El drama de la bebé que médicos australianos no quieren dar de alta para evitar su deportación

  • 13 febrero 2016
Prostesta contra detenciones en Nauru Image copyright Reuters
Image caption Los activistas se oponen a las detenciones extraterritoriales en la isla de Nauru.

Manifestantes en Australia se han congregado frente a un hospital para apoyar a médicos que rehúsan dar de alta a una bebé que está designado a ser deportada a un campamento de detención.

El hospital Lady Cilento, en Brisbane, declaró que la pequeña de un año no sería dada de alta "hasta que se identifique un ambiente hogareño apropiado".

La menor, hija de padres que solicitan asilo, sufrió quemaduras graves en un campamento de inmigrantes en la isla de Nauru, un estado de Micronesia situado a 4.000 kilómetros al sureste de Australia.

El gobierno ha adoptado una controvertida política de detención extraterritorial que asegura que es necesaria.

Va dirigida a frenar inmigrantes que llegan en frágiles embarcaciones buscando asilo antes de que lleguen a Australia.

La medida, que implica que Australia detenga a estos migrantes fuera de su territorio, fue respaldada reciéntemente por el Tribunal Supremo.

Ellen Roberts, portavoz del grupo activista GetUp, afirmó que los manifestantes estaban "firmes en solidaridad" con los padres de la bebé -quienes se encuentran en Brisbane- y con el hospital.

"Hacemos un llamado al primer ministro Malcolm Turnbull a que haga lo correcto y permita a la familia permanecer", dijo a la agencia Reuters.

Centro de detención "inadecuado"

Image copyright Brent Cue
Image caption Centenares de manifestantes se han congregado frente al hospital.

Más de 500 personas están detenidas en Nauru, una pequeña isla en el Pacífico del Sur.

En septiembre, un informe del comité del Senado declaró que las condiciones no eran "adecuadas, apropiadas ni seguras" y que las denuncias de violación y abuso deberían ser investigadas.

Se supone que las instalaciones del centro de detención han mejorado y que ahora se les permite a los solicitantes de asilo moverse libremente por la isla.

El ministro de Inmigración, Peter Dutton, no ha comentado sobre el caso específico de la menor.

"Todas las decisiones relacionadas al tratamiento de un paciente y su dada de alta son tomadas por un personal calificado del hospital, basado en una completa evaluación de la condición y circunstancias individuales del paciente", dijo el hospital en un comunicado.

Cualquier menor que sea llevado al hospital sólo se dará de alta si existe un entorno apropiado, continuó.

La bebé sufrió quemaduras después de que agua hirviendo le cayera accidentalmente dentro de la carpa donde vivía con sus padres, según un reportaje de la cadena australiana ABC.

Constitucionalidad

A principios de este mes, el Tribunal Superior respaldó la constitucionalidad de las detenciones extraterritoriales, permitiendo al gobierno deportar 267 personas, incluyendo 37 bebés, que fueron llevados a Australia para recibir tratamiento médico.

Sus casos han generado protestas a nivel nacional bajo el banner #LetThemStay (Permítanles quedarse).

Image copyright Getty
Image caption El líder del estado de Victoria ofreció acomodar a los refugiados que buscan asilo.

Diez líderes religiosos han ofrecido sus iglesias como refugio para aquellos que enfrentan deportación.

El líder del estado de Victoria, Daniel Andrews, también le escribió al primer ministro Turnbull ofreciendo acomodar a los solicitantes de asilo en su estado, una postura que recibió el apoyo de varios otros mandatarios estatales.

Malcolm Turnbull manifestó que las deportaciones del grupo se decidirán según cada caso individual y que serán tratados "con compasión".