El extraño origen del partido comunista que gobierna al país más hermético del mundo

Kim Jung Derechos de autor de la imagen Mark Ralston
Image caption Kim Il-sung (izq.) es considerado el padre de la nación norcoreana. A su lado su hijo, Kim Jong-il

Corea del Norte celebró este sábado el 70 aniversario de la fundación de su Partido de los Trabajadores, el único controlador del Estado. Kim Jong-un, el nieto del hombre que consolidó el mando del partido, estuvo al frente de las espectaculares celebraciones.

Lea: Cómo es el capitalismo que empieza a surgir en Corea del Norte, el país más hermético del mundo

Pero la historia de cómo el partido se transformó de ser una organización política a un régimen familiar institucionalizado es extraña y sangrienta, según explica el experto en liderazgo norcoreano Michael Madden.

Un adolescente con una idea

El 17 de octubre de 1926, un adolescente Kim Il-sung, quien luego se convertiría en el primer líder de Corea del Norte, estableció la Unión para Derrotar al Imperialismo. Fue fundada, según cuenta la propaganda oficial, para luchar contra el imperialismo japonés y promover el marxismo-leninismo.

La máquina de propaganda de Corea del Norte quisiera celebrar este momento como el aniversario de la fundación del partido. Para otros, la verdadera fundación ocurrió en 1949, cuando los comunistas de Corea del Norte y de Corea del Sur finalmente crearon una coalición con el objetivo de avanzar hacia una Corea unificada.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, sería quien establecería las reglas del partido comunista.

Pero fue en 1945 cuando se estableció el buró norcoreano del Partido Comunista de Corea. Este se convirtió en el órgano que gobierna actualmente.

La creación de un líder

Kim Il-sung era una especie de leyenda urbana conocida por un atrevido asalto en el pueblo de Pochonbo en 1937 cuando, a la edad de 24 años, se dice que comandó una unidad militar que capturó una población controlada por Japón en la frontera coreana. Esto fue visto como un importante logro militar, incluso pese a que sólo duró unas pocas horas.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Kim Jong-un es ahora quien ha recibido la herencia creada por su abuelo, Kim Il-sung.

Los soviéticos lo colocaron en el centro de una extraña coalición que se convirtió en el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. Este incluía a activistas chino-coreanos, miembros de la diáspora coreana de Rusia, comunistas de Corea del Sur que emigraron al norte y milicianos de las guerrillas de Kim.

En los años que siguieron a 1945 otras personas tuvieron nominalmente posiciones clave en la estructura comunista de Corea del Norte, pero Kim Il-sung siguió siendo su principal figura.

No disfrutaba de un perfil público muy destacado, y los soviéticos trabajaron en ello de forma lenta pero constante.

La primera purga sangrienta

Con Kim Il-sung firmemente asentado en el poder en 1950, la reunificación con Corea del Sur ocupaba un lugar prominente en la agenda de Corea del Norte y entonces se produjo la guerra de Corea.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La idea del fundador de Corea del Norte fue evitar el imperialismo japonés a partir de una política basada en el marxismo.

Kim comenzó a consolidar su poder eliminando a los comunistas que tenían vínculos con Corea del Sur, muchos de los cuales fueron acusados de espionaje.

Entonces, aquellos rusos y chino-coreanos que habían sido parte de los inicios del partido fueron sacados del camino a través de exilios, de la cárcel y de las desapariciones.

Es bien sabido que los funcionarios del partido vinculados a Rusia y a China que organizaron un complot contra Kim Il-sung fueron eliminados tras una dramática confrontación en un congreso del partido en 1956.

Algunos de sus descendientes aún viven en centros de detención política.

Creando un sistema de castas

Apenas un año más tarde, el Partido de los Trabajadores adoptó el sistema de castas Songbun. Era, en realidad, una purga política masiva de la sociedad de Corea del Norte a través de la clasificación social.

Existen pocas guías definitivas sobre el Songbun y este es conocido por ser al mismo tiempo complejo y opaco. En esencia, la gente era separada en tres grupos: la clase central, la clase indecisa y la clase hostil. Los pertenecientes a la llamada clase "hostil" eran fundamentalmente aquellos considerados como una amenaza política y no tenían esperanza de lograr ningún avance personal o profesional.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los trabajadores rasos en Corea del Norte son llamados "indecisos".

El Departamento de Orientación del Partido ejercía el control y muchos expertos creen que este era el verdadero poder central en la década de 1960, cuando las autoridades comenzaron a clasificar a cada ciudadano como un amigo o enemigo.

Nació el culto al líder

Un baño político de sangre ocurrió entre 1967 y 1971, cuando 17 altos funcionarios fueron purgados.

Las purgas apuntaban hacia miembros de la guerrilla original de Kim Il-sung.

Fue sacado el liderazgo militar que existía cuando el barco espía USS Pueblo fue capturado por los norcoreanos en 1968 -un gran golpe-. A diferencia de otras purgas, algunos de los expulsados regresaron al poder años más tarde.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Con las purgas, Kim Il-sung logró consolidar su liderazgo y crear una especie de culto alrededor de su figura.

Después del quinto congreso del Partido en 1970, se completó su transformación de un típico partido político marxista leninista a uno que veneraba a Kim Il-sung y que se hacía responsable por cumplir con su voluntad.

¿Cómo se convirtió en un asunto familiar?

El próximo paso era asegurar que su hijo quedara en situación de heredarle. Kim Jong-il fue elevado a posiciones de liderazgo en el partido en 1973 y 1974, siendo lo más importante su designación como cabeza del Departamento de Orientación.

Desde esas posiciones, Kim Jong-il fue ascendiendo a muchos de sus partidarios. Además castigaba a quienes se atrevían a retarle como, por ejemplo, su madrastra Kim So'ng-a'e who, quien presionaba para lograr para su hijo Kim Pyong-il la posición de sucesor.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Kim Il-sung comenzó a involucrar a su hijo Kim Song-il en las principales actividades del Estado.

Usando su control sobre los medios de comunicación de Corea del Norte y sus vínculos con las agencias de seguridad interna, Kim Jong-il efectivamente logró echar a un lado a su madrastra y a sus medio hermanos. En la década de 1990, Kim Jong-il purgó a decenas de altos oficiales, haciéndose así con el control de los militares.

Los años salvajes

Después de la muerte de Kim Il-sung en 1994 y por el impacto social más amplio de la hambruna que sufrió Corea del Norte, conocida como La Marcha Penosa, el partido se convirtió en algo moribundo. Su Comité Central no se reunió entre 1993 hasta el año 2010 y los puestos claves vacantes se quedaban sin cubrir.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La década de los 90 fue una de las peores épocas para el país asiático debido a la fuerte hambruna que afectó a la mitad de la población.

Aún tenía funciones administrativas, pero como entidad política estaba disminuido. En 2010, Kim Jong-il revivió el partido como institución política para hacer frente al empeoramiento de su salud e impulsar la sucesión de su hijo Kim Jong-un.

El partido es ahora la familia

Bajo Kim Jong-un, el partido ha prosperado como institución política.

El líder norcoreano ha estado involucrado en el avivamiento del partido desde 2007 y, como líder supremo, al igual que su abuelo, ha utilizado Buró Político del partido para despedir públicamente a funcionarios díscolos como lo hizo con el ex jefe del Estado Mayor, Ri Yong-ho, e incluso con su propio tío Jang Song-thaek.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption De alguna manera Kim Jong-un ha logrado revitalizar la economía del país, aunque todavía permanecen grandes cuestiones en temas de derechos humanos y su plan nuclear.

Kim Jong-un también está construyendo su base de poder mediante la Comisión Militar Central del partido. Así sostiene el legado familiar de mantenerse dentro del partido.

Contenido relacionado