Realizan el primer trasplante de páncreas por miedo a las agujas

  • 28 enero 2016
Sue York
Image caption Sue York tiene diabetes tipo 1 desde los siete años.

"Simplemente, ya no soportaba pincharme".

Sue York, una mujer británica, es la primera persona en el mundo que optó por un trasplante de páncreas debido a su fobia a las agujas.

York, de 55 años, padece diabetes tipo 1 desde los siete años. Antes de su operación, cada vez que debía inyectarse insulina vomitaba y sufría temblores.

El trasplante, aseguró a la BBC, "ha cambiado completamente su vida".

"Demasiadas agujas"

La gota que derramó el vaso y la llevó a optar por el trasplante le llegó en 2012.

Fue entonces que las autoridades de transporte en el Reino Unido cambiaron las reglas para conductores diabéticos.

Image copyright Thinkstock
Image caption York ya no soportaba los pinchazos constantes para medir el azúcar en su sangre o las inyecciones de insulina.

La nueva normativa dice que si una persona tiene diabetes, debe verificar sus niveles de glucosa en la sangre antes de comenzar cada viaje y cada dos horas si está frente al volante.

Cada test requiere un pequeño pinchazo.

"Simplemente, eran demasiadas agujas, demasiados procedimientos invasivos en mi piel", dijo York.

Al principio pensó en dejar de conducir. Pero el cansancio constante y su debilidad le impedían caminar más que unas pocas cuadras.

York intentó también vencer su fobia con hipnoterapia y terapias cognitivas, pero no obtuvo resultados.

"Llena de energía"

Mientras estuvo en lista de espera para recibir un páncreas, York compareció tres veces ante un panel de médicos que debían determinar si era elegible para el trasplante.

Image copyright Thinkstock
Image caption Tras el trasplante de páncreas, York dijo a la BBC que está "llena de energía".

Algunos críticos cuestionaron que su fobia fuera lo suficientemente grave como para justificar la cirugía.

York cree que su historia puede dar esperanza a otros diabéticos con una fobia similar.

"No sé quién fue mi donante, pero quiero agradecerle y agradecer a su familia con todo mi corazón".

York, fue operada en un hospital de la ciudad de Manchester, el Manchester Royal Infirmary, y asegura sentirse "increíble" y "llena de energía".

"Ya no me agoto al subir escaleras o me quedo sin aire al caminar. Mi piel ya no tiene un color gris o amarillento. Ya no me veo constantemente exhausta", dijo York a la BBC.

"Incluso cambié mis lentes porque mi visión ha mejorado".

"Y recuperé la sensibilidad en algunos sitios en mis pies".

Contenido relacionado