Ostana, el pueblo de Italia que le dio la bienvenida al primer bebé en 28 años

  • 29 enero 2016
Ostana, pueblo de Italia Image copyright Wikimedia Francofranco56
Image caption La población de Ostana se ha reducido dramáticamente a lo largo de los últimos 100 años.

Ostana, un pueblo de la región del Piamonte, en el norte de Italia, está celebrando la llegada de un bebé por primera vez en más de 28 años.

El bebé Pablo, que nació la semana pasada en un hospital de Turín, a una hora y media de Ostana, eleva el número de habitantes de esta localidad a 85, aunque solo la mitad de estos viven ahí permanentemente, según el periódico La Stampa.

El alcalde del pueblo, Giacomo Lombardo, dice que la llegada de Pablo es un "sueño hecho realidad" para su pequeña comunidad.

La población de Ostana se ha reducido dramáticamente a lo largo de los últimos 100 años.

A inicios del siglo XX, vivían unas 1.000 personas en el lugar. Pero después de la Segunda Guerra Mundial, la tasa de nacimientos cayó progresivamente.

"La verdadera caída comenzó en 1975, con el nacimiento de solo 17 bebés entre 1976 y 1987, año en que nació el último", detalla en alcalde Lombardo.

¿Cómo retener a los últimos pobladores?

Ostana está tratando de revertir esta tendencia, principalmente mediante la creación de nuevos puestos de trabajo.

Image copyright Wikimedia Francofranco56
Image caption A inicios del siglo XX, vivían unas 1.000 personas en Ostana.

Los padres de Pablo, Silvia y José, habían planeado emigrar hace cinco años , pero se quedaron cuando les ofrecieron la oportunidad de administrar el refugio de montaña cercano.

Algunos sienten que la historia de esta familia representa lo que podría pasar con otras comunidades de montaña.

"Decisiones como las de Silvia y José son individuales, pero se multiplican", dice Marco Bussone, de la Unión Nacional de los Pueblos y Comunidades de Montaña.

Para ayudar a las comunidades a regenerarse, Bussone sugiere crear nuevas reglas, como exonerar de impuestos a los negocios locales.

Muchos pueblos pequeños en Italia están luchando contra la despoblación, que aumenta a medida que la gente joven se muda para buscar empleo.

Se han intentado diversas opciones: desde ofrecer casas vacías gratis, hasta el acto desesperado de un alcalde que prohibió a los residentes de su pueblo enfermarse.

Hasta que encuentren una solución, en Ostana celebran la llegada de Pablo con una fiesta y, de acuerdo con el periódico La Stampa, con la colocación de una maqueta de una cigüeña en la entrada del pueblo, que lleva un pequeño envoltorio azul en el pico.

Contenido relacionado