7 disputas arqueológicas que quizás no conoces

  • 10 febrero 2016
Máquina de datación por radiocarbono Image copyright Getty
Image caption El desarrollo de la técnica de datación por radiocarbono representó un punto de inflexión para la arqueología.

Si hay una técnica que expertos pueden coincidir ha revolucionado la arqueología es la datación por radiocarbono. Pero esta herramienta está lejos de ser una ciencia exacta.

Todo organismo viviente absorbe diminutas cantidades de isótopo radioactivo de carbono 14 durante toda su vida, y una vez muerto lo empieza a liberar.

Al medir la cantidad de carbono que queda en un material, los expertos pueden estimar cuánto tiempo ha pasado desde que murió ese organismo.

La técnica –considerada un punto de inflexión en la arqueología– fue desarrollada por el físico Willard Libby en los años 40 y le valió el Premio Nobel.

Pero tiene sus imperfecciones y aquí te ofrecemos siete casos en que ha creado fricciones en la comunidad científica.

El Corán "más viejo"

En julio pasado, investigadores de la universidad de Birmingham revelaron que dos hojas desgastadas de pergamino, redescubiertas recientemente en sus archivos, fueron probablemente hechas entre los años 568 y 645 dC.

Se cree que Mahoma vivió entre el 570 y 632 dC, lo que ubica estos extractos del Corán en la misma época que el profeta.

Image copyright PA
Image caption La fecha de este Corán es la última de las disputas sobre la datación de carbono.

La noticia de los resultados de la investigación se esparció como la pólvora.

Pero Mustafa Shah, del departamento de Estudios Islámicos de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos en Londres, expresó sus dudas.

El experto considera que la escritura "es desarrollada y elaborada, sugiriendo que representa una forma madura" de escritura árabe que la ubica varias décadas más tarde.

Francois Deroche, historiador del Corán en el College de France, también mostró sus "reservas" sobre la datación por radiocarbono de estos manuscritos.

El esqueleto de Ricardo III

Cuando se descubrieron los restos de un esqueleto bajo un estacionamiento, la forma de verificar que se trataba del monarca de Inglaterra, Ricardo III, fue con la datación de carbono.

Image copyright Universidad de Leicester
Image caption Los restos de Ricardo III fueron enterrados en una pomposa ceremonia presidida por el arzobispo de Canterbury.

El proceso de verificación fue sinuoso, pues las primeras fechas que obtuvieron fueron de 1430 al 1460, cuando se sabe que el Rey murió en 1485, durante la batalla de Bosworth Field, cerca de Leicester, Inglaterra.

"Pero un análisis de isótopo estable de los huesos mostró que el individuo había comido muchos mariscos", dijo el profesor Gordon Cook, jefe del laboratorio SUERC de datación de carbono de la universidad de Glasgow.

Esto hacía que arrojara una fecha más antigua.

Cuando esto se tomó en cuenta, los resultados que llegaron fueron de 1457 y 1530.

"(La datación) no es una manipulación o amañe, es un método comprobado para obtener resultados precisos".

El Santo Sudario de Turín

Image copyright AP
Image caption Las pruebas de datación del Santo Sudario lo colocan muchos siglos después de la muerte de Jesucristo.

La tela rectangular parece tener impregnada la imagen borrosa del cuerpo de un hombre desnudo que es considerado por muchos como la tela en que se enterró a Jesucristo.

Sin embargo, una prueba de radiocarbono hecha en 1988 arrojó que la tela databa de 1260 a 1390, fecha que coincide con la primera aparición que se tiene de esta reliquia en Francia.

Image copyright AP
Image caption Una parada casi obligada en Turín es el museo donde se encuentra el Santo Sudario.

Pero el escritor británico de libros históricos y religiosos Ian Wilson está entre los que rechaza estos resultados, pues sostiene que la sección de la mortaja estudiada pudo haber estado contaminada.

"La elección de la muestra de 1988 fue la parte donde históricamente se había manipulado más, desde el punto de vista de asegurarse la menor contaminación posible, no pudieron haber sido peor aconsejados", señaló.

Santorini

Esta pequeña isla griega en el mar Mediterráneo fue devastada por una inmensa erupción volcánica en el a mediados del segundo milenio antes de nuestra era.

Image caption Esta pequeña isla del Mediterráneo fue devastada por un volcán.

Es un evento crucial para estimar la edad de la zona pues la erupción se considera como el golpe mortal a la sofisticada civilización minoica.

Incluso se ha relacionado con historias del cruce del mar Rojo y la leyenda de la Atlántida.

Pero tal y como lo explica Michael Dee, de la Escuela de Arqueología de la Universidad de Oxford, la fecha de este evento es muy debatida.

"Históricamente se ha puesto la erupción en el año 1500 aC, pero la datación de radiocarbono a partir de restos orgánicos de la isla lo ubican entre el 1627 y 1600 aC", señaló.

Manuscritos del mar Muerto

Algunos de los ejemplos que aquí presentamos son menos controvertidos y más una revelación.

Image copyright Getty
Image caption Estos son los textos hebreos más antiguos en existencia.

Descubiertos en las cuevas de Cisjordania en 1946, estos frágiles documentos fueron entregados inicialmente a un grupo de comerciantes de antigüedades y en un principio se pensó que tenían muy poco valor.

Pero después de que fuera estudiado por expertos, se comprobó que la escritura era de un estilo muy antiguo, quizás de siglo II.

En una de las mayores pruebas de datación que se hicieron a partir de telas del mismo pergamino que encontraron en las mismas cuevas se determinó que eran del año 33 dC, con un margen de error de 200 años.

Esta fecha significó que los manuscritos eran los textos hebreos más antiguos que existen.

Otras pruebas de los pergaminos corroboraron estos datos.

Otzi

Descubierto en un glacial de los Alpes en 1991, fue obvio que este hombre de hielo era antiguo. La pregunta era cuánto.

Image copyright EURAC l Marion Lafogler
Image caption El descubrimiento de Otzi ofreció nuevas pistas sobre las primeras sociedades europeas.

Los primeros expertos de la universidad de Innsbruck analizaron el hacha de cobre que llevaba y estimaron que había muerto hacía unos 4.000 años.

Pero los resultados de la datación de carbón colocaron al hombre entre los años 3359 y 3105 aC, unos mil años antes de lo que se pensaba.

Este resultado empujó la fecha en que los humanos empezaron a usar cobre 500 años antes de lo que se pensaba y ayudó a entender más cómo se desarrollaron las primeras sociedades europeas.

La Bella Principessa

Image copyright Lumiere Technology l Pascal Cotte l EPA
Image caption De comprobarse que se trata de un Leonardo genuino, este retrato valdría millones.

Durante muchos años se pensó que era un retrato de una alemana del 1800; pero en 2010 la Bella Principessa fue aclamada como el trabajo perdido del maestro del siglo XV Leonardo da Vinci.

Esto hizo que historiadores del arte se enfrentaran respecto al estilo y materiales de la pieza, con unos que sugieren que el trabajo fue creado en 1495, antes de la Mona Lisa.

Las pruebas de datación revelaron que la pintura se sitúa entre el 1440 y 1650 DC, dejando más dudas.

En 1998 el retrato fue vendido por US$22.000.

Si se hubiera demostrado que era un Leonardo genuino, su precio habría estado por los US$150 millones.

Contenido relacionado