La polémica canción política con la que Beyoncé se robó el show del Super Bowl

  • 8 febrero 2016
Beyoncé con bandoleras Image copyright AP
Image caption Beyoncé, con chaqueta de cuero negro y bandoleras, conquistó al público y audiencia del Super Bowl.

A pesar de que la banda británica Coldplay era el plato fuerte del espectáculo durante el intermedio del Super Bowl, fue la cantante Beyoncé la que se robó el show.

La artista estadounidense presentó su nueva canción "Formation", que hace referencias directas a la condición de los negros en EE.UU., con una coreografía alusiva al activismo radical negro de los años 60.

Un día antes del evento, Beyoncé lanzó un polémico video de la misma canción que empieza con una alusión al supuesto olvido de parte de las autoridades de las comunidades negras en Nueva Orleans, tras la devastadora inundación causada por el huracán Katrina, en 2005.

Image copyright Getty
Image caption El Super Bowl, con la final del campeonato de fútbol americano y su show intermedio, es uno de los eventos de mayor audiencia en EE.UU.

Algunos usuarios de las redes sociales reaccionaron negativamente al video, pero su rutina durante el Super Bowl se ganó el aplauso de los presentes y no pocos comentarios sobre el mensaje que envió.

El espectacular evento, que sucede durante el intermedio de la final del campeonato de fútbol americano, es la transmisión de televisión con mayor audiencia en Estados Unidos.

Poder negro

Después de un año de altas tensiones raciales en EE.UU. por una serie de muertes de civiles negros a manos de la policía, Beyoncé abordó el tema de los derechos de los afroestadounidenses.

Durante la presentación, la estrella lució una chaqueta de cuero negro con bandoleras cruzadas frente al pecho, como si fuera militante de una organización armada.

Image copyright Getty
Image caption La X en el centro de la cancha, una referencia al activista y mártir de la causa negra, Malcolm X.
Image copyright Tina Knowles. Instagram
Image caption La madre de Beyoncé, Tina Knowles, publicó esta imagen en Instagram.

Sus bailarinas también estaban uniformadas en cuero y boinas negras, todo en aparente alusión a las Panteras Negras, un grupo político radical que tuvo su auge en los años 60 y que abogaba por una línea dura contra el dominio blanco de la sociedad.

La coreografía tampoco se quedó atrás, con las bailarinas formando una gran X en el centro de la cancha del estadio Levi, en Santa Clara, California.

La referencia fue al activista y mártir de la causa negra Malcolm X.

Más tarde, después de la presentación, la madre de Beyoncé lanzó una foto a través de las redes sociales con las bailarinas haciendo el saludo del poder negro con el puño levantado.

Orgullo

Image copyright EPA
Image caption ¿Bailarinas o militantes?

Algunos, que habían visto el video de antemano, llamaron a un boicot de la artista en el show del intermedio del Super Bowl con instrucciones de apagar el televisor durante la presentación de Beyoncé.

Una mujer escribió en la página de Facebook de la cantante: "Como esposa de un agente de policía, me siento ofendida por todo este video".

El exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, aseguró en una entrevista con la cadena Fox News que le parecía "escandaloso" que la artista utilizara una plataforma como el Super Bowl para atacar a la policía.

Aunque el video de "Formation" tiene imágenes ásperas, vale la pena mencionar que la canción se hace pública en febrero, conocido como el "Mes de la Historia Negra" en el que se resaltan las contribuciones de la comunidad afroamericana en el contexto de su difícil narrativa en EE.UU.

Image copyright Getty
Image caption Chris Martin (centro), de Coldplay, y Bruno Mars se unieron a Beyoncé para un número final.

Es una ocasión para expresar orgullo en la raza, como lo hace Beyoncé en la letra de la canción:

"Me gusta mi nariz de negra con fosas nasales a lo Jackson Five".

Pero, más allá del mensaje, la política y la polémica, otros consideraron que Beyoncé se había robado el show del Super Bowl con una impresionante rutina de baile.

Se podría decir que las otras presentaciones de Coldplay y Bruno Mars se vieron relagadas a un segundo plano.

No obstante, los tres colaboraron en un número conjunto al final.