Los 5 países en los que la policía no porta armas

  • 18 enero 2016
Image copyright Getty
Image caption La policía metropolitana de Gran Bretaña no lleva pistola.

"Sería imposible para nosotros hacer nuestro trabajo si no estuviéramos armados", le decía a la BBC el coronel Richie Johnson, de la oficina del sheriff de West Baton Rouge, Luisiana (Estados Unidos).

"El público también espera que estemos armados (...). Si acudes en respuesta a una llamada, te preguntan '¿Dónde está tu metralleta?'", aseguraba.

Pero no en todos los países del mundo los ciudadanos esperan ver llegar a la policía armada hasta los dientes.

En Reino Unido, Irlanda, Islandia, Noruega y Nueva Zelanda, además de un puñado de naciones isleñas del Pacífico, los oficiales suelen patrullar desarmados.

Solo algunos cuerpos especiales tienen permitido portar pistolas o similares, y únicamente en situaciones determinadas.

Y esto no hace que los homicidios por armas de fuego se multipliquen, tal como muestran las estadísticas.

Image copyright Getty
Image caption No todos los ciudadanos están acostumbrados a ver a policías armados hasta los dientes.

Sin embargo, hay quien no está de acuerdo con la medida.

Y en Reino Unido la discusión de si debería haber más agentes armados, sobre todo en la capital, Londres, está a la orden del día.

"No es garantía"

El tema ya estuvo sobre la mesa en septiembre de 2012, cuando dos mujeres policía fallecieron en un tiroteo en Mánchester, una ciudad del noroeste de Inglaterra y la segunda más poblada del país.

Las oficiales Nicola Hughes y Fiona Bone respondían a una llamada por robo y no portaban armas.

Ante esto, el cineasta Michael Winner —fundador del Police Memorial Trust, una organización que erige monumentos a los policías británicos caídos en el cumplimiento del deber— y Tony Rayner, expresidente de la Federación Policial de Essex, pidieron armar a los oficiales.

Pero a pesar de la pérdida de las dos agentes, el jefe de la Policía del Gran Mánchester, Peter Fahy, respaldó la política de no armas.

"Nos apasiona el estilo británico", dijo.

"Es triste pero sabemos por la experiencia de Estados Unidos y otros países cuyos oficiales están armados que eso no significa que no los maten", añadió.

Image copyright Getty
Image caption En Reino Unido el tema estuvo sobre la mesa en 2012, cuando dos mujeres policía fallecieron en un tiroteo en Mánchester

Esto no quiere decir que los "bobbies" no estén armados. Portan porra —que solo pueden emplear en defensa propia y para restaurar el orden— y espray de primienta, además de esposas.

Pero si consideran que la amenaza así lo requiere, deben pedir asistencia a los policías que sí tienen autorizado el uso de armas (AFO, por sus siglas en inglés).

Estos reciben un entrenamiento especial para poder utilizarlas y desde 1991 se despliegan en vehículos de respuesta rápida.

De acuerdo a la última estadística del Ministerio del Interior de Reino Unido, el 31 de marzo de 2014 había en Inglaterra y Gales 5.875 policías armados, un 4% menos que el año pasado y 15% menos que en 2009.

"En los últimos seis años ha habido una tendencia general a la baja en el número de oficiales de policía con armas de fuego", señalaba el informe.

Policías, de acuerdo

Según los sondeos, esto es algo con lo que los propios agentes están de acuerdo.

Una encuesta llevada a cabo por la Federación de Policía de Reino Unido —la asociación que representa a alguaciles, sargentos e inspectores jefe— entre 47.328 de miembros en 2006 concluyó que el 82% no deseaba estar armado.

Y eso que casi la mitad reconoció haber estado "en grave peligro" en los últimos tres años.

Image copyright Getty
Image caption Según un sondeo, el 82% de los policías de Reino Unido no quieren estar armados.

Así se lo reconoció en 2012 a la BBC un oficial de una ciudad del sur de Inglaterra que prefirió mantenerse en el anonimato.

"Una vez fui malherido en una agresión. Mi colega y yo temíamos por nuestras vidas (...). Pero no creo que una pistola nos hubiera ayudado en esa situación", contó.

"Para ser honesto, portar un arma podría provocar exceso de confianza en un oficial".

Pero también hay sondeos de organizaciones independientes que sugieren que el deseo de la población en general podría ser otro.

En 2007, el centro de investigación británico Policy Exchange determinó que el 72% de 2.156 adultos deseaba ver más policías armados.

