Tres tecnologías que nos hacen superhumanos

  • 2 enero 2016
  • comentarios
superheroe Image copyright THINKSTOCK

Desde respirar bajo el agua, como Aquaman, resistir golpes y balas, como Superman, o ser más fuertes, como Iron Man... hay inventos que nos permiten ser superhumanos.

Y es que, desde la noche de los tiempos hemos estado creado aparatos que nos lleven más allá del límite -ya sea para poder volar, levantar pesos pesados o desplazarnos a velocidades impresionantes-, continuamente tratando de superar nuestras restricciones físicas.

Eso es exactamente lo que nuestro primer genio hizo.

Aquaman

Durante siglos, habíamos estado tratando de respirar bajo el agua.

Image copyright THINKSTOCK
Image caption Ser como los peces... o las sirenas.

Aunque se había logrado algo, no fue sino hasta que este gran personaje usó una tecnología creada para solucionar un problema causado por la II Guerra Mundial, que lo pudimos hacer libremente.

Se trata nada menos que de ese explorador e investigador francés que con sus películas ha hecho que millones se enamoren del mundo submarino: Jacques-Yves Cousteau.

Antes de que coinventara lo que se comercializó con el nombre de Aqua-lung (pulmón acuático), el buceo profundo era muy distinto. Solía implicar tener que estar en contacto con la superficie valiéndose de una manguera o usar sistemas que reciclaban el oxígeno, lo que podía ser muy peligroso.

Cousteau soñaba con crear un sistema de buceo realmente libre, que le permitiera a la gente nadar hasta las profundidades sin depender de la superficie, y quedarse en ellas por más tiempo.

Cuando conoció a Emile Gagnan, se le ocurrió la solución.

Gagnan había inventado una válvula para regular gases, en respuesta a las severas restricciones de combustible debidas a la ocupación nazi de Francia.

Ambos se dieron cuenta de que podían aprovechar la tecnología que se utilizaba en los autos para crear un sistema único que cambiaría al buceo para siempre.

Así nació la escafandra autónoma, con la que explorar las profundidades del océano se volvió más fácil y seguro. Pero, ¿cómo funciona?

"Es una válvula especial", le dice a la BBC Ann Bevan, quien cuenta con más de 40 años de experiencia en buceo.

"Funciona un poco como una puerta para gatos. Si te imaginas que la puerta de gato está en frente de tu boca, cuando aspiras, se abre y entra el aire. Cuando dejas de aspirar, se cierra".

"El Aqua-lung le permitió a los buceadores usar sólo el oxígeno que necesitaban del tanque de aire comprimido, de manera que ellos controlaban cuándo lo tomaban, y no había desperdicio. Así, podían estar bajo la superficie por más tiempo", explica Bevan.

Superman

Gracias al Aqua-lung podemos respirar bajo el agua. Pero siguen habiendo muchas cosas que nos gustaría hacer, aunque nuestros cuerpos no nos lo permitan, como ser indestructibles.

Antaño, en pos de ese ideal, usabamos armaduras, pero éstas presentaban al menos un problema: eran muy pesadas.

Image copyright THINKSTOCK
Image caption Kevlar, un material supremamente tenaz que quizás hace parte de alguna de tus prendas de vestir.

En los años 60, la científica estadounidense Stephanie Kwolek se topó accidentalmente con un químico que iba a cambiar el rumbo.

Inicialmente, sus pares desestimaron su descubrimiento, pero Kwolek no se dio por vencida y su persistencia resultó en un material que no sólo es extremadamente ligero y flexible sino que es 5 veces más fuerte que el acero.

Se llama Kevlar y hoy en día se usa en toneladas de productos, desde neumáticos y blindaje antimetralla, hasta cascos de Fórmula 1, pasando por cajas acústicas... y el reemplazo de las armaduras medievales.

El secreto de su tenacidad es que se requiere una cantidad enorme de energía para atravezar o romper el kevlar, pues la absorbe.

Doble personalidad

Han pasado décadas desde que Kwolek desarrolló su poderoso tejido, y la investigación en ese campo ha dado frutos francamente fascinantes.

En 1999 una empresa británica de ingeniería química llamada D3o desarrolló un material al que le puso el mismo nombre.

Se trata de un fluido no newtoniano, lo que significa que en su forma básica, se comporta como un líquido pero si uno lo golpea con la fuerza y rapidez suficiente -como cuando das un martillazo- actúa como un sólido.

Entre mayor la fuerza del impacto, más se compacta el material, protegiendo mejor.

Hoy en día se incorpora a un alto número de prendas de vestir, incluidas las que se usan para hacer deportes como el esquí, pues sus características son muy convenientes para estos fines.

Iron Man

Entonces: logramos respirar bajo el agua; descubrimos cómo blindar nuestros cuerpos... nos falta fuerza.

Volvamos a los años 60, cuando el ejército de Estados Unidos quería crear algo que volviera a un ser humano superfuerte.

Ralph Mosher aceptó el desafío e hizo el primer exoesqueleto de la historia, el Hardiman.

Parecía algo salido de una película de ciencia ficción, pero realmente funcionaba, haciendo posible que quien lo usaba pudiera levantar un peso equivalente al de cuatro personas adultas.

"No era concebible hasta entonces poner tal máquina en el cuerpo, y él lo hizo. Fue el primer hito en este área", le dice a la BBC Harry Asada, uno de los hombres más destacados en este campo.

Image copyright THINKSTOCK
Image caption ¿Será que en el futuro podríamos vernos así?

Trabaja en Massachusetts Institute of Technology, más conocido como MIT, donde están desarrollando varios exoesqueletos para que nos den más fuerza y movilidad.

Con los exoesqueletos, uno puede cargar objetos más pesados de lo que podría sin ellos. "Y también puedes mover cosas más rápidamente o alcanzar algo que esté fuera de tu alcance", señala Asada.

El equipo de su laboratorio utiliza tecnología de punta para "darle a los humanos extremidades robóticas".

Al explicar cómo trabaja uno de los modelos nos dice: "La mano robótica imita lo que mi otra mano hace. Si cierro mi puño, envía un mensaje para que se cierre".

Y eso sin que haya nada que las conecte: la comunicación entre las extremidades artificiales y las naturales es inalámbrica.

El plan es ir más allá de las manos, para darle a la gente piernas y brazos extra... ¿cuántas veces has deseado tener más de dos manos?

"Quién sabe cómo podríamos vernos los humanos en el futuro", concluye Asada.