COP21: 6 preguntas para entender por qué es tan importante la cumbre del cambio climático en París

  • 30 noviembre 2015
COP21
Image caption Este lunes comienza en la capital francesa la conferencia internacional sobre cambio climático.

Los líderes mundiales se encuentran en una París todavía golpeada por los ataques del pasado 13 de noviembre para intentar avanzar en la lucha contra el cambio climático.

Les ofrecemos una guía rápida para conocer en qué consiste esta cumbre.

¿Para qué es la conferencia?

Al grano, los gobiernos del mundo ya se comprometieron a recortar las actividades humanas que liberan gases de efecto invernadero, como la quema de combustibles fósiles.

Pero esa no es la solución al problema.

La dificultad está en conseguir que 195 países acuerden cómo lidiar con el asunto del cambio climático.

Cada año, desde 1992, se celebra la conferencia de las partes con los negociadores tratando de componer un plan práctico.

Este año, en París, es la última oportunidad para este proceso. Los negociadores dispusieron en 2011 que el acuerdo definitivo debía adoptarse antes del fin de 2015.

Cambio climático

1 ºC

de incremento de temperatura desde 1850.

  • 2 ºC se considera el límite de un calentamiento global demasiado peligroso.

  • 30% han subido los niveles de CO2 desde la Revolución Industrial.

  • 4% ha retrocedido la cantidad de hielo en el Ártico.

  • 9 de 10 de los años más cálidos registrados han ocurrido desde el año 2000.

Los críticos dicen que el problema del cambio climático no será tan urgente cuando se toman 20 años para acordar una solución.

Pero los defensores de las cumbres argumentan que tomarse tanto tiempo es necesario porque las decisiones se adoptan por consenso en el sentido de que no hay nada acordado hasta que todo ha sido acordado.

Las partes creen que, a pesar de esta enorme limitación, es la mejor manera de garantizar un resultado justo: todos compartimos el planeta, así que todos deberíamos tener una voz con el mismo peso respecto a su futuro.

¿Por qué tiene un nombre tan extraño?

COP21 es la forma abreviada del inglés para la vigésimoprimera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Este larguísimo título fue creado en la cumbre celebrada en 1992 en la brasileña Río de Janeiro, donde por primera vez se reunieron los países preocupados por el cambio climático.

Allí se acordó una convención que entró en vigor en 1994 y que ha sido suscrita por 195 países.

Image caption Los líderes mundiales acuden a la jornada inaugural para luego dar paso a los equipos negociadores de cada país.

La clave del acuerdo está en la "estabilización de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evite la interferencia humana dañina en el sistema climático".

¿Quién asistirá?

Se espera que unas 40.000 personas de todo el mundo lleguen a la cumbre en las dos semanas que dura.

Una gran parte son delegados de los gobiernos, sobre todo funcionarios. Dependiendo del caso, van desde equipos de dos personas a varios cientos en el caso de los países más ricos.

Hay muchos lobistas y representantes de empresas, de la industria y la agricultura. También de grupos ambientalistas.

Los líderes políticos también se harán presentes, aunque sólo por un día. Su papel será dar discursos e impulsar el trabajo de sus negociadores hacia un compromiso efectivo.

Image caption En cuanto llegó a París, el presidente de EE.UU., Barack Obama, fue al teatro Le Bataclan, donde rindió tributo a las víctimas de los ataques del 13 de noviembre.

Entre los representantes estatales destacan los ministros de Medio Ambiente, que también llegarán al final de las negociaciones para darle forma al acuerdo definitivo.

¿Qué esperan conseguir?

Piensa en todo lo que te rodea: el teléfono o computadora en que estás leyendo esto, lo que comes, la ropa que vistes…

Casi todo lo que ves, tocas o sientes ha sido cultivado, construido, transportado usando energía que viene de combustibles fósiles.

Han sido de enorme utilidad para el desarrollo de la humanidad, permitieron la industrialización, el desarrollo, sacar a millones de la pobreza.

