Merkel propone cambiar la política migratoria de Alemania tras los ataques masivos de Colonia

  • 9 enero 2016
Image copyright Reuters
Image caption La canciller alemana Merkel propuso excluir del derecho de asilo a aquellos que hayan cometido crímenes.

La canciller alemana Angela Merkel propuso este sábado hacer cambios a su política migratoria para facilitar la deportación de aquellos solicitantes de asilo que cometan crímenes.

La política de Alemania para con los refugiados estaba en el punto de mira después de los ataques masivos contra mujeres registrados en Colonia y otras ciudades alemanas durante las celebraciones de Año Nuevo.

La policía de Colonia señaló que, según las descripciones de los testigos, varios de los participantes en las agresiones "parecían del norte de África o de países árabes".

Y este sábado las autoridades federales confirmaron que 18 de los 31 sospechosos identificados son solicitantes de asilo —aunque no cometieron las agresiones sexuales, aclararon—..

Image copyright AFP
Image caption Las investigaciones sobre lo que ocurrió en Colonia y otras ciudades alemanas en Nochevieja siguen.

Ante esto, Merkel propuso excluir del derecho de asilo a aquellos que hayan cometido crímenes, incluidos aquellos condenados a libertad condicional.

"Cuando se cometen crímenes y la gente actúa fuera de la ley... debe haber consecuencias", dijo la mandataria tras reunirse con los líderes de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU, por sus siglas en inglés), en la ciudad alemana de Maguncia.

Aprobación del Parlamento

La propuesta necesita ahora la aprobación del Parlamento para ser efectiva.

Otros representantes del conservador CDU piensan también proponer que los inmigrantes encarcelados, sea por el tiempo que sea, deban enfrentar la deportación.

Image copyright EPA
Image caption "Cuando se cometen crímenes y la gente actúa fuera de la ley... debe haber consecuencias", dijo Angela Merkel.

De acuerdo a las leyes actuales, los solicitantes de asilo solo pueden ser expulsados de Alemania si han sido sentenciados a al menos tres años de cárcel, y después de probar que sus vidas no correrán peligro en su país de origen.

"Creo que hay indicios de que se necesitan cambios", dijo Merkel.

"Los ministros de Interior y de Justicia están discutiendo qué deberíamos mejorar", añadió.

Presiones

El masivo y coordinado ataque contra mujeres que tuvo lugar principalmente en Colonia, pero también en otras ciudades alemanas, ha generado presión sobre la política migratoria de la canciller.

Image copyright Reuters
Image caption Simpatizantes del movimiento antiinmigración Pegida se manifestaron este sábado en Colonia.

Grupos de ultraderecha que se oponen a ella, como Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida, por sus siglas en alemán), han utilizado a su favor que la policía haya dicho que los sospechosos "parecen ser del norte de África o de países árabes".

Y movimientos populistas como el partido Alternativa para Alemania (AfD) han visto los ataques como una confirmación a su tesis antimigratoria.

"¿Ya es Alemania lo suficientemente multicolor y abierta al mundo para usted, señora Merkel?", le dijo a la canciller la líder de AfD, Frauke Perry, responsabilizándola de alguna manera por lo sucedido.

Image copyright AP
Image caption Este sábado ha habido una protesta más numerosa que la de Pegida, contra el racismo y el sexismo.

Pero incluso miembros del partido de la canciller, la Unión Cristiana Democrática (CDU, por sus siglas en inglés), empezaron a hablar de medidas migratorias inmediatamente después de los ataques.

"Se necesita urgentemente: reducir el flujo (de inmigrantes), asegurar las fronteras, intensificar las deportaciones y justicia significativa", escribió en su cuenta de la red social Twitter el diputado de la CDU Stephen Bilger.

El año pasado Alemania recibió 1,1 millones de refugiados, según la cifra actualizada del Ministerio del Interior.

Este sábado Pegida ha convocado una protesta en la explanada frente a la estación de Colonia, en el lugar en el que tuvieron los ataques.

Y esta manifestación se ha encontrado con otra, convocada contra el racismo y el seximo.

Los ánimos se han ido enardeciendo, y la policía ha utilizado gas lacrimógeno y cañones de agua para disipar las protestas.

Contenido relacionado