Cómo la crisis migratoria puede ser un buen negocio en Alemania

  • 6 febrero 2016
Centro de refugiados en Múnich Image copyright EPA
Image caption Varios centros en Múnich dan refugio a cientos de migrantes de distintas nacionalidades mientras esperan que se gestione su petición de asilo en Alemania.

Raphael Hock es una de esas personas que ven el lado optimista de la vida.

Y tiene razones para hacerlo. A sus 22 años, está en forma, tiene estudios superiores, es bilingüe, conduce un buen coche y acaba de regresar de sus vacaciones de esquí en los Alpes.

Y es el heredero de un negocio familiar multimillonario.

Hock me guía a través de las blancas mansiones, que se abren paso entre los abedules de Gruenwald, a las afueras de Múnich, la zona más exclusiva de una de las ciudades más prósperas del mundo.

Estas viviendas, con sus piscinas y sus cubiertas para parrillas, pertenecen a los jefes de las empresas manufactureras más famosas, y a futbolistas del Bayern Múnich.

Pero incluso este barrio ha tenido que ajustarse un poco para dar cabida a algunos de los cientos de miles de migrantes, que acaban de llegar, sin un centavo.

Image caption Los centros dan cama y comida gratuita a los migrantes.
Image caption Se han convertido en un negocio rentable para algunos empresarios, que alquilan el espacio al gobierno alemán.

Visitamos uno de las llamadas "Care Dome" (centros de cuidado), una de las 15 instalaciones en los alrededores de la ciudad que la compañía de Hock ha arrendado al gobierno local.

Se trata de una sala inflable del tamaño de una piscina olímpica, que alberga a 300 hombres provenientes de Siria, Afganistán, Pakistán y África Occidental, que cruzaron gran parte de Oriente Medio y el sur de Europa para llegar hasta aquí.

Viven, de forma gratuita, en habitaciones con literas y calefacción, reciben tres comidas al día, juegan al ping-pong y esperan noticias de sus solicitudes de asilo.

La "industria" de los refugiados

Image copyright Getty
Image caption Los jóvenes migrantes podrían ser la clave de la salvación económica de una Alemania con una población envejecida.

Pero Hock no se dedica a la caridad.

Junto a muchos otros empresarios, forma parte de lo que los periódicos alemanes llaman la "industria de los refugiados".

Solía proporcionar alojamiento a clubes deportivos, pero diversificó su negocio y le está resultado rentable; prevé una facturación anual de US$40 millones dentro de dos años.

Y, al igual que él, el gobierno alemán es oportunista; podría decirse que vieron una oportunidad de mercado y han decidido aprovecharla.

En estos momentos recuerdo una discreta habitación en una residencia en Wittenberg, en la antigua Alemania Oriental hace 10 años, y a una mujer de 90 años cantando la más triste de las canciones sobre sus amigos que envejecían y morían.

Yo estaba trabajando en un documental sobre el país, titulado "Bomba del tiempo demográfica".

Image copyright Getty
Image caption Los intereses de las políticas de Ángela Merkel de ofrecer asilo a los refugiados son, en gran parte, económicos.

Y hablé con políticos sobre el envejecimiento de la población alemana, su dramática baja tasa de natalidad y el desastre que se avecinaba debido a la falta de trabajadores jóvenes en el futuro, que permitieran preservar la viabilidad del país pagando sus impuestos.

En esa época, la economía todavía estaba luchando contra los efectos de la reunificación, y la tasa de desempleo era alta.

Cualquier sugerencia de que la solución para Alemania pudiera ser la inmigración masiva, habría sido tomada a risa y habría suscitado comentarios del tipo "¿quién querría venir aquí?".

Intereses económicos

Image copyright Getty
Image caption Los expertos aseguran que "no existen argumentos fiscales en contra de los migrantes, sólo políticos".

Nunca he conocido a Ángela Merkel -y no por falta de ganas- pero no me da la impresión de que sea una persona muy dada a actos de caridad desinteresada.

Supongo que habrá escuchado las predicciones de que, a corto plazo, la demanda adicional de bienes y servicios por parte de un millón de recién llegados dará a la economía alemana un empuje anual de más del 2%.

Y espero que se haya enterado de las predicciones que dicen que, a largo plazo, una gran cantidad de jóvenes trabajadores extranjeros -una vez educados, entrenados y enseñados al estilo alemán, por supuesto- podrían ser los que salven la economía del país.

Un hombre en un traje de Hugo Boss me dijo en la acogedora oficina de un centro de análisis, cerca de la Puerta de Brandemburgo, Berlín, que no existen argumentos fiscales contra los migrantes, tan sólo políticos.

No sorprende, por tanto, el hecho de que los poderosos tabloides alemanes, con su visión empresarial, sigan apoyando el proyecto de los refugiados, o que la policía en Colonia fuera reacia a admitir que los buscadores de asilo estuvieran entre los acusados de cometer asaltos sexuales masivos en la noche de Año Nuevo.

Y solidaridad

Image copyright Reuters
Image caption Muchos alemanes ha demostrado gran generosidad y buena voluntad a la hora de dar la bienbenida los refugiados.

Pero tampoco hay que subestimar la extraordinaria buena voluntad y generosidad de los alemanes que continúan realizando labores de voluntariado para mostrar que su país es un destino humano para los desesperados.

Entre los que conocí, hay una madre soltera que invita a sirios sin hogar a dormir en su sofá cada noche, y un maestro de escuela retirado que pasa seis días a la semana enseñando a africanos subsaharianos la gramática alemana.

Y quizás hay una gran diferencia entre ellos y Raphael Hock, y los millones que está ganando alquilando hogares de refugiados al gobierno.

Pero me habría caído bien incluso antes de descubrir que él mismo había pintado las flores de los pasillos grises de su hogar de refugiados, antes de que hubiera mencionado que su novia era una musulmana de Kosovo, o antes de que se hubiera comprometido cambiar el catering de la empresa cuando dos hombres afganos se quejaron de que estaban cansados de comer espaguetis.

Hock me dijo que Alemania no sólo necesita a sus refugiados, sino que tiene una oportunidad única de definirse a sí misma por la manera en la que los trata.

No sé si los optimistas ricos como Raphael son quienes resumen mejor el férreo pragmatismo de la Alemania moderna o su humanidad bondadosa. Pero creo que hay una buena dosis de ambos en un país que ha abierto sus puertas a un millón de extranjeros, más o menos, de la noche a la mañana.

Contenido relacionado