¿Realmente ayuda la cirugía estética a sentirse mejor?

cir1 Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La cirugía estética se está normalizando.

La cirugía estética es un sector floreciente. En este artículo, Tom Shakespeare muestra su preocupación por la necesidad que tiene alguna gente de alterar su cuerpo.

___

No me miro mucho en los espejos. Pero algunos de mis amigos han colgado espejos en la entrada de sus casas, y cuando salgo, veo mi cara de cerca.

No estoy seguro de que me gusten esas patas de gallo que me han salido. Pero no tengo por qué aguantarlas.

La cirugía estética se está normalizando, año tras año se vuelve más accesible y más aceptable.

En otras palabras, nos estamos normalizando, al retrasar el impacto del envejecimiento y al retorcer los cuerpos jóvenes para que se ajusten a las normas sociales.

En 2002-2003, la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos llevó a cabo 10.700 procedimientos.

Diez años después, practicó 50.000. Entre ellos, el más común fue el aumento de senos.

La asociación lleva a cabo alrededor de un tercio de todas las operaciones, así que el número total es mucho mayor.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption ¿Te gustas cuándo te miras al espejo?

Y aun así, no es este el país en el que más operaciones hay, ni mucho menos. En Estados Unidos se hicieron 10 millones de operaciones cosméticas en 2015.

Brasil, Japón y Corea del Sur le siguen.

Una encuesta en Corea del Sur concluyó que se han sometido a una operación estética más del 60% de las mujeres que están cerca de la treintena y un 40% de las mujeres a principios de la veintena.

¿Por qué?

Hay una presión creciente para parecer joven y guapo, especialmente en el caso de las mujeres, a las que todavía se les juzga más por su aspecto.

Los medios de comunicación están llenos de programas que idealizan la cirugía estética y de famosos que cada vez parecen tener más vitalidad.

De forma subliminal, y no tanto, nuestra cultura está cambiando el aspecto que los seres humanos sienten que deberían tener.

La gente cree que su vida será más fácil y más exitosa si se ajustan a las normas culturales.

En general, el 85% de las personas que se someten a cirugía estética son mujeres.

La mayoría están intentando atraer a los hombres. Así que nosotros, los hombres, debemos en última instancia aceptar nuestra culpa.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La gente cree que su vida será más facil, opina el autor de esta nota.

Nosotros socavamos la autoestima de las mujeres. Y luego ganamos dinero gracias a esa insatisfacción.

La pornografía es ahora omnipresente y debe ser un acicate de la insatisfacción de la gente con sus cuerpos.

Un ejemplo irónico es Reino Unido, que ha prohibido la mutilación genital femenina, pero al mismo tiempo vive un boom de labioplastias.

Las chicas y las mujeres, o quizás sus novios o maridos, están viendo vulvas femeninas en las películas pornográficas y yendo luego al médico para que las "arreglen".

Un ginecólogo me habló de una chica joven que llegó a la consulta con su madre. El médico, que había visto miles de labios vaginales, sabía que los de esta chica eran normales.

Pero hay una gran presión para ajustarse al ideal pornográfico de cómo deben ser las mujeres. Y cuando se trata de una chica blanca, no parece que la ley se cumpla.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La mayoría de las personas que se operan son mujeres.

Alguien puede decir que este es un país libre. Si alguien tiene capacidad para tomar decisiones, y quiere gastarse su dinero en inyecciones de botox o en eliminar sus senos masculinos, es cosa suya.

Pero el efecto de las elecciones individuales cambia las percepciones culturales de todos.

Si la mayor parte de la gente toma caminos quirúrgicos para retrasar el efecto del envejecimiento, entonces cambiarán las expectativas sobre qué aspecto deberemos tener cuando nos hagamos mayores.

Los discapacitados, ¿más felices?

Por mi acondroplastia o enanismo, tengo una gran cabeza y brazos y piernas regordetes.

