Por qué Hossein Derakhshan, el "padre de los blogueros" de Irán, cree que las redes sociales como Facebook están acabando con lo bueno de internet

  • 26 enero 2016
Image copyright Arash Ashourinia
Image caption A Hossein Derakhshan le atribuyen haber empezado la "revolución de los blogs" de Irán.

A Hossein Derakhshan lo conocían como "el padre de los blogueros" de Irán. Pero eso fue antes del 28 de septiembre de 2010, cuando la Corte Revolucionaria Islámica lo sentenció a 19 años y medio de cárcel.

El tribunal no hizo públicos los cargos, pero según la página web estatal Mashregh News, cercana a la Guardia Revolucionaria, Derakshan fue condenado por "cooperar con países hostiles".

Según el mismo sitio, también se lo acusaba de "difundir propaganda contra la autoridad, por promover grupos contrarrevolucionarios e insultar el pensamiento islámico y sus figuras religiosas".

"La mayoría de los cargos estaban relacionados con mi actividad como bloguero", es la explicación de Derakshan.

Y cuando el bloguero salió de la cárcel de Evin (norte de Teherán), el 19 de noviembre de 2014, tras haber obtenido el perdón del líder supremo de Irán Ali Khamenei, nada era igual.

Las calles de Teherán eran distintas, "llenas de carteles luminosos", y el aspecto de sus gentes tampoco era el mismo.

Image copyright Getty
Image caption Cuando Derakhshan salió de prisión le sorprendió que Teherán estuviera llena de anuncios, pero no solo eso.

Pero sobre todo había cambiado internet, recuerda.

Él mismo le cuenta a BBC Mundo cómo la red pasó de ser una herramienta con "el potencial para cambiar el mundo" a algo más trivial, puro entretenimiento.

"Sin censura"

"En la década de 1990 tuve una columna de opinión en un diario iraní, en el que solía escribir sobre el potencial de internet", le cuenta Derakhshan a BBC Mundo.

Primero lo hizo en el periódico reformista Asr-e Azadegan, pero cuando en 1999 el sistema judicial de Irán lo cerró empezó a hacerlo en otro, el Hayat-e No.

Su espacio semanal se llamaba Panjere-i roo be hayaat (Una ventana a la vida, por la película de Alfred Hitchcock titulada "Rear Window" o "La ventana indiscreta"), y trataba de la cultura digital, internet y videojuegos.

Image copyright Arash Ashourinia
Image caption Sardabir: khodam (El editor: yo mismo) se llamaba el blog de Hossein Derakhshan.

En ese tiempo estudiaba sociología en la Universidad Shahid Beheshti de Teherán, y tras licenciarse decidió continuar con sus estudios en Canadá.

Se mudó a Toronto en el año 2000, y fue entonces cuando puso en marcha su blog, llamado Sardabir: khodam (El editor: yo mismo).

"Al irme fuera decidí que quería seguir en contacto con mis compatriotas en Irán", le explica a BBC Mundo.

"No quería convertirme en un extraño para mi propia sociedad".

Así que en su blog comenzó a escribir en persa, "sobre cuestiones sociopolíticas de Irán, sobre tecnología, arte y cultura, etcétera".

"Lo llamé modestamente El editor: yo mismo porque mi filosofía era que cualquiera podía ser editor, sin tener que estar sujeto a una extraña práctica editorial que en Irán incluía mucha autocensura", relata.

"Ser el editor de uno mismo y no tener que considerar los intereses de una institución editorial era liberador, teniendo en cuenta la larga historia de lucha de los escritores y los periodistas iranís", relata.

El "padre de los blogueros"

Dos años después publicó una guía online en la que explicaba a los escritores y periodistas de su país cómo crear un blog en base al servicio Blogger.com y el estándar de codificación de caracteres Unicode.

"Después de que publicara mi guía en noviembre de 2002, en un par de meses se crearon unos 300 blogs (en Irán), algo que me tomó completamente por sorpresa", exclama.

Fue por eso que los medios comenzaron a llamarle "el padre de los blogueros".

"Nunca imaginé que en Irán, un país relativamente colectivista, tanta gente fuera a hacer público su día a día hasta tal punto", recuerda.

"Y (el fenómeno) no se limitó a los reformistas o a los disidentes", aclara.

"Muchas figuras religiosas y quienes estaban del lado del Estado comenzaron a bloguear. La diversidad era impresionante".

Image copyright Getty
Image caption Después de que Hossein Derakhshan publicara su guía online, en un par de meses se crearon unos 300 blogs en Irán.

Sin embargo, a partir de 2004 su blog— así como otros blogs y páginas web de temática política— fue bloqueado en varias ocasiones por el gobierno iraní, denunció Derakhshan en su momento.

Y como respuesta creó otro blog, llamado Stop censoring us (Deja de censurarnos), en el que repasaba la situación de censura en internet en Irán.

Entre 2006 y 2007 viajó varias veces a Israel, enemigo histórico de Irán.

Al año, el 1 de septiembre de 2008, fue arrestado durante una visita a su país.

Ante eso, 19 blogueros iranís publicaron una carta en la que condenaban "categóricamente" el arresto y pedían su liberación, y pusieron en marcha la campaña "Libertad para el padre de los blogueros".

Pero tras meses de detención, el 28 de septiembre de 2010 fue condenado a 19 años y medio de cárcel.

En octubre de 2013 la condena le fue reducida a 17 años.

Y el 19 de noviembre de 2014 fue liberado, tras obtener el perdón del líder supremo de Irán, Ali Khamenei.

"Era post-hipervínculos"

Al salir de la prisión de Evin, situada el norte de Teherán, "me sentí extraño, como si hubiera regresado de la muerte, o me hubiera despertado de un largo coma", le cuenta a BBC Mundo.

