San Bernardino: así ocurrió el ataque más mortal de los últimos tres años en EE.UU.

Dos personas se abrazan afuera del edificio donde se produjo el tiroteo. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Se estima que unas 500 personas estaban presentes en el edificio cuando se produjo el tiroteo.

La celebración culminó en tragedia. 14 personas murieron y 21 resultaron heridas en el tiroteo que se produjo el miércoles durante la tradicional fiesta de fin de año de los empleados del Departamento de Salud del condado de San Bernardino (California, EE.UU.).

El festejo había comenzado hacia las 10:30 de la mañana en las oficinas del Inland Regional Center, una organización que trabaja con personas discapacitadas.

Entre los asistentes estaba Syed Rizwan Farook, quien trabajaba desde hacía cinco años para esa institución como inspector ambiental.

Testigos comentaron que Farook parecía encontrarse bien en la reunión, a la que ya había asistido también el año pasado,

Tras una disputa por motivos aún desconocidos, Farook abandonó la fiesta aparentemente molesto.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La policía de San Bernardino cree que los atacantes actuaron solos.

Sobre las 11 de la mañana, entre unos 10 y 20 minutos después de que Farook abandonó la sala donde se realizaba la reunión, dos personas fuertemente armadas, enmascaradas y vestidas con ropas militares entraron en el lugar y abrieron fuego contra los presentes.

Uno de los atacantes era Farook. El otro era su esposa, Tafsheen Malik, según la identificación hecha por el jefe de la policía de San Bernardino, John Burguan.

Tras salir de la fiesta, antes del ataque, ambos dejaron a su bebé de seis meses de edad en la casa de la madre de Farook, residente en la cercana localidad de Redlands, a quien le dijeron que debían asistir a una cita médica de Malik.

El tiroteo duró varios minutos y estuvo focalizado en una misma parte del edificio, en el que se estima que en ese momento podían estar unas 500 personas.

Mientras los atacantes, armados con fusiles de asalto y pistolas semiautomáticas, disparaban a los asistentes a la fiesta, el resto de personas presentes en el edificio corrían a esconderse en distintas oficinas desde donde enviaban mensajes pidiendo ayuda.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El ataque a las oficinas del Inland Regional Center derivó en una gran operativo policial para encontrar a los atacantes.

Poco tiempo después, el edificio estaba rodeado por gran cantidad de policías y ambulancias. Los atacantes ya se habían marchado a bordo de una camioneta negra, pero antes habían dejado tres bombas en el lugar.

Las informaciones sobre el enojo de Farook y su partida abrupta de la fiesta, llevaron a la policía a seguirle la pista hasta una casa en la localidad de Redland, donde los hallaron unas 4 horas después del ataque.

A bordo de la camioneta negra, la pareja intentó huir y parecían dirigirse de vuelta hacia San Bernardino. Se desató una persecución que terminó en medio de una lluvia de disparos.

Farook y Malik resultaron muertos durante el enfrentamiento.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los atacantes resultaron muertos en el tiroteo que se produjo durante la persecución policial.

La policía dijo que halló en una vivienda usada por la pareja unas 12 bombas caseras, material suficiente para construir muchas más y unas 3.000 municiones.

Además han confirmado que, al menos, dos de las armas que usaron fueron compradas de forma legal por uno de ellos.

Contenido relacionado