicado en la misma zona donde se grabaron algunas escenas de la película Trainspoitting.

"Me preocupa que las personas que proveen los servicios de intermediación financiera pocas veces alertan a las autoridades de actividades sospechosas, a pesar de que es una exigencia de la ley", explicó Toon.

De hecho, de las 350.000 actividades sospechosas reportadas en Reino Unido en 2014, solo 177 vinieron de estas empresas proveedoras de servicios.

Pero mientras las pesquisas continúan, el pueblo moldavo está en las calles exigiendo al gobierno que encuentre a los culpables del robo, sin que por ahora existan muchas respuestas.

Entre ellas, la dirección de un humilde apartamento en Escocia.