La trágica historia de la mujer siria que murió junto a sus 7 hijos tratando de llegar a Europa

  • 10 diciembre 2015

Ali Alsaho perdió a toda su familia en algún lugar del inmenso Mar Egeo, cerca de la costa de Turquía, cuando el barco en el que intentaban llegar a Europa se hundió.

Con su esposa y sus siete hijos Ali deseaba empezar una nueva vida tras haber huido de la guerra en Siria.

Pero poco después de que el barco -que transportaba a varios refugiados sirios- salió de Turquía, los motores comenzaron a fallar.

Y tanto la mujer como sus hijos, el mayor de 9 años y el menor de sólo 20 días de nacido, se ahogaron, le contó el hombre a la BBC.

Ali afirma que los traficantes de personas les dijeron que no necesitaban chalecos salvavidas y que la embarcación era segura.

Aún no logra entender su enorme tragedia, pero responsabiliza a los traficantes de esta pérdida de vidas.

Image caption Ali y su familia estaban huyendo del autollamado Estado Islámico en Siria.

Estaban escapando del autodenominado Estado Islámico en Siria y pensaban que dejaban atrás los horrores de su nación y que en Europa tendrían una mejor vida.

"Los traficantes son traidores"

"Tenía una esposa muy afectuosa. Había sacado a mi familia de Siria para escapar de los asesinatos y para que mis hijos tuvieran un futuro en Europa", le dice Ali a la BBC.

"Ahora he perdido a mi familia, mi mundo".

El mensaje de Ali para quienes quieren realizar el mismo trayecto es que "no se arriesguen".

"No viajen por mar porque perderán a sus hijos".

Derechos de autor de la imagen b
Image caption Todavía no se recuperan todos los cuerpos de la familia.

El refugiado sirio agrega: "Los traficantes son traidores. Nos dijeron que llegaríamos a Grecia en 15 minutos. Les aconsejo que no vengan, que se queden en Siria, por difícil que sea".

Algunos de los cuerpos de los niños ya fueron recuperados por el guardacostas turco, pero los de su esposa y otros de los niños aún no han sido encontrados. Y Ali no espera ya encontrarlos vivos.

Cuando ocurrió la tragedia los refugiados estaban muy cerca de la isla griega de Chios, que iba a ser su puerta de entrada a Europa.

En ese mismo lugar se encontraron esta semana los cuerpos de seis niños afganos que se ahogaron en el trayecto hacia el continente.

Turquía, desde donde parten las embarcaciones con inmigrantes de Siria y de otros lugares de Medio Oriente y África, se ha visto bajo presión para que detenga estos trayectos.

Image caption El hijo mayor de Ali tenía 9 años y el menos sólo 20 días de nacido.

La Unión Europea le está dando fondos y recursos para patrullar la frontera y poner fin al flujo.

Pero aún así, los inmigrantes continúan llevando a cabo el peligroso viaje, incluso en invierno.

Grecia es el principal punto de entrada de quienes intentan empezar una nueva vida en la Unión Europea.

Según Naciones Unidas, este año han llegado a ese país más de 750.000 personas buscando asilo.

Más de 3.500 personas ha muerto o han desaparecido intentando el trayecto a través del Mediterráneo.

Contenido relacionado