El polémico legado de Henry Kissinger que sigue causando controversia en EE.UU.

  • 13 febrero 2016
Henry Kissinger Image copyright WGBH Educational Foundation
Image caption La figura de Kissinger cobró protagonismo en el debate demócrata celebrado el jueves en Milwaukee.

"Henry Kissinger fue uno de los secretarios de Estado más destructivos en la historia de este país".

Con esa frase, el precandidato demócrata Bernie Sanders comenzó una sorpresiva arremetida contra su principal contendora, Hillary Clinton, en el debate que ambos protagonizaron este jueves en Milwaukee.

El denominado postulante "revelación" de la primaria demócrata acusó a Clinton de tener cercanía y admiración por el controvertido exsecretario de Estado y exconsejero de Seguridad Nacional estadounidense.

"Ella (Hillary) habló de conseguir la aprobación, el apoyo o la tutoría de Henry Kissinger. Me resulta bastante sorprendente. Yo estoy orgulloso de decir que Henry Kissinger no es mi amigo. Considérenme alguien que no escuchará a Kissinger", afirmó Sanders en uno de los momentos más comentados del debate demócrata del jueves.

Pocos esperaban que uno de los personajes más emblemáticos y polémicos de la Guerra Fría recuperara protagonismo en la política interna estadounidense casi 40 años después de dejar sus cargos oficiales.

Image copyright Reuters
Image caption Los aspirantes a la nominación demócrata para las presidenciales de noviembre no se pusieron de acuerdo sobre el legado de Henry Kissinger.

BBC Mundo te recuerda algunos episodios por los que su figura y legado todavía causan controversia en la región.

Vietnam, Laos y Camboya

A mediados de la década de los años 60, Kissinger pasó sin escalas de enseñar diplomacia en las aulas de Harvard hasta Vietnam.

Después de tres visitas y la venia del gobierno de Richard Nixon (1969-1974), comenzó una serie de intentos para alcanzar la paz entre Washington y Hanói.

Sin embargo, el entonces consejero de Seguridad Nacional de EE.UU. se vio envuelto en episodios que van más allá de las tratativas de paz para poner fin a la guerra de Vietnam.

Archivos desclasificados soviéticos y estadounidenses dan cuenta de la participación de Kissinger en los bombardeos sobre Laos y Camboya para cortar las vías de suministro del ejército norvietnamita.

Se calcula que en ambos países murieron centenares de miles de civiles y se lanzaron millones de toneladas de bombas.

Después de los famosos Acuerdos de Paz de París de enero de 1973, firmados por autoridades estadounidenses, de Vietnam del Norte, Vietnam del Sur y por el Frente Nacional de Liberación vietnamita, Kissinger fue galardonado con el premio Nobel de la Paz por el logro.

Image copyright AFP
Image caption La firma de los Acuerdos de Paz de París, que tuvo lugar en enero de 1973, no puso fin a la guerra de Vietnam.

Sin embargo, ni aquella firma ni el premio para Kissinger significaron el fin de la guerra.

Éste vendría dos años después, con la caída de Saigón (ahora llamada Ciudad de Ho Chi Minh) en manos del ejército norvietnamita y el Frente Nacional de Liberación.

China

Heinz Alfred Kissinger, como fue bautizado originalmente en Fürth, su ciudad natal en Alemania, logró uno de sus principales hitos como figura internacional al viabilizar el histórico encuentro entre el líder de la revolución cultural china, Mao Zedong, y el expresidente estadounidense Richard Nixon.

En aquel momento Kissinger era consejero de Seguridad Nacional de EE.UU. y realizó dos visitas a China, en julio y octubre de 1971.

La primera de ellas fue una operación encubierta que allanó el camino para el posterior encuentro de los dos mandatarios.

Aquel primer acercamiento entre Washington y Pekín es recordado como uno de los movimientos de la Casa Blanca para presionar y ganarle terreno a su gran rival de aquel entonces: la Unión Soviética.

Image copyright AP
Image caption Hillary Clinton cuenta que le dijo a Kissinger que tuvo suerte de que no hubiera redes sociales en la época de su primer viaje secreto a Pekín. En la foto, Kissinger con Mao Zedong.