Si quiero sentirme bien conmigo mismo, tengo que aprender a aceptar mis diferencias.

No es fácil. Como el resto de gente que es como yo, me miran todo el rato, frecuentemente se ríen de mí y a veces soy objeto de escarnio.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Cada vez hay más presión por cumplir las normas sociales, opina el autor.

Pero he aprendido que la gente puede pensar que eres atractivo, aunque seas distinto.

Las razones que hacen que le gustes a alguien o que alguien te desee tienen que ver sobre todo con la personalidad: la calidez emocional, o que seas buen conversador, o sobre todo que seas divertido.

Así que quizás los discapacitados puedan compartir estas lecciones con los no discapacitados.

En mi experiencia, los discapacitados que han aprendido a aceptarse se angustian mucho menos por estos motivos.

Para las personas no discapacitadas, un cuerpo vestido es una ficción que presentan al resto.

El cuerpo desnudo, sin adornos o maquillaje, es algo de lo que avergonzarse.

Pero los discapacitados siempre somos distintos a la norma. Así que no tenemos nada que esconder, ni razón para avergonzarnos al quitarnos la ropa.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Muchas personas quieren retrasar los rasgos del envejecimiento.

Paradójicamente, quizás somos más felices con nuestros cuerpos seriamente imperfectos que aquellos que solo tienen pequeños defectos.

Pero si alguien está descontento con su imagen corporal, ¿deberíamos ofrecerle una operación estética o deberíamos ayudarlo a lidiar con sus ansiedades?

Insatisfacción subyacente

Según siete estudios epidemiológicos distintos, las mujeres que se agrandan los senos tienen una tasa de suicidio que es dos o tres veces mayor que la del resto de la población.

Parece probable que exista una insatisfacción subyacente que hace que las mujeres decidan operarse los senos y que la operación no resuelve.

Hay una condición psicológica conocida llamada desorden dismórfico, y varios estudios sugieren que cerca del 10% de la gente que acude a la cirugía estética tiene esta condición.

Pero si sufres de esta condición, la cirugía no va a ser efectiva en hacerte sentir mejor con tu cuerpo.

Mi preocupación es sobre la sociedad que primero genera insatisfacción corporal y luego proporciona una operación como solución para ese problema cultural.

Así como cuestiones psicológicas, también hay cuestiones de salud.

Quizás recuerden el incidente reciente con la Prótesis PIP, en el que implantes mamarios fueron rellenados con el tipo de silicona que no era adecuada.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Las mujeres que se agrandan lo senos sufren mayores tasas de suicidio.

Pero hay efectos secundarios relacionados con muchas operaciones. Mientras que las operaciones estéticas se hacen en general en clínicas privadas, cuando hay que corregir complicaciones esto suele generar costes para el sistema público de salud (en referencia a Reino Unido).

La belleza no es toda igual

Me parece que sería preferible resolver el problema con la imagen corporal a través de acciones psicológicas y culturales, en lugar de buscar soluciones médicas o quirúrgicas.

En lugar de normalizar las operaciones cosméticas, quizás deberíamos mostrar distintos tipos de belleza.

¿Por qué no pueden nuestras industrias del entretenimiento, moda y medios de comunicación explorar un abanico más amplio de tipos corporales?

Las agencias de casting podrían buscar modelos y actores que sean jóvenes y viejos, gordos y delgados, altos y bajos, distintas edades, orígenes étnicos y limitaciones.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption ¿Ayuda operarse a sentirse mejor?

¿Y los hombres?

Deberíamos crecer y aprender a mirar por debajo de la piel.

No estoy intentando juzgar o criticar las elecciones individuales.

Quizás no estés de acuerdo conmigo. Quizás creas que vamos en la buena dirección. Quizás estés contento con tu abdominoplastia o cambio en la nariz.

Es importante entender por qué esto se ha vuelto tan popular y qué impacto tiene en los individuos y en la sociedad. Tenemos que afrontar lo que está pasando.

Contenido relacionado