Lo que revelan de la economía de Venezuela las nuevas cifras oficiales de la inflación

  • 15 enero 2016
Fila en supermercado en Venezuela Image copyright AFP
Image caption La situación económica en Venezuela se ha ido deteriorando.

Las estadísticas oficiales de Venezuela están empezando a ajustarse a la imagen que retratan tantos observadores del país: un deterioro extremadamente preocupante de las condiciones económicas básicas.

Al tiempo que el gobierno venezolano decretaba este viernes la emergencia económica por 60 días, el Banco Central reveló nuevas cifras confirmando la elevada inflación que aqueja al país, la más alta del planeta.

Luego de cerca de un año en que no se daban a conocer datos oficiales sobre el tema, el Banco Central de Venezuela indicó que la inflación anualizada a septiembre 2015 llegó a 141%.

Según el BCV, la inflación acumulada en los nueve primeros meses de 2015 fue del 108,7%.

La última vez que se conocieron datos oficiales sobre el incremento en el costo de la vida, en febrero de 2015, las autoridades habían estimado que rozaba el 70% anual.

Los números publicados este viernes confirman lo que observadores llevan tiempo diciendo: que Venezuela experimenta la mayor tasa de inflación del mundo en la actualidad.

Image copyright Reuters
Image caption Los venezolanos tienen que guardar largas colas para conseguir bienes básicos.

El gobierno venezolano ha atribuido la compleja situación económica que enfrenta el país a la "guerra económica" emprendida, según ellos, por empresarios nacionales y gobiernos extranjeros hostiles a la Revolución Bolivariana.

La oposición al gobierno del presidente Nicolás Maduro afirma, en cambio, que la crisis económica se debe principalmente a lo que ellos consideran políticas económicas equivocadas, en particular en cuanto a control de cambios y de precios.

Venezuela también sufre las consecuencias de la caída estrepitosa en 2015 de los precios del petróleo, que representa más del 90% de sus exportaciones.

Expertos dudan

Algunos expertos argumentan que la situación de inflación en Venezuela es aún peor que la que revelan las cifras del Banco Central de Venezuela.

Steve Hanke, académico afiliado a la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, experto internacional en el estudio de la hiperinflación y frecuente crítico del gobierno de Nicolás Maduro, considera que las cifras del BCV estaban sustancialmente equivocadas.

La cifras de la crisis venezolana

141%

inflación anualizada hasta septiembre.

  • US$27,87 precio de la cesta petrolera venezolana.

Getty

"Mis estimaciones dicen que al 13 de enero, la inflación anual en Venezuela llegaba al 392%", le dijo el experto a BBC Mundo, una cifra que sería más del doble que la que reconocen las autoridades.

Hanke asegura que la inflación de Venezuela es tan alta que el banco central tendría dificultad en medirla con precisión con métodos convencionales, debido al constante cambio de los precios.

El académico sostuvo que, incluso en la tasa que reconoce el banco central venezolano, la inflación venezolana es la mayor del mundo.

Deterioro

Con la declaratoria de emergencia de este viernes, el gobierno en Caracas concede la magnitud de la crisis económica que aqueja al país.

Image copyright EPA
Image caption Maduro decretó la emergencia económica.

Las cifras del Banco Central parecen reiterar que el país bordea el precipicio de la hiperinflación.

Una situación combustible a la que no ayudará la creciente crisis fiscal del país.

Y que con toda probabilidad ha empeorado desde el momento en que se tomaron esos datos en septiembre del año pasado.

El desplome del precio del petróleo, que ya rompió el piso de los US$30, ha reducido aún más los ingresos del gobierno desde entonces.

La teoría económica ortodoxa diría que el presidente Nicolás Maduro tiene dos opciones complejas para afrontar la inflación.

Una es controlar el gasto público de manera más drástica, lo que afectaría los programas sociales bandera del gobierno.

Image copyright AP
Image caption Con los ingresos del estado desplomándose junto a la caída de los precios del petróleo, la situación macroeconómica venezolana se empeora.

La otra sería hacer caso omiso de la reducción en los ingresos del Estado y mantener el actual nivel de gasto público, lo que probablemente acelerará la inflación y golpearía de manera particular el bolsillo de los más pobres.

Esto en medio de una situación de extrema polarización política, encuadrada en el enfrentamiento entre el gobierno y una Asamblea controlada por la oposición.

Todo lo cual indica que el gobierno tendrá un reto grande simplemente para asegurar que esta situación grave no se torne peor en los próximos meses.

Contenido relacionado