En su libro "Duras decisiones", Hillary Clinton comenta con admiración el episodio y relata un comentario anecdótico que compartió con Kissinger.

"Le dije a Henry que tenía suerte de que no había teléfonos inteligentes o redes sociales cuando hizo su primer viaje secreto a Pekín. Imaginen si un secretario de Estado trata de hacer eso hoy en día", escribió.

Durante el primer mandato del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Clinton ocupó el cargo de secretaria de Estado.

Finalmente China y Estados Unidos normalizarían sus relaciones en 1979, con Mao Zedong ya fallecido y Nixon y Kissinger lejos de sus altos cargos.

Chile

"No veo por qué tenemos esperar y permitir que un país se vuelva comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo"...

La frase pertenece a Kissinger y la dijo en junio de 1970, unos meses antes del triunfo electoral del socialista Salvador Allende en Chile.

La pronunció durante una de las sesiones del Comité 40, una organización considerada de alto nivel entre la institucionalidad estadounidense para atender los problemas relacionados con el avance del comunismo en el mundo.

Transcripciones de llamadas telefónicas de esa época, hechas públicas por el Archivo de Seguridad Nacional de EE.UU., revelan la preocupación de la administración de Nixon antes de que Allende asumiera el poder.

Image copyright AP
Image caption Kissinger fue secretario de Estado y consejero de Seguridad Nacional siendo Richard Nixon presidente.

En una de las conversaciones, Kissinger le comenta al entonces director de la CIA, Richard Helms, que Washington "no dejará que Chile se eche a perder".

En otro intercambio, el entonces secretario de Estado William Rogers le dice a Kissinger que Washington deberá "tomar una decisión a sangre fría y ejecutarla", añadiendo que deberá realizarse "discretamente, para que no salga el tiro por la culata".

El 11 de septiembre de 1973, aviones y tanques del ejército chileno destruyeron el Palacio de La Moneda en Santiago dando fin a la corta primavera socialista de Allende.

Argentina

Kissinger, ya convertido en Secretario de Estado de Nixon, tuvo más actuaciones en contra de movimientos insurgentes y de izquierda en América Latina.

Image copyright AP
Image caption Kissinger asistió recientemente al funeral del excanciller alemán Helmut Schmidt en Hamburgo.

Otro de los episodios recordados, a partir de documentos desclasificados y biografías, es su participación en el golpe militar que sucedió en Argentina el año 1976.

El autodenominado "Proceso de reorganización nacional" no sólo gozó de la simpatía de Kissinger: según los archivos desclasificados del Archivo de Seguridad Nacional, Kissinger instó a los militares argentinos a terminar con la "guerra sucia" cuanto antes, en referencia a la represión contra movimientos guerrilleros y de izquierda en aquel país.

Un mes después del golpe de 1976, Kissinger le dijo al entonces canciller argentino César Guzzetti que "deseaba que (los militares) tengan éxito, cuanto antes mejor" y le quitó importancia a las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en aquel país.

Los cálculos señalan que entre 8.000 y 30.000 personas desaparecieron durante los años del gobierno militar en Argentina (1976-1982).

La respuesta de Hillary...

Después de la arremetida de Sanders, a modo de defensa, la exsecretaria de Estado y precandidata demócrata hizo un balance de la figura de Kissinger.

"La apertura lograda con China y su continua relación con los líderes de ese país es increíblemente útil para Estados Unidos", señaló Clinton, quien añadió que la experiencia lograda por el polémico exfuncionario estadounidense todavía puede ser importante para "proteger" a su país.

Image copyright PA
Image caption Después de cuatro décadas de abandonar la esfera pública, Kissinger sigue siendo motivo de controversia.

Luego del breve y comentado cruce, ambos retomaron la agenda de temas que por ahora dominan la precampaña electoral estadounidense.

Sanders y Clinton se volverán a ver las caras en Miami el 9 de marzo, fecha del próximo debate entre los aspirantes a la nominación demócrata para las elecciones presidenciales del mes de noviembre.

Contenido relacionado