Venezuela: por qué es tan importante para la oposición tener 2/3 de la Asamblea Nacional

  • 8 diciembre 2015
Una joven con un poster sobre Venezuela que lee: "libre y soberana" Image copyright Getty
Image caption El pueblo puede volver a ser el recurso último, en caso de que la oposición logre los dos tercios de la Asamblea Nacional.

"Mándenme el pueblo, que yo sabré obedecerle. Soldado soy del pueblo, ustedes son mi jefe".

Estas palabras del presidente Hugo Chávez Frías cobran una vigencia particular en Venezuela hoy.

Las pronunció el 15 de febrero de 2009, después de triunfo del referendo para la reforma constitucional, que permitió, entre otras cosas, la reelección de los cargos de voto popular de manera indefinida.

Y eso es precisamente lo que está planteado en esta nueva elección: que el "pueblo" vuelva ser el recurso último y el elemento que podría desenredar un posible juego trancado entre gobierno y oposición.

Aunque la confirmación de la voluntad popular requirió de dos días adicionales, los que necesitó el Consejo Nacional Electoral (CNE) para anunciar el resultado final de las elecciones del pasado domingo.

Una cuestión de mayorías

Efectivamente, el primer boletín oficial del CNE, publicado en la madrugada del lunes, le dio una clara victoria a la opositora Mesa de Unidad Democrática.

Pero hubo que esperar al segundo boletín para confirmar que la MUD se había garantizado, cuando menos, una mayoría calificada de3/5 de la Asamblea Nacional.

Esto le daba margen de maniobra para al menos tomar algunas decisiones totalmente independientes:

  • La designación del presidente y demás cargos en el Parlamento.
  • Dar voto de censura a ministros o al vicepresidente, lo que implica su destitución.
Image caption La diferencia entre una mayoría de 3/5 y de 2/3 en la Asamblea Nacional es considerable.

Pero para otras, requeriría de la anuencia de los otros poderes públicos. Por ejemplo, necesita la aprobación previa del Tribunal Supremo de Justicia para:

  • Destituir al fiscal y el contralor.
  • Autorizar el enjuiciamiento del Presidente o declararlo incapaz mentalmente para gobernar.
  • Destituir a los miembros del CNE.

Y también para aprobar leyes, las que sin embargo requieren la firma del Ejecutivo.

112: la supermayoría

El salto cualitativo que representa tener la mayoría de 2/3, confirmada en la noche del martes es, sin embargo, considerable.

Con 112 diputados de un total de 167 la oposición puede proceder a elaborar leyes orgánicas, aunque éstas todavía tienen que ser firmadas por el presidente.

También puede designar a los poderes Judicial y Electoral, pero a través de un complejo procedimiento.

Pero lo más crucial es la posibilidad de reformar la Constitución o convocar a una Asamblea Constituyente

Fue lo que pasó en 2009, cuando el presidente Hugo Chávez gozaba de una amplia mayoría en el Parlamento, con los votos de 156 diputados contra 11 de la oposición.

Y a continuación se sometió a referendo. Para que sea "el país el que tome la decisión", como dijera Chávez en 1999, cuando promovía la aprobación de una nueva Constitución, sobre la que fundó su modelo de país.

A este escenario se enfrentará de nuevo el chavismo, pero ahora en la acera contraria.

Esto implica una alternación significativa del balance de poder.

Cifras de las elecciones parlamentarias en

Venezuela

  • 109 escaños alcanzó la MUD en voto lista y nominal.

  • 55 plazas logró el oficialista PSUV.

  • 3 curules fueron adjudicados a opositores en las circunscripciones indígenas.

AP

* Esta nota fue publicada originalmente en la mañana del 8 de diciembre y modificada posteriormente para reflejar los resultados finales anunciados por el Consejo Nacional Electoral.

Contenido relacionado