Muere el juez Antonin Scalia, la principal voz conservadora de la Corte Suprema de EE.UU.

  • 13 febrero 2016
Antonin Scalia Image copyright Reuters
Image caption El juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos Antonin Scalia, conocido por sus posturas conservadoras, murió mientras dormía por causas naturales.

Antonin Scalia, uno de los miembros más conservadores de la Corte Suprema de Estados Unidos, murió este sábado a los 79 años.

Su muerte deja a la Corte Suprema, compuesta por 9 jueces con cargos vitalicios, dividida entre conservadores y liberales apenas nueve meses antes de las elecciones.

Scalia, que se encontraba en Texas adonde había viajado para participar en una cacería, murió mientras dormía, informó el cuerpo de alguaciles de Estados Unidos.

Contrario al matrimonio entre personas del mismo sexo y a favor de limitar el aborto, era considerado una de las voces conservadoras más importantes en el alto tribunal estadounidense.

Image copyright Reuters
Image caption La Corte Suprema de EE.UU. la componen 9 jueces con cargos vitalicios.

La mayoría conservadora de la Corte Suprema frenó recientemente los esfuerzos del Gobierno de Barack Obama en materia de cambio climático e inmigración.

Sin embargo, el nombramiento de su sustituto podría cambiar el equilibrio de poder. Ahora había cuatro jueces conservadores, cuatro progresistas y uno, Anthony Kennedy, cuyo voto ha "fluctuado".

El presidente Barack Obama tiene ahora la oportunidad de nominar a un quinto juez de corte liberal pero no lo tendrá fácil.

Nombramiento disputado

El nombramiento debe de ser confirmado por el Senado, donde los republicanos son mayoría, y ya se han manifestado en contra de que Obama presente a un candidato antes de las elecciones del próximo noviembre.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, indicó en una breve alocución que enviará la nominación del sucesor de Scalia al Senado "a su debido momento".

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, consideró que la nominación debería hacerla el próximo presidente e instó al Senado vetar cualquier propuesta de Obama.

Image copyright AP
Image caption La muerte de escalia abre la batalla en Congreso de EEUU para nombrar nuevo juez de la Corte Suprema.

"Los estadounidenses deben tener una voz en la selección del nuevo juez", dijo McConnell en un comunicado.

Esto significaría dejar casi un año vacante el puesto ya que el próximo presidente asumirá su cargo el 20 de enero de 2017.

El líder de la minoría demócrata en el senador, Harry Reid, consideró que el presidente "debería" enviar al Senado un nominado "inmediatamente". "El Senado tiene la responsabilidad de completar las vacantes lo antes posible".

Impacto en la campaña

Horas después de que se conociera la muerte del magistrado, los aspirantes republicanos y demócratas se enzarzaron sobre su sucesor.

El republicano Ted Cruz señaló que "el juez Scalia era un héroe estadounidense. Se lo debemos y a la nación, que el Senado se asegura de que el próximo presidente nombra a su sucesor".

El también republicano Marco Rubio consideró que "el próximo presidente debe nominar a un magistrado que dé continuidad a la creencia inquebrantable del magistrado Scalia en los principios fundacionales que apreciamos".

Por su parte, la aspirante demócrata Hillary Clinton, consideró que los republicanos en el Senado y en la campaña que están pidiendo que su puesto quede vacante "deshonran la Constitución", escribió en un comunicado.

Primer italoestadounidense

Scalia fue nombrado por el presidente Ronald Reagan en 1986 y fue el primer italoestadounidense en ocupar un puesto en la máxima corte de EE.UU.

Nacido el 11 de marzo de 1936 en Trenton (Nueva Jersey), era católico, padre de nueve hijos y tenía 33 nietos.

Fue uno de los defensores más destacados del "originalismo" - una filosofía jurídica conservadora que cree que la Constitución de Estados Unidos tiene un significado fijo y no cambia con los tiempos.

A lo largo de su carrera, fue un juez que expresó su opinión sin reparos y que se mantuvo firme en sus convicciones que reflejó a la hora de emitir opiniones discrepantes con el resto de los jueces con temas como el aborto.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, se refirió a él como "un patriota y un defensor inquebrantable de la Constitución escrita y el estado de derecho".

"Era una roca sólida que frenó numerosos intentos de distorsionar o apartarnos de la Constitución", señaló Abbott en un comunicado.

En 2008, Scalia marcó un hito con el dictamen en el caso Heller contra el Distrito de Columbia, con el que afirmó el derecho de un individuo a poseer un arma de fuego.

Contenido relacionado