La planta solar grande como una ciudad que dará energía a un millón de hogares

Image caption Cuando el complejo esté terminado podrá suministrar energía limpia a un millón de hogares en Marruecos.

En los límites del desierto del Sahara, en la ciudad de Uarzazat, en Marruecos, hay 500.000 espejos solares distribuidos ordenadamente en 800 filas.

Son parte de una gigantesca planta de energía termosolar de concentración que se inaugura el mes próximo y que promete generar la mitad de la energía que utilizan los marroquíes para 2020.

Los paneles utilizan el calor del sol para derretir sal. El calor que retiene la sal se emplea luego para impulsar una turbina a vapor por las noches.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Esta zona desierta de Marruecos que antes no tenía ningún uso se está convirtiendo en una fuente de recursos valiosos.

Durante la primera fase, el complejo producirá tres horas de energía durante la noche; más adelante podrá suministrar 20 horas de electricidad al día.

La planta que se inaugura el mes próximo es una de cuatro.

Cuando todas estén finalizadas, en 2020, este complejo futurístico será el más grande en su tipo del mundo: tendrá el tamaño de 35 estados de fútbol –o de la capital marroquí, Rabat– y capacidad para generar 580 MV de electricidad, suficientes para suministrar energía a un millón de hogares.

El proyecto está destinado a cumplir con la promesa de Marruecos de obtener para 2020 el 42% de su electricidad de fuentes renovables.

Actor clave

El complejo forma parte de la visión del rey de Marruecos Mohammed VI que quiere convertir a su país en un jugador clave en el ámbito de las energías renovables.

El país depende en un 98% de la importación de combustibles fósiles, pero Mohammed VI está convencido de que esta situación puede cambiar si Marruecos aprovecha las posibilidades de generar energía limpia en su territorio utilizando por ejemplo los poderosos vientos del Atlántico o el sol abrazador del desierto.

Image caption La planta puede almacenar energía para usarse durante la noche.

"Estamos convencidos de que el cambio climático es una oportunidad para nuestro país", le dijo a la BBC Hakiima el Haite, ministra de Medio Ambiente.

Como parte de su compromiso de cara a la cumbre de cambio climático que comienza el 30 de este mes en París, Marruecos prometió reducir sus emisiones de CO2 en un 32%, siempre y cuando reciba ayuda para desarrollar renovables.

Actualmente, Marruecos importa electricidad de España, pero se espera que no lo haga por mucho más tiempo.

Paddy Padmanathan, director general de Acwa Power, la compañía saudita a cargo del proyecto, cree que, además, el complejo generará suficiente energía para exportar.

"Es obvio que este país podrá exportar (energía) a Europa y lo hará. Y no tendrá que hacer nada para ello... lo único que tendrá que hacer es esperar, porque Europa empezará a necesitarla".

Momento histórico

La porción de desierto que antes le resultaba completamente inútil a Marruecos está demostrando ser una bendición para la energía solar. La tecnología de la energía solar térmica sólo funciona en países con sol y calor.

Su precio está cayendo y su capacidad cada vez mayor de almacenar energía está despertando interés.

Derechos de autor de la imagen Pragit P Elayath
Image caption A diferencia de los paneles fotovoltaicos, los de la planta de Marruecos se usan para calentar un fluido de transferencia que se emplea para generar vapor, que mueve unas turbinas que generan electricidad.

El costo de los paneles solares fotovoltaicos está cayendo más rápido, pero la Agencia Internacional de Energía espera que tengan un papel en la revolución energética en la que probablemente la energía solar sea la fuente predominante a nivel global para 2050.

En todas partes los precios vinculados a la energía solar se están reduciendo.

Thierry Lepercq, director de la empresa con base en París Solaire Direct, aseguró que es posible construir una planta a gran escala incluso en un país como Reino Unido.

"La energía solar es una verdadera revolución, así es como la definimos", señaló Lepercq. "Los precios están bajando".

"Las decisiones prevalentes a largo plazo en el campo de la energía se están viendo afectadas, ciertamente verás algunos proyectos basados en combustible de carbón en los próximos años en razón a decisiones previas, pero lo que es cierto hoy día es que en todas las juntas directivas de las compañías de energía estas cosas se están reevaluando seriamente".

Es un momento histórico, concluye Lepercq.

Contenido relacionado