Cuestión histórica

Sea como sea, hasta ahora las autoridades han preferido no alterar una medida que ha caracterizado los 186 años de historia de la policía británica.

"Gran parte de lo que consideramos normal en la labor policial se estableció a principios del siglo XIX", señaló a la BBC Peter Waddington, profesor de Política Social de la Universidad de Wolverhampton, en Reino Unido.

"Cuando (en 1829, el ministro del Interior) Robert Peel formó la Policía Metropolitana había mucho miedo a los militares", explicó.

"Así que los ciudadanos temían que la nueva fuerza fuera también represiva".

Por ello, que los bobbies —se llamarían así por el diminutivo de Robert Peel, Bob— vistieran de azul "era un esfuerzo por distinguirlos del Ejército", aclaró Waddington.

El uniforme de la infantería era rojo.

Image copyright Getty
Image caption Equipar a todo el personal y ofrecerles entrenamiento sería prohibitivo cuando el presupuesto es cada vez más ajustado.

Pero los expertos también señalan otra razón para que siga existiendo la voluntad de no armar a la policía: el económico.

Y es que equipar a todo el personal y ofrecerles entrenamiento sería prohibitivo en tiempos de recortes.

De la misma manera, en Irlanda la policía tampoco suele ir armada si no pertenece a un cuerpo con una licencia particular, como la fuerza antiterrorista o los agentes de respuesta rápida.

Además según GunPolicy.org, una página de internet que recoge la información publicada sobre uso de armas, la mayoría ni siquiera sabe cómo usar una pistola.

De acuerdo al sitio web, solo el 20 y 25% de los agentes metropolitanos, los Guardianes de la Paz (An Garda Síochána, en irlandés), recibieron entrenamiento para hacerlo.

Y todo esto también se refleja en otras estadísticas.

Muertos a manos de la policía

Según el Uniform Crime Report del FBI, en 2013 la policía de EE.UU. cometió 461 "homicidios justificables" y la de Reino Unido ninguno.

Fue ese año, el 2 de diciembre, cuando en Islandia se reportó la primera muerte a manos de la policía de la historia moderna del país.

Un ciudadano llamó a la policía para avisar que había escuchado disparos en un apartamento en Árbær, un suburbio de la capital, Reikiavik.

Una vez allí los agentes se encontraron con un hombre armado de unos 50 años, a quien trataron de reducir primero con gas lacrimógeno.

Pero cuando éste hirió a dos oficiales, varios agentes autorizados a portar armas le dispararon y lo mataron.

Image copyright Getty
Image caption En Reino Unido han muerto menos personas a manos de la policía que en Estados Unidos, según un informe del FBI.

En un gesto poco común en otros países, el comisionado de la Policía Nacional, Haraldur Johannessen, describió lo ocurrido como "un incidente sin precendetes" e inmediatamente pidió perdón a la familia del fallecido.

Noruega es el cuarto país europeo cuyos policías no llevan el arma a cuestas. Pueden llevarla en la guantera del auto cuando patrullan.

Aunque las autoridades noruegas tuvieron que poner el tema sobre la mesa cuando en 2011 Anders Behring Breivik, de 32 años, disparó indiscriminadamente y mató a 77 personas en Utoya, una isla cercana a la capital, Oslo.

"Protección ilusoria"

En Nueva Zelanda, también hubo un debate considerable en 2010 cuando dos agentes fallecieron en cumplimiento del deber.

"La experiencia internacional demuestra que hacer las armas de fuego más accesibles aumenta ciertos riesgos que son muy difíciles de controlar", dijo al respecto el entonces jefe de policía, Peter Marshall.

Image copyright Getty
Image caption Nueva Zelanda y otras nueve islas nación del Pacífico Sur también están en la lista de países en los que la policía ordinaria no va armada.

Así en Nueva Zelanda la policía ordinaria sigue sin estar armada.

Y la lista la completan, según Gunpolicy.org, otras nueve islas del Pacífico Sur: Tonga, Samoa, Tuvalu, Vanuatu, Kiribati, Niue, Nauru, Fiyi y las Islas Cook.

"No tengo duda de que portar pistolas comprometería la capacidad de los oficiales para hacer su trabajo en el día a día, porque cuando llevas un arma tu principal preocupación es cuidar del arma", escribía un comisario en el blog de la Policía de Nueva Zelanda.

"Si esto se compensara con un aumento claro y demostrable de la protección personal, entonces podría considerarse un precio a pagar", proseguía.

"Pero la protección que ofrece un arma de fuego, sobre todo una pistola, es más ilusoria que real".

Contenido relacionado