Colombia, el primer país de América Latina en prohibir por un año el porte de armas a nivel nacional

  • 2 febrero 2016
Pistola Image copyright AFP
Image caption La prohibición es una extensión de una medida que el gobierno dispuso entre el 23 de diciembre de 2015 y el 31 de enero de 2016.

A pesar de tener una historia de violencia, nunca antes el gobierno de Colombia había implementado una medida del alcance de la que entró en vigencia esta semana, según decreto publicado este martes; única, por sus características, en América Latina: prohibir el porte de armas en todo el país durante todo 2016.

Colombia decidió no seguir el ejemplo de Brasil, que en 2003 aprobó una ley que prohibió el porte, con algunas excepciones, de forma permanente.

Posiblemente el gobierno colombiano haya tenido en cuenta el reporte de Naciones Unidas de 2015, que da cuenta de que en su vecino país, a pesar de esa norma, los muertos por armas de fuego alcanzaron las cifras más altas de su historia en 2012.

En Colombia ya se habían sido impuesto prohibiciones similares, pero menos prolongadas y a nivel distrital, como por ejemplo en Bogotá.

Y el gobierno nacional había implementado una restricción de ese tipo entre el 23 de diciembre pasado y el 31 de enero, es decir, de apenas algo más de un mes.

"Los resultados que nos ha dado la policía en cantidad de vidas que se han ahorrado por esa decisión (...) es positivo", dijo el presidente Juan Manuel Santos al dar un balance de la medida, antes de que se cumpliera su plazo de vigencia.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, lo describió en cifras: al 20 de enero se había registrado, dijo, una reducción del 13% en casos de homicidio (146 muertes violentas menos) respecto al mismo período de un año atrás.

900.000 permisos

Villegas explicó que la medida ha permitido abordar dos tipos de problemas.

Por una parte, los homicidios derivados de riñas que se cometen con armas de fuego (en muchos casos armas con permiso).

Por otra, controlar las armas ilegales que están en las calles, facilitando así el trabajo de las fuerzas de seguridad.

Armas en Colombia

  • 500.000 permisos para portación de armas

  • 400.000 permisos para tenencia de armas

  • 2,5 millones de arma ilegales (estimado)

  • 97-98% del total son armas de fuego cortas y de puño

AFP

Ahora la idea es que continúen haciéndolo a lo largo de todo 2016.

El ministro informó que hay permisos de porte para 500.000 armas y de tenencia para 400.000.

Es decir, una autorización por cada 53 habitantes.

El decreto que prohíbe el porte hará que, en los hechos, todos los permisos se vuelvan de tenencia (ya no podrán llevarse por las calles, si no dentro de propiedades).

Hay algunas excepciones contempladas en la norma, como empresas de vigilancia, esquemas de seguridad del sector público y ciudadanos que demuestren que necesitan, por seguridad, portar un arma.

Image caption El presidente Juan Manuel Santos dijo que el resultado de la medida inicial, que se implementó de diciembre ha enero, había sido positivo.

Estos deberán solicitar permisos especiales.

Villegas dijo que esta medida y sus potenciales consecuencias positivas pueden marcar el inicio de una época en la que la sociedad resuelva sus controversias e inconvenientes sin usar armas de fuego.

Y aunque el gobierno no lo dijo, en este año en el que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) puede dejar las armas si llega a buen puerto el proceso de paz que se desarrolla en La Habana, la prohibición de porte puede ayudar a la tarea de garantizar la seguridad de los guerrilleros, compromiso que el Estado deberá asumir en función a lo acordado en Cuba.

Armas ilegales

La parte de la estrategia que busca identificar el armamento ilegal que existe en Colombia es clave, ya que se estima que en el país puede haber unos 2,5 millones de esas armas, de acuerdo con el Centro de Estudios para el Análisis de Conflictos (CERAC).

Esa cifra incluye las que están en manos de guerrilla, grupos posdesmovilización paramilitar (llamados también bandas criminales o bacrim) y otros grupos ilegales.

Homicidios y prohibición

  • 25 tasa de homicidios actual en Colombia cada 100.000 habitantes

  • 82% de las víctimas de violencia del país mueren por arma de fuego

  • Todo 2016 duración de la prohibición decretada por el gobierno

  • 13% reducción interanual de casos de homicidio entre 23 de diciembre de 2015 y 20 de enero de 2016

  • 20% posible reducción de homicidio por arma de fuego en un año como efecto de la prohibición

AFP

Según el director de CERAC, Jorge Restrepo, fácilmente un 97-98% son armas de fuego cortas y de puño (pistolas y algunos revólveres; algunas armas artesanales).

A pesar de que 2,5 millones de armas ilegales más 900.000 en situación legal, Restrepo indica que la prevalencia de armas es baja en Colombia.

No obstante, cerca del 82% de las víctimas de violencia del país mueren por arma de fuego.

"Acá hay profesionales de la violencia armada, que utilizan las armas de manera muy eficiente", explica el experto.

"Conocemos un arma que se utilizó 27 veces en homicidios antes de que fuera incautada", agregó.

Tasa de homicidios

La duda es saber si la medida dará resultados visibles a lo largo del año.

El gobierno cree que sí y también lo piensa Restrepo.

Image copyright AP
Image caption La mayoría de las armas ilegales son cortas, pero también hay armas largas, que suelen estar en manos de la guerrilla o de grupos posdesmovilización paramilitar.

"Tendrá un impacto alto", dijo.

"Yo esperaría que esto pueda reducir el homicidio por arma de fuego en cerca de un 20%", indicó.

Si así fuera, esto alimentaría una tendencia de baja de homicidios en general que el país ha venido registrando.

En los últimos 20 años la tasa de homicidios en Colombia pasó de 65 a 25 por cada 100.000 habitantes, pero aún es alta, por encima del promedio del continente, que está en torno a 15.

Críticas

Image copyright AFP
Image caption El ministro de Defensa espera que las medidas den inicio a una época menos violenta.

La prohibición no ha sido celebrada por todos.

Hubo voces que señalaron que dejaría sin protección a ciudadanos que están expuestos a riesgos de agresiones.

José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, por ejemplo, escribió en su cuenta de Twitter respecto a la medida vigente entre el 23 de diciembre y el 31 de enero: "Decreto suspende porte de armas todo enero. La gente de trabajo en zonas rojas (de mucha violencia), mientras los bandidos hacen de las suyas".

Y luego criticó la extensión de la prohibición para todo 2016.

La clave para que la medida logre su objetivo depende de que las fuerzas de seguridad logren llevar a cabo y sostener a lo largo del año las acciones de interdicción y control, advierte Restrepo.

El riesgo es que con el paso del tiempo se relaje la capacidad de control de las autoridades, pero sobre todo que los criminales aprendan a evitar los controles.

Por eso, cree el experto, es bueno que la medida sea por un año y no más, que no se extienda en forma indefinida, a diferencia de lo que ocurrió en Brasil.

Lo ideal, dice, es que cada cierto tiempo sin restricciones vuelva a aplicarse la prohibición.