Las potencias mundiales alcanzan un acuerdo de cese el fuego para Siria

  • 12 febrero 2016
El entendimiento se alcanzó tras una reunión en Munich, Alemania. Image copyright Reuters
Image caption El entendimiento se alcanzó tras una reunión en Munich, Alemania.

Un acuerdo de alto el fuego para Siria se alcanzó este jueves tras conversaciones internacionales.

Así lo confirmaron el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergéi Lavrov.

El cese el fuego no se aplicará al combate contra grupos yihadistas como el autodenominado Estado Islámico y el Frente al Nusra.

Hasta el momento el gobierno sirio no se ha pronunciado, pero un representante de los llamados "grupos rebeldes moderados" dijo que, de implementarse, los rebeldes estarían dispuestos a retomar conversaciones de paz.

El objetivo declarado del Grupo Internacional de Apoyo Sirio, en el que participan Estados Unidos, Rusia, la Unión Europa, Turquía, Irán y Arabia Saudita, es lograr un cese de las hostilidades en toda Siria en el plazo de una semana.

El grupo también acordó medidas para paliar la crisis humanitaria en el país.

Objetivo ambicioso

Los detalles del plan fueron anunciados por Kerry en una conferencia de prensa en Múnich, Alemania, en la que también participó el canciller ruso y el enviado especial de las Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura.

El diplomático estadounidense reconoció que el objetivo de un alto el fuego era ambicioso, pero dijo que se trabajará para asegurar una reducción inmediata de la violencia a medida que avanzan hacia el fin completo de las hostilidades a largo plazo.

Image copyright AFP
Image caption La crisis humanitaria desatada por la ofensiva en Alepo parece haber acelerado la decisión

Kerry aclaró que exigir el cese de la violencia era más efectivo que la búsqueda de una tregua, ya que esta última tiene unas implicaciones legales –condiciones previas– que la primera no tiene.

Además, subrayó que, a diferencia de anteriores intentos, en esta ocasión "se ha decidido específicamente un proceso y un calendario" y se había acordado hacer todo lo que esté en manos de los países implicados para alcanzar el objetivo.

El grupo quiere además empezarla entrega de ayuda humanitaria de inmediato y un equipo de trabajo de la ONU iniciará reuniones para asegurarse de que todas las partes en el conflicto estén de acuerdo en brindar acceso.

¿Avances de papel?

El anuncio del acuerdo para buscar el cese de hostilidades se produce en medio de los avances del ejército sirio, apoyado por ataques aéreos rusos, en la provincia de Alepo, operación que amenaza con aislar completamente a los habitantes de la ciudad más grande de Siria.

Decenas de miles de habitantes de la zona han huido hasta la frontera con Turquía, la que sin embargo no les está permitiendo entrar al país.

Image copyright AP
Image caption Decenas de miles de sirios se desplazaron a la frontera con Turquía huyendo de los últimos ataques.

Y aunque el ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Philp Hammond, dijo que el cese al fuego sólo funcionará si Rusia detiene los bombardeos, el ministro Lavrov dijo que, por el momento, estos continuarán.

El diplomático ruso se mostró, sin embargo, optimista, diciendo que había "razones para creer que (...) hicimos un gran trabajo".

Aunque según la corresponsal internacional en jefe de la BBC, Lyse Doucet, algunos diplomáticos ya están diciendo que el acuerdo "no vale ni el papel en el que fue impreso".

"Una de sus principales debilidades es que los bombardeos rusos sobre Alepo y lo que Moscú califica de blancos terroristas no fueron incluidos en la posible tregua, a pesar de que muchos creen que estas acciones están fortaleciendo a los tropas del gobierno sirio", explicó Doucet.

Y fue precisamente la ofensiva sobre Alepo la que llevó a la suspensión de las conversaciones de paz entre el gobierno sirio y los grupos rebeldes que acababan de iniciar en Ginebra.

Image copyright Reuters
Image caption Sirios esperan en fila en el cruce fronterizo de Oncupinar en la ciudad turca de Kilis.

Por lo pronto, el Grupo de Apoyo a Siria hizo un llamado a reanudar esas pláticas lo más pronto posible.

Y Naciones Unidas parece determinada a aprovechar la oportunidad de llevar asistencia humanitaria a la población civil.

"La semana que viene se confirmará si el gobierno sirio y las fuerzas opositoras están realmente dispuestas a permitir el acceso negado hasta hoy", escribió Doucet.

"Va a ser una semana que va a poner a prueba el compromiso de todos los actores del conflicto y eso en sí mismo representa un progreso", explicó.

"Pero para llegar a tener pláticas que puedan poner fin a la devastadora guerra en Siria va a hacer falta mucho más".

Contenido relacionado