Pero está bien documentado que el dióxido de carbono que se genera tiene un efecto invernadero; es decir, atrapa el calor en la superficie del planeta.

Según los científicos, es impredecible el impacto que tendrá en el clima el hecho de que la media de la temperatura de la Tierra supere 2 ºC la de los tiempos previos a la industrialización.

Image caption La conferencia sobre el cambio climático durará toda esta semana.

Y estamos ya a medio camino de ese peligroso punto.

Así que el propósito de París es trabajar una manera de limitar las emisiones de esos gases, mientras se permite que los países puedan seguir creciendo y se le ofrezca ayuda a los menos desarrollados y más afectados por la subida de las temperaturas.

¿Simple? Es probablemente el acuerdo de cooperación más ambicioso jamás planteado.

¿Cuáles son los puntos de desacuerdo?

El destino final es un mundo donde las temperaturas no suban más de 2 ºC por encima del nivel en que estaban entre 1850 y 1899.

Esa es la aspiración de largo plazo que ya se ha pactado.

Pero hay graves diferencias sobre cómo alcanzarlo. Los países en desarrollo dicen que quieren el derecho a seguir quemando petróleo y carbón hasta que terminen con la pobreza.

Image copyright Reuters
Image caption Miles de ciudadanos piden a las autoridades más acción contra el cambio climático en todo el mundo estos días.

Argumentan que ahora es su turno, pues los ricos han tenido acceso sin restricciones a los combustibles fósiles por dos siglos.

Así que el acuerdo de París requiere encontrar un balance entre la necesidad de recortar esos gases con el derecho a usarlos.

La cuestión de quién paga es también crucial.

¿Quién va a asumir el coste de la transición a las energías renovables para los países que no se lo pueden permitir?

¿Quién va a poner dinero para ayudar a los países pobres a adaptarse a la subida de los niveles del mar y a las sequías y olas de calor?

Image copyright Getty
Image caption El mundo estaba dividido entre países desarrollados y los que estaban en desarrollo, tomando como medida los ingresos del país.

¿Pueden los países que sufran el impacto del cambio climático en el futuro poner demandas legales contra los que consideren responsables?

Estas son algunas de las cuestiones más complicadas que están por responderse. Pero sobre todo está el asunto de la justicia.

Los países más ricos dicen que el mundo ha cambiado desde que se iniciaron las conferencias en 1992.

Entonces, el mundo estaba dividido entre países desarrollados y los que estaban en desarrollo, tomando como medida los ingresos del país.

Pero esta división ya no es necesariamente vigente, pues están las economías emergentes que pueden también arrimar el hombro en los crecientes costos del cambio climático en el futuro.

¿Servirá para algo?

La diferencia que puede hacer la cumbre es potencialmente enorme.

En los años 80, los científicos descubrieron el agujero en la capa de ozono y el acuerdo alcanzado en Montreal, Canadá, estableció la manera de atajar el problema.

Rápidamente, el mundo dejó de usar los destructivos gases que causaron el problema y en la actualidad el agujero se está cerrando.

Image copyright AP
Image caption La diferencia que puede hacer la cumbre es potencialmente enorme.

El cambio climático requiere un método similar, pero a una escala mucho mayor.

Un acuerdo ambicioso en París limitaría los gases de efecto invernadero y pondría al mundo en el camino hacia la reducción del impacto del cambio climático.

Pero la realidad de la política y las negociaciones hace que probablemente se trate de un acuerdo de compromiso.

Entonces, con el tiempo, los negociadores podrán fortalecer el acuerdo y hacerlo más ambicioso.

La esperanza no está perdida. Basta ver lo lejos que ha llegado la humanidad simplemente con la iteración y reiteración de las ideas hasta que se convierten en algo mejor.

Un ejemplo, los teléfonos inteligentes e internet.

Así que pese al potencial de fracaso y lo probable de un compromiso algo desordenado, un resultado en la cumbre de París, sea débil o robusto, es que va a estar en el corazón de todo lo que intentemos en el futuro.

Y ese será uno de los grandes logros de la humanidad.

Contenido relacionado