¿Queda algún paraíso verdaderamente virgen en el planeta Tierra?

  • 11 febrero 2016
Un paisaje en Alaska Image copyright Getty
Image caption Incluso paisajes tan remotos como los de Alaska no pueden considerarse vírgenes, porque han sido tocados de un modo u otro por el hombre. Por ejemplo, a través de la contaminación.

"En los bosques más nobles del mundo, el suelo, una vez divinamente hermoso, está desolado y repulsivo, como un rostro devastado por la enfermedad", escribió el gran naturalista del siglo XIX, John Muir.

"La misma suerte, más tarde o más temprano, les espera a todos, a menos que el despertar de la opinión pública se adelante para detenerlo".

El apoyo de Muir animó al Congreso de Estados Unidos a aprobar el proyecto de ley de Parques Nacionales en 1890.

Las franjas de lugares prístinos protegidas por la ley estaban destinadas a proporcionar a las generaciones venideras el acceso a la naturaleza.

Sin embargo, pocos científicos hoy en día afirmarían que la mayoría de los parques nacionales en todo el mundo son vírgenes.

Tanto guardabosques como excursionistas los atraviesan regularmente.

Sus condiciones ecológicas son cuidadosamente administradas y sus poblaciones animales son monitoreadas e incluso ajustadas.

Nueva definición de lugares vírgenes

¿Necesitamos redefinir entonces lo que queremos decir cuando hablamos de lugares ''vírgenes''?

En cierto nivel no queda ningún lugar queda en la tierra que no está afectado por el hombre"

Justin Adams, Nature Conservancy

Dado el alcance de las más de 7.000 millones de personas que conforman esos que llamamos humanidad, es difícil imaginar algún área que permanezca completamente libre de nuestra influencia.

"En cierto nivel no queda ningún lugar queda en la tierra que no está afectado por el hombre", dice Justin Adams, director gerente global de tierras para la organización Nature Conservancy.

La contaminación del aire cubre el planeta, mientras que los desechos afectan desde las profundidades del mar hasta el desierto de Gobi. Es aún más difícil encontrar un lugar que quede libre de ruido humano por tan sólo 15 minutos.

Nuestra huella histórica también parece muy profunda; herramientas sofisticadas como el lidar -una tecnología de detección remota que utiliza el láser para examinar la superficie de la Tierra- revelan que incluso los parches aparentemente más remotos de la selva tropical tienen milenarias cicatrices humanas.

Pero si la definición de prístino excluye nuestras influencias indirectas, así como el peso histórico antiguo, las perspectivas mejoran.

Image copyright Getty
Image caption Muy pocos lugares pueden considerarse prístinos en el planeta.

La mayoría de los investigadores se decantan por una definición de prístino que incluya hábitats sin signos evidentes de actividad humana.

Esos deben contener especies vegetales y animales beneficiadas por la ausencia de la caza, la tala, la pérdida de hábitat, las especies invasoras y otras amenazas impulsadas por los seres humanos.

Cómo identificarlos

La manera más segura de evaluar si un lugar cumple con estos criterios es visitarlo y hacer extensos estudios sobre el terreno, pero esto requiere una enorme cantidad de tiempo, esfuerzo y recursos.

Alexandra Tyukavina, geógrafa de la Universidad de Maryland, y sus colegas, recientemente realizaron un estudio de ese tipo.

Tyukavina y su equipo tilizaron todas las imágenes de alta resolución disponibles del satélite Landsat entre 2000 y 2014 para construir un mapa de la pérdida y la ganancia global de bosques.

Con esos datos se enfocaron en los bosques tropicales de América del Sur, África y el sudeste de Asia, que no habían sido perturbados durante al menos los últimos 12 años y que no tenían ningún crecimiento reciente que indicara perturbaciones en los últimos 20 a 30 años.

There is currently a problem with an interactive element on this page. Please try loading this page again in a little while.

Los resultados indicaron que el noreste de América del Sur, incluyendo Surinam, Guyana y Guyana Francesa contienen los bosques tropicales más vírgenes en el mundo.

"Casi el 100% de las zonas boscosas aún son vírgenes, y las tasas de pérdida son bastante bajas", dice Tyukavina.

Además, Perú, Venezuela, Colombia y República del Congo contienen una gran proporción de los "bosques del interior", como les llaman los investigadores.

A pesar de que todos estos lugares pueden tener algunas alteraciones mínimas -un árbol cortado aquí o allá, un grupo indígena que usa el sotobosque para la caza-, Tyukavina cree que son una representación exacta de lo que significa hoy un sitio virgen.

Image copyright Getty
Image caption Hay que usar una definición más amplia para considerar lugares como éste, en la tundra, libre del impacto de la humanidad.

Además, Lars Laestadius, del Programa de Bosques del Instituto de Recursos Mundiales y sus colegas han realizado sus propios análisis utilizando datos de satélites y han identificado lugares en Canadá, Alaska, Siberia, Borneo, África Central y la Amazonia que cuentan como prístinos.

Los clasifican así (utilizan la palabra "intacto") si no muestra indicios de perturbación desde el aire y tienen una superficie mínima de 123.500 acres.

Amenazas inminentes

Sin embargo, algunos lugares vírgenes están amenazados con la aniquilación inminente.

Según el análisis de Tyukavina, Camboya, Myanmar, Laos, Angola, Papua Nueva Guinea y Paraguay están perdiendo bosques vírgenes a ritmos sorprendentemente altas.

Indonesia, Malasia, República Centroafricana y Camerún no se quedan atrás.

Otros países ya han agotado por completo los paisajes vírgenes que les quedaban; el último de los bosques antiguos de Ruanda cayó en 2013, mientras que en Bangladesh, Benín, Burkina Faso, Haití, El Salvador y otros quedan menos de 500 acres de bosques vírgenes.

¿Cómo califica América Latina?

Algunos países y su situación, en términos de espacios naturales intactos

  • Bien Perú, Venezuela, Colombia. Contienen gran proporción de "bosques de interior"

  • Amenazado Paraguay. Está perdiendo bosques vírgenes a velocidades sorprendentemente altas

  • Mal El Salvador. Quedan menos de 500 acres de bosques vírgenes.

Otros lugares no incluidos en los análisis pueden considerarse prístinos simplemente debido a su lejanía o la falta de condiciones para la existencia humana, dice Richard Hobbs, ecologista de la Universidad de Australia Occidental, como las áreas cubiertas por el hielo: la tundra, los polos y las grandes montañas.

Adams añade que partes del interior de Australia también pueden calificar y desiertos extensos son buenos candidatos.

Algunas de las mayores zonas donde se prohíbe la pesca son probablemente los lugares marinos más prístinos que quedan, sobre todo las más alejadas de la parte continental.

Se incluyen en esta lista áreas de la Reserva Marina de las Islas Pitcairn, el parque marino de Isla de Pascua, el Santuario Marino Nacional de Palau y el Santuario Oceánico Kermadec.

Sin embargo, los barcos están permitidos en esos lugares y varias personas habitan islas cercanas.

Image copyright Getty
Image caption Guyana y la Guyana francesa tienen los bosques tropicales más intactos.

Hobbs señala que valorar la naturaleza virgen como superior al resto sería un error.

Lugares no tan prístinos como los parques "en general son más accesibles que las llamadas zonas vírgenes, y por lo tanto son con los que los humanos interactuarán con -y probablemente valorarán más", afirma.

Lee la historia original en inglés en BBC Earth

Contenido relacionado