La cruzada del gobierno francés contra el teclado que impide “escribir correctamente”

  • 24 enero 2016
Teclado Image copyright Thinkstock
Image caption La configuración del teclado ha enojado a generaciones de usuarios.

El teclado AZERTY, que se utiliza en Francia desde hace 100 años, va a ser reconfigurado porque el gobierno cree que fomenta la mala ortografía.

La configuración del AZERTY ha enfurecido a generaciones de usuarios, por características como que para poner un punto o un número se necesita pulsar dos teclas.

Pero la ira oficial se dirige no tanto a esas incomodidades, sino más bien a algunas peculiaridades que, según el gobierno, hacen difícil que se escriba en un francés correcto.

"Hoy, es prácticamente imposible escribir correctamente en francés utilizando un teclado comprado en Francia", dice el ministerio.

"Y lo que sorprende aún más es que algunos países europeos como Alemania y España respetan la ortografía francesa mejor que los propios franceses, ¡porque sus teclados lo permiten!".

Image copyright AP
Image caption El AZERTY se popularizó en el siglo XIX.

El ministerio de Cultura ha comisionado a una consultora basada en París, AFNOR, hacer una lista de recomendaciones de aquí al verano para modificar el teclado.

El objetivo es producir un nuevo teclado estándar que reemplace gradualmente las muchas variedades de AZERTY que están en la actualidad en el mercado.

AZERTY se introdujo como una adaptación francesa del teclado original, el QWERTY, en las máquinas de escribir de Estados Unidos a principios del siglo XX.

El problema principal identificado por el ministerio de Cultura es la dificultad que tienen los usuarios franceses a la hora de utilizar "algunos caracteres acentuados y especialmente en mayúsculas".

Algunas letras acentuadas comunes en minúsculas, como la é (e aguda) y la è (e grave), tienen teclas especiales en AZERTY.

La letra ù (u grave) también tiene su propia tecla, aunque solo se utiliza en una palabra en toda la lengua francesa: où, que significa "donde".

Pero otras letras acentuadas son más difíciles de componer. Y las mayúsculas acentuadas requieren maniobras que, según el ministerio, mucha gente desconoce.

Este desconocimiento y el consecuente descenso en el uso de mayúsculas acentuadas, ha dado lugar a un convencimiento general de que el buen idioma francés no las necesita.

A mucha gente le parece aceptable ignorar un acento en una letra mayúscula.

Image copyright Thinkstock
Image caption El ministerio de Cultura quiere hacer cambios en el teclado.

Pero el ministerio de Cultura cree que esto no debe ser así, y apunta a la Academia Francesa y a la Imprenta Nacional, que han emitido recomendaciones pidiendo el uso de acentos en las mayúsculas.

Otra ausencia llamativa es la de la Ç, la cedilla mayúscula, que se pronuncia como una s. El ministerio dice que la gente cree que no es necesaria, pero lo es.

Lo mismo pasa con las dos "ligatures" - æ y œ -, la última de las cuales es especialmente común en palabras como œil (ojo) and œuf (huevo). Ninguna aparece en el teclado.

El ministerio también lamenta la ausencia de lo que dice son los signos correctos para introducir el hablar directo en francés, las « ».

Y quiere facilitar escribir en idiomas regionales como el occitano, el catalán, el bretón y el polinesio.

Así que símbolos como la virguilla de la ñ, el punto volado del catalán y la barra por encima de una vocal que indica longitud (ā), tienen que estar disponibles.

Un desastre ergonómico

"La idea no es imponerlo, sino hacer posible que la gente obedezca las reglas", dice Philippe Magnabosco, que dirige el proyecto en AFNOR.

"Ahora mismo hay una gran discrepancia entre la gramática francesa y las posibilidades que ofrece el teclado".

Una cosa que difícilmente cambiarán las recomendaciones es el propio teclado AZERTY, a pesar de que la mayoría está de acuerdo en que es un desastre ergonómico.

Image copyright Thinkstock
Image caption El gobierno cree que el teclado dificulta que la gente escriba bien.

Nadie sabe quién diseñó el AZERTY, pero su uso se extendió en la última década del siglo XIX. Es una versión muy modificada del teclado QWERTY que se patentó en Estados Unidos 20 años antes.

A lo largo de los años, distintos analistas han indicado que la disposición de las teclas no tiene mucho sentido para el idioma francés.

La línea de en medio, la más accesible, contiene demasiadas letras poco comunes, y requiere un uso excesivo de la mano izquierda.

Además de que no tiene sentido tener que activar las mayúsculas para escribir un punto o un número.

Ya en 1907 se propuso una alternativa, el llamado ZHJAY.

Hoy en días, otros pugnan por el teclado BEPO.

Pero los hábitos de escritura están ya demasiado arraigados.

Se harán cambios, pero es probable que AZERTY permanezca.

Contenido relacionado