Dice que lo que más le impactó, además del desarrollo de "los caros proyectos inmobiliarios en el norte de la ciudad y la cantidad de dinero que se estaba invirtiendo en ello", fue que los blogs habían sido abandonados.

"Los blogueros se habían pasado a Facebook, y los teléfonos inteligentes se convirtieron en algo central en la vida de gente, incluso en Teherán", recuerda.

Y esa visión lo decepcionó.

Image copyright Getty
Image caption Al salir de la prisión de Evin, situada el norte de Teherán, "me sentí extraño, como si hubiera regresado de la muerte, o me hubiera despertado de un largo coma", le cuenta Hossein Derakhshan a BBC Mundo

"Para mí los blogs encarnaban los ideales del world wide web", dice.

"Eran descentralizados, abiertos, interactivos, se podía buscar (contenido) en ellos y también archivarlo, eran diversos y no lineales", explica.

"Los blogs eran el espacio más vibrante para hablar sobre el mundo posterior a los ataques del 11 de septiembre (de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, EE.UU.), al menos en inglés", asegura.

Y también remarca el papel de Google.

"Puso casi todo el conocimiento humano al alcance de la mano, a pesar de sus tendencias monopolizadoras", reconoce.

"Google comenzó como un proyecto intelectual, una tesis doctoral sobre cómo priorizar páginas web en función de su calidad, y más o menos, con su respeto por los hipervínculos como el alma de la red, ha mantenido su compromiso por ello", añade.

Sin texto e hipertexto, internet se está volviendo algo muy similar a la televisión"

Hossein Derakhshan

Y es en ese comentario en el que da la clave de su discurso: los hipervínculos, unas herramientas de navegación que permiten acceder a otros recursos, como otros textos, videos, audios, otras páginas web o blogs.

Por ellos, según Derakhshan, tenía sentido internet.

Y por la falta de ellos la está perdiendo.

"Estamos en la era post-hipervínculos", explica "el padre de los blogueros" de Irán.

"Incluso iré más lejos y diré que estamos en una era post-web", agrega.

"Internet, similar a la televisión"

"Internet era conocido sobre todo por la world wide web. La web (o la red) era una construcción basada en internet, la estructura. Pero ahora las aplicaciones móviles se han convertido en la principal tecnología que se construye sobre internet", se explaya.

"La diferencia es que las apps y la información que contienen por regla general no suele ser abierta o accesible", dice.

"Las apps móviles no están interconectadas como las páginas de internet. Y las redes sociales, especialmente Facebook, también son cerradas, insulares, introspectivas", añade.

Image copyright Getty
Image caption Irán había cambiado, pero no tanto.

"La no linealidad que ofrecían los hipervínculos aseguraban la diversidad y la descentralización que falta hoy", subraya.

"A raíz de la tendencia de preferir imágenes fijas o en movimiento por encima del texto o el hipertexto en las redes sociales, la capacidad intelectual de la red ha disminuido", cree Derakhshan.

"Sin texto e hipertexto, internet se está volviendo algo muy similar a la televisión", dice.

Y la televisión no es, para él, precisamente el mejor invento.

"La hegemonía de la televisión arruinó el espíritu de justicia y democracia de EE.UU. y las sociedades más televisadas", opina.

"Creo que si la cultura fuera dominada por un medio menos pasivo, lineal y centralizado que la televisión, tendríamos menos guerras, menos injusticia y menos opresión".

Pero de acuerdo a Derakhshan, internet ya no es ese medio.

"Al leer, pensar y debatir menos, internet se ha vuelto más un instrumento para el comercio y para el entretenimiento", explica.

"Y lo que prometía la red era algo más que entretenimiento".

"Concurso de popularidad"

Ahora internet "es más como un juego, un concurso de popularidad", dice; una carrera por obtener el mayor número de "me gusta" en las redes sociales.

De hecho, recuerda cómo se sintió cuando tras salir de la cárcel se incorporó de nuevo a la vida online.

Creó otro blog, llamado Ketabkhan (lector de libros en persa), dentro de una revista de artes en internet.

Y la sorpresa vino cuando compartió un enlace a uno de sus artículos en Facebook, sin imagen ni descripción.

Image copyright Getty

Quien seis años antes fuera "el padre de los blogueros", toda una institución de la red en Irán, obtuvo apenas tres "me gusta".

Sin embargo, Derakhshan considera peligroso que muchos comiencen su día revisando las redes sociales.

"Es peligroso para el periodismo serio y generalmente beneficia a aquellos que ya forman parte de la corriente principal", dice.

"Los que quedan en los márgenes y son normalmente críticos con la corriente principal quedan silenciados", añade.

"Y si entre ese grupo o discurso silenciado existe una tendencia por la violencia, esa marginalización puede llegar a radicalizarlo. Y es así como (el grupo autodenominado) Estado Islámico u otras minorías radicales y violentas se benefician de estos espacios cerrados, lineales y poco intelectuales".

Por todo ello, ahora busca el potencial que antes vio a los blog en otras disciplinas.

"Creo que el arte contemporáneo tiene una capacidad subversiva y que puede hacer despertar a la gente. Quiero crear obras de arte y animar a otros artistas de todo el mundo a que hagan lo mismo", cuenta.

"Por ello estoy comenzando un proyecto llamado Link-age en el New Media Society, una plataforma para los artistas y pensadores a los que les preocupe la muerte del hipervínculo y la red", anuncia.

"Y también me gustaría escribir más sobre ello", reconoce.

"Quizá en un libro, si consigo editor".

Contenido relacionado