La fingerita de El Salvador y los otros minerales raros identificados por la ciencia

  • 15 febrero 2016
Volcán Izalco, El Salvador Image copyright AFP
Image caption La fingerita sólo se encuentra en las laderas del volcán Izalco en El Salvador.

Científicos han logrado clasificar los minerales más raros de la Tierra y todos comparten una particularidad: ninguno de los 2.500 identificados se ha encontrado en más de cinco lugares del planeta.

Y algunos existen en tan poca cantidad que la oferta total mundial podría alcanzar en un dedal.

Algunos de estos minerales tienen propiedades que son útiles en aplicaciones tecnológicas.

Per los investigadores dicen que también es importante localizar estas rarezas porque contienen información fundamental acerca de la construcción de nuestro planeta.

Image copyright ZX
Image caption Para Hazen, la fingerita es como una "tormenta perfecta de rareza".

La lista, compilada por el doctor Robert Hazen, del Instituto Carnegie en Washington DC y el profesor Jesse Ausubel de la Universidad Rockefeller, en Nueva York se va a publicar próximamente en la revista American Mineralogist.

Condiciones exactas

"Hasta ahora los científicos han logrado dar con 5.000 especies minerales y resulta que menos de 100 constituyen casi la totalidad de la corteza terrestre", le dijo Hazen e la BBC.

"El resto son muy escasos, pero los más raros de los raros –que son unos 2.500– sólo se encuentran en cinco lugares de la Tierra, quizás menos", explicó.

Image copyright R Downs Universidad de Nevada
Image caption Todo el abastecimiento de cobaltaturita en el mundo podría caber en un dedal.

Y, para Hazen, son la clave de la diversidad de lo que yace cerca de la superficie terrestre.

"Los minerales raros nos dicen mucho sobre cómo se diferencia la Tierra de la Luna, de Marte, de Mercurio, donde existen los mismos minerales comunes; son los minerales raros los que hacen a la Tierra tan especial".

Los minerales son combinaciones de elementos químicos organizados en estructuras cristalinas.

Las rocas de la tierra están formadas de diferentes conglomerados. Tomemos el feldespato, el cuarzo y la mica; estas son especies ubicuas que todo el mundo conoce.

Pero la cobaltominita, la abelsonita, la fingerita y la edoylerita son ejemplos de minerales que no se formarán a no ser que se den las "condiciones de cocción" absolutamente perfectas.

Image caption Además de escasos, estos minerales se pueden descomponer al contacto con el agua o la luz del sol.

Los ingredientes atómicos deben estar añadidos exactamente, la temperatura debe ser precisa al más mínimo grado y la presión tendrá que estar definida por el margen más estrecho.

Minerales vampíricos

Aun así, algunos de estos se descomponen inmediatamente si llegan a mojarse o son expuestos a la luz solar.

La edoylerita, la metasideronatrita y la sideronatrita son ejemplos de lo que se llaman minerales vampíricos, que se descomponen al contacto con los rayos del sol.

Image copyright R Downs Universidad de Nevada
Image caption La nevadaita únicamente se ha encontrado en dos lugares: el condado de Eureka, en Nevada, EE.UU. y en una mina de cobre de Kirguistán.

Hazen y Ausubel ordenan su lista de 2.500 especies en cuatro amplias categorías de rareza que indican las condiciones bajo las cuales se formaron, qué tan raros son sus ingredientes, qué tan efímeros son y las limitaciones en la toma de muestras.

"La fingerita es como una "tormenta perfecta de rareza", dijo el doctor Hazen.

"Se da únicamente en las faldas del volcán Izalco, en El Salvador. Un sitio increíblemente peligroso con fumarolas súper calientes", señaló.

"Está compuesta de elementos raros; vanadio y cobre tienen que existir juntos y se forma bajo una gama de condiciones muy estrecha. Si se cambia solo un poco la proporción de cobre y vanadio, el resultado es un mineral diferente. Y, cada vez que llueve, la fingerita se disuelve".

Image copyright R Downs Universidad de Nevada
Image caption El único especímen de ichnusaita que se ha encontrado fue en Cerdeña.

El nuevo catálogo les permite a los científicos empezar a estimar cuántas reservas de estos minerales existen y dónde estarían esos yacimientos.

Para los que tengan uso en la tecnología, serán de gran valor, aunque frecuentemente es posible sintetizar estos minerales de manera industrial.

No obstante, el ejercicio ofrece importantes perspectivas sobre la propia Tierra.

El efecto de la biología

Muchos de estos minerales no estarían presentes si no fuera por la biología, que modera el ambiente químico en el cual se forman.

Dentro de ese contexto, el escrito contribuye al proyecto Observatorio de Carbono Profundo, una iniciativa internacional que investiga el papel del carbono en el sistema terrestre.

Image copyright R Hazen
Image caption La hazenita es, en escencia, excremento bacteriano.

Se cree que existen un poco más de 100 minerales desconocidos que contienen carbono esperando ser descubiertos.

En efecto, el doctor Hazen incorporó uno en el catálogo que lleva su nombre.

La hazenita sólo se ha encontrado en el lago Mono, en California.

Se forma cuando los niveles de fósforo en el lago son muy elevados y los microbios del agua, en su intento por sobrevivir, empiezan a excretarlo de sus células.

Los pequeñísimos cristales incoloros que se producen son, en esencia, "caca" microbiana.

Contenido relacionado