Los intentos de Europa por subirse al tren bioceánico que China quiere construir entre Brasil y Perú

  • 18 enero 2016
Tren en Alemania Image copyright EPA
Image caption La más reciente propuesta involucra a la empresa estatal ferroviaria alemana (foto de archivo).

La idea de un ferrocarril bioceánico sudamericano que cruce desde el Atlántico, en Brasil, hasta el Pacífico, en Perú, encendió la imaginación de muchos en el continente cuando fue propuesta hace unos años.

El gobierno chino lleva tiempo promocionando su apoyo al proyecto.

Pero ahora Europa también busca subirse al tren.

Y el miércoles pasado una delegación oficial del gobierno alemán se reunió con el presidente boliviano Evo Morales para discutir la posibilidad de una participación alemana y suiza en el proyecto.

Propuesta alemana

El Secretario de Estado del Ministerio de Transporte e Infraestructura Digital de Alemania, Rainer Bomba así como veinte representantes más de las esferas económicas europeas estuvieron en la nación sudamericana.

Image caption La red ferroviaria brasileña está en expansión. (foto de archivo).

"Muchas empresas germanas medianas, así como la multinacional Siemens y la principal empresa ferroviaria alemana, Deutsche Bahn, buscan ser parte del Corredor Ferroviario Bioceánico Central", dijo Judith Eckert, de la Asociación Empresarial para América Latina (LAV, por sus siglas en alemán), según declaraciones recogidas por el medio estatal alemán Deutsche Welle.

Y otros medios informaron que entre las empresas interesadas está también la suiza Molinari.

La propuesta europea abarcaría la construcción de la infraestructura, así como la venta y mantenimiento de las locomotoras y demás material.

El proyecto tiene dimensiones épicas. Se estima que su costo podría ascender a US$10.000 millones.

Y, de concretarse, atravesaría un verdadero campo minado de controversias ambientales, pues cruzaría por la sensible región amazónica.

Pero además también está el tema de las sensibilidades nacionales.

¿Por Bolivia?

Image caption La inversión ferroviaria facilitaría el comercio internacional (foto de archivo).

Efectivamente, una de las versiones del proyecto no incluye a Bolivia, sino que propone un trazado directo entre Perú y Brasil.

Y eso ya desató una polémica entre peruanos y bolivianos en el pasado.

"No sé si Perú nos hace una jugada sucia", comentó Evo Morales en octubre de 2014, cuando también sostuvo que el proyecto sería "más corto, más barato" si atravesara Bolivia.

Sin embargo el presidente peruano Ollanta Humala descartó esta posibilidad poco después, en noviembre de 2014, al comentar un acuerdo con China para iniciar los estudios del proyecto.

El tren pasará "por el norte de Perú, por razones de interés nacional", afirmó entonces Humala.

Image copyright BBC World Service
Image caption Una propuesta anterior del proyecto contemplaba una ruta que no pasaba por Bolivia.

Independiente de la controversia anterior, las autoridades alemanas están cortejando la participación de Bolivia en el proyecto.

En la reunión del pasado miércoles, el funcionario alemán Bomba se refirió a Bolivia como un "jaguar fuerte".

Y, según reseñó la prensa boliviana, ya se trabaja en la conformación de una comisión técnica binacional para afinar la propuesta.

Sueño o pesadilla

Inicialmente, la propuesta de este tren que cruzaría el corazón del continente estuvo asociada con China.

Image copyright AFP
Image caption Bolivia ha adelantado conversaciones con funcionarios europeos sobre la iniciativa.

En mayo de 2015, el primer ministro chino Li Keqiang recorrió la región buscando acuerdos sobre la iniciativa.

Para China, el tren representa la posibilidad de un vínculo más directo para que las materias primas que importa de Brasil lleguen al Pacífico y de ahí a Asia, en vez de tener que dar la larga vuelta marítima por el Cabo de Hornos.

Y además es un engranaje clave en la estrategia de expandir su influencia diplomática en la región.

"Sería un trofeo y una pieza clave de toda la relación, si sale bien", dijo Kevin Gallagher, profesor de la Universidad de Boston y autor de estudios sobre el vínculo China-América Latina.

"Todo el proyecto es una gran promesa, pero debe hacerse bien o se puede volver una pesadilla", advirtió en diálogo con BBC Mundo el año pasado.

Idea popular

Lo mismo, por supuesto, se aplicaría al proyecto alternativo que están proponiendo los empresarios europeos.

Por el momento, las naciones sudamericanas involucradas en la iniciativa pueden reconfortarse con la idea de tener a varios pretendientes detrás de la posibilidad de financiar y construir la que sería una de las grandes obras de infraestructura en la historia del continente.

Nadie sabe si el ferrocarril transoceánico finalmente podrá superar las barreras políticas, ambientales, técnicas y económicas que se interponen a su realización.

Pero lo cierto es que cada vez más países se interesan en intentarlo.

Contenido relacionado