Qué cambiará con el retorno de los vuelos comerciales de Estados Unidos a Cuba

  • 16 febrero 2016
Plane Image copyright AFP
Image caption Un vuelo charter de American Airlines en el aeropuerto José Martí de La Habana.

Se anunció por primera vez en diciembre, pero se oficializó este martes: más de 50 años después de que fueran suspendidos, los vuelos comerciales desde Estados Unidos volverán a aterrizar en Cuba.

Y aunque habrá que esperar a final de año para ver llegar a los primeros aviones, el secretario de Transportes de Estados Unidos, Anthony Foxx, viajó a la isla para firmar el acuerdo con las autoridades cubanas.

El mismo "autoriza hasta 20 vuelos al día a La Habana, y otras 10 rutas diarias a cada uno de los aeropuertos internacionales de la isla", explica el corresponsal de la BBC en Cuba, Will Grant.

Image copyright Reuters
Image caption Los responsables de transporte de Cuba y EE.UU. dieron este martes un nuevo paso para el acercamiento entre ambos países.

Dado que en la isla hay nueve aeródromos internacionales además del José Martí, el número total de vuelos comerciales estadounidenses que aterricen en Cuba cada día podría ser de hasta 110.

El acuerdo tiene un evidente peso simbólico. "Es el último paso en el rápido descongelamiento entre los anteriores enemigos y se produce cuando la Casa Blanca contempla un posible viaje presidencial a Cuba", dice Grant.

Pero también tendrá un efecto importante en el sector turístico y de negocios de los dos países.

"El acuerdo proporcionará un aumento muy importante, considerable, de los viajes entre ambos países" dijo Thomas Engle, vicesecretario asistente de transportes de Estados Unidos.

No sólo chárters

Actualmente numerosas aerolíneas europeas y de otros países americanos vuelan a Cuba.

Aunque los vuelos comerciales entre la isla y EE.UU. se cancelaron hace 53 años, desde mediados de la década de 1970 hay vuelos chárter que operan bajo condiciones.

Image copyright AFP
Image caption La ruta es actualmente cubierta por numerosos vuelos chárter.

Estos vuelos seguirán existiendo, pero las nuevas rutas comerciales proporcionarán más vuelos y más fáciles.

Entre otras razones porque se espera una considerable bajada de precios con el aumento de los vuelos y de la competencia entre aerolíneas.

Además, los viajeros estadounidenses podrán reservar sus billetes on-line y contar con un servicio de atención telefónica las 24 horas, servicios que no suelen estar disponibles en los vuelos chárter actuales, explicó AP.

Una vez se firme el acuerdo, las aerolíneas estadounidenses tienen un plazo de 15 días para competir para hacerse con las rutas.

Luego deberán cerrar el acuerdo con las autoridades cubanas. Se espera que el inicio de los vuelos se produzca a final de año.

American Airlines, United, South West y JetBlue son algunas de las que se espera que compitan por las rutas.

El acuerdo no incluye posibles vuelos de aerolíneas cubanas a Estados Unidos.

Un cambio en marcha

A pesar de lo histórico del anuncio, ver a turistas estadounidenses en Cuba no es algo excepcional hoy en día.

Es frecuente verlos, por ejemplo, haciéndose fotos o subidos a uno de los antiguos autos estadounidenses que recorren La Habana.

Image copyright Getty
Image caption Unos 160.000 estadounidenses viajaron por ocio a Cuba el año pasado.

De hecho, según AP el año pasado visitaron la isla 160.000 estadounidenses en viajes de ocio, sin contar a los cientos de miles de cubano-estadounidenses que hicieron lo propio para visitar a sus familiares.

Cuba es uno de los mercados que más rápido crecen para la página de alquiler de departamentos Airbnb, que empezó a operar en el país en abril del pasado año.

Aunque viajar como turista a Cuba sigue estando oficialmente prohibido para los estadounidenses debido al embargo comercial, las 12 categorías legales que amparan el viaje se aplican con un nivel de laxitud que desdibuja las diferencias entre los distintos tipos de viaje.

Además, los estadounidenses sí podían viajar a la isla pasando por algunos terceros países.

Este nuevo cambio permitirá que los viajeros simplemente hagan click online en una de las categorías autorizadas.

Image copyright Getty
Image caption La principal dificultad la tendrá la industria turística nacional.

No es por nada que, como explica el corresponsal de la BBC Will Grant, la "principal dificultad" del acuerdo la tendrá la "chirriante infraestructura turística" cuba, que tendrá que lidiar con el flujo de nuevos turistas en circunstancias complicadas.

"Los hoteles y las casas particulares ya tienen muchas reservas para los próximos meses, y las empresas estatales de renta de autos están luchando para poder satisfacer la demanda", dice Grant.

No está claro dónde se podrán alojar los nuevos turistas que viajen a la isla gracias al acuerdo que se anuncia hoy.

Contenido relacionado