Venezuela: Maduro dice que rechazará la ley de amnistía, anunciada como prioridad por la oposición

  • 9 diciembre 2015
Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Maduro visitó el museo en que están los restos de Hugo Chávez.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo este martes que rechazará la anunciada ley de amnistía, considerada una prioridad por la nueva mayoría de la oposición en la Asamblea Nacional.

"No aceptaré ninguna ley de amnistía. Me podrán enviar mil leyes pero los asesinos de este pueblo tienen que pagar", declaró Maduro en su programa de televisión, celebrado en el Cuartel de la Montaña, el museo en que se encuentran los restos de Hugo Chávez.

Con la ley de amnistía, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pretende liberar a los llamados presos políticos, entre los que está Leopoldo López.

López fue condenado a más de 13 años de prisión por su papel en las protestas opositoras que comenzaron en febrero de 2014 y que tras varios meses dejaron más de 40 muertos, según el balance oficial.

El propio fiscal encargado del caso, Franklin Nieves, tachó el juicio de una farsa y huyó a Miami.

Cifras de las elecciones parlamentarias en

Venezuela

  • 109 escaños alcanzó la MUD en voto lista y nominal.

  • 55 plazas logró el oficialista PSUV.

  • 3 curules fueron adjudicados a opositores en las circunscripciones indígenas.

AP

La oposición pretende que entre otros, López pueda salir valiéndose de haber obtenido en las elecciones del domingo 112 escaños, dos tercios de la Asamblea Nacional.

En el sistema venezolano, las leyes deben ser ratificadas por el presidente, aunque si éste las rechaza, ese veto puede ser superado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Y aunque el TSJ es considerado por la oposición como una institución dominada por el Ejecutivo, puede ser reestructurada por la supermayoría del parlamento.

"Guerra económica"

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La oposición consiguió 112 de los 167 diputados que conforman la Asamblea Nacional.

El presidente Maduro, que tras conocerse los primeros resultados reconoció la derrota, en su programa también le pidió la dimisión a todos sus ministros para reestructurar el gabinete.

Sin embargo, y aunque anunció la apertura de un proceso de autocrítica, volvió a descalificar el triunfo de la oposición, a la que insistió en llamar "contrarevolución".

"El presidente no ha cambiado de discurso tras la derrota", señala el corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel Pardo.

"Insiste en que la oposición es terrorista y en la teoría de la guerra económica, y descarta lo que llama el camino del capitalismo", dice nuestro corresponsal.

Y es que Maduro atribuye el mal resultado a la "guerra económica" que según él ha orquestado la oposición para tratar de derrocarlo.

Así explica el presidente la profunda crisis económica, marcada por la escasez y la inflación, y que para muchos se debe a la mala gestión del gobierno.