Las cicatrices de la violencia con armas en EE.UU.

Shot by Kathy Shorr Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Antonius (Brooklyn, Nueva York, 2013): recibió un balazo en una concurrida esquina a las 2:30 de la tarde. El atacante quería disparar a su exnovia.

Viven en distintas zonas de Estados Unidos. Pertenecen una variedad grupos políticos, socioeconómicos y étnicos. Tienen diferentes edades y géneros. Y, sin embargo, todos comparten una misma marca.

Es la marca de una bala que atravesó sus cuerpos y que ahora permanece en su piel como testimonio de la violencia con armas.

El proyecto " SHOT" de la fotógrafa Kathy Shorr, quien reside en Nueva York, retrata a 101 sobrevivientes de disparos en EE.UU. Las imágenes, tomadas en 45 ciudades distintas, serán recopiladas en un libro.

La serie incluye casos reconocidos y de bajo perfil. Algunos se resolvieron y otros permanecen impunes. Incluso hay retratos tomados en el mismo lugar donde la persona recibió el balazo.

Según Shorr, a quien se puede seguir a través de la cuenta de Twitter @katshorr y en Instagram como @katshorr, la idea es enfatizar la cotidianeidad y omnipresencia de esta violencia, que puede ocurrir en un centro comercial, una iglesia, en la calle o el propio hogar.

Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Karina (Aurora, Colorado, 2010): a los 16 años recibió un balazo mientras estaba parada con amigos en la puerta de una escuela. Un grupo de pandilleros disparó y huyó.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Sara (Kenner, Luisiana, 1994): cuando tenía 13 años, un hombre robó el auto de su madre mientras Sara esperaba adentro. Él manejó hasta un descampado, la violó y luego intentó ejecutarla.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Pastor T (Newport News, Virginia, 2014): mientras estaba sentado en su casa escribiendo el sermón dominical, recibió una bala que llegó de la calle tras atravesar las paredes.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Tyrek (New Haven, Connecticut, 2008): recibió un disparo en la cabeza a los 7 años de edad durante un enfrentamiento de pandilleros en el desfile New Haven.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Brian (Los Ángeles, California, 2013): un hombre entró al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles y empezó a disparar. Una persona murió y otras tantas resultaron heridas como Brian.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Marlys (Canoga Park, California, 1999): su marido, de 41 años, le disparó directo al corazón.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Prince (Kansas City, Misuri, 2013): alguien vino por detrás suyo para intentar robarle y le disparó tres veces.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Ally (Lee’s Summit, Misuri 2012): a los 13 años una amiga le disparó en la cabeza. El padre de la chica había dejado el arma arriba de la mesa y ellas se pusieron a jugar sin saber que estaba cargada.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Phillip (Lockport, Luisiana, 2013): su exyerno le disparó a Phillip en la garganta, asesinó a su esposa y dejó paralítica a una de sus hijas. Otras tres personas fallecieron y tres más resultaron heridas antes de que el perpetrador se suicidara.
Derechos de autor de la imagen Kathy Shorr
Image caption Matt (Ciudad de Nueva York, Nueva York, 1997): mientras visitaba el Empire State, fue baleado en la cabeza por un hombre enojado con el conflicto entre palestinos e israelíes. Su mejor amigo murió.