¿Por qué Apple se niega a obedecer al FBI y "hackear" el iPhone de los atacantes San Bernardino?

  • 17 febrero 2016
Tim Cook, presidente de Apple Image copyright AP
Image caption Tim Cook, el presidente de Apple, afirma que la orden judicial amenaza la democracia en EE.UU.

Un tribunal federal de Estados Unido ordenó a Apple ayudar al Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) a "hackear" el iPhone que utilizaba Syed Rizwan Farook, quien junto a su esposa Tashfeen Malik, mató a 14 personas en San Bernardino, California.

El objetivo es descubrir si hubo cómplices de la pareja y averiguar posibles vínculos con el autodenominado Estado Islámico y otros grupos islamistas radicales.

Sin embargo, Apple se ha resistido a hacer lo que ahora le ordena la justicia.

Y su consejero delegado, Tim Cook, llegó a escribir a sus clientes la noche del martes en la página web de la compañía que esto supone una "extralimitación del gobierno de EE.UU.", y pidió abrir un debate público sobre el tema.

Pero, ¿por qué se opone Apple a colaborar?

Image copyright Reuters
Image caption La policía está investigando los posibles vínculos de Tashfeen Malik y Rizwan Farook con EI y otros grupos islamistas.

El dueño del teléfono que interesa al FBI abrió fuego en un centro de atención de discapacitados el 2 de diciembre pasado matando a 14 personas en lo que ha sido descrito como un ataque islamista.

Y Cook afirmó que Apple no tiene "ninguna simpatía por los terroristas".

El director del gigante informático, sin embargo, se queja que lo que realmente está pidiendo la jueza Sheri Pym del Tribunal de Distrