Fallece niña que padecía enfermedad incurable y cuyos padres pedían facilitar una muerte digna

nina espana eutanasia Derechos de autor de la imagen epa
Image caption Andrea falleció “sin sufrir”, informaron sus padres Estela Ordóñez y Antonio Lago

Andrea, la niña española de 12 años que padecía una enfermedad rara e irreversible falleció este viernes "sin sufrir", informaron sus padres agradeciendo el apoyo de quienes "en estos días tan difíciles" han estado a su lado, porque de lo contrario "este final hubiera sido, sin duda, aún más duro".

La hija mayor de Estela Ordóñez y Antonio Lago estaba aquejada desde que era bebé de una dolencia poco común.

Su familia había solicitado que se desconectara la alimentación artificial que se le suministraba a la menor.

El ministro español de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, expresó sus condolencias a la familia de la niña, que falleció la mañana del viernes en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (Galicia, noreste de España).

"Mi más profundo pésame, con todo mi cariño, a los padres de Andrea. DEP", señala el ministro en la red social.

Lea: Hospital español accede a la eutanasia de Andrea, la niña para la que los padres pedían una muerte digna

Alonso afirmó el pasado 1 de octubre, que los profesionales sanitarios y los jueces tenían "la palabra" en el caso de la niña, agregando que la ley tiene " posibilidades" para que nadie sea sometido a un tratamiento innecesario, en una situación "que no tiene vuelta atrás".

Enfermedad degenerativa

Cuando Andrea tenía 8 meses de edad se descubrió que tenía una enfermedad neurodegenerativa sin diagnóstico.

Derechos de autor de la imagen epa
Image caption Los padres de la niña habían solicitado que se desconectara la alimentación artificial que se le suministraba

"Desde entonces comenzó una regresión que le llevó a tener un 93% de minusvalía física pero intelectualmente siempre estuvo conectada con el entorno y nos comunicábamos con ella gestualmente", comentó Estela Ordoñez.

La condición de la menor empeoró hace, aproximadamente, un año y medio cuando comenzó una regresión paulatina: "su estómago se empezó a rebelar, ya no admitía la cantidad de alimentación que ella necesitaba, hasta hace cuatro meses, que le dio la trombopenia (disminución de plaquetas en la sangre)".

"Es algo que no nos parece que es vivir", lamentaba su madre, quien junto a su esposo emprendió una batalla legal para conseguir una muerte digna para su hija: "Para nosotros, que somos sus padres y llevamos 12 años con ella apoyándola, llegó ya ese punto final".

La batalla legal para facilitar una muerte digna para Andrea, llevada a cabo entre la familia y el hospital de Santiago generó en España una discusión sobre si los médicos deberían hacer caso a la decisión de la familia o mantener a la niña como estaba.

La petición de los padres fue respaldada por una recomendación del Comité de Ética Asistencial del área sanitaria de Santiago; sin embargo, la resolución no era vinculante, por lo que el hospital decidió en un principio practicar "los principios más estrictos de la ética".

Este lunes el caso dio un giro radical y el centro sanitario anunció que retiraría la alimentación artificial a la niña tras lograr un acuerdo entre el equipo médico y los padres de la menor.

Contenido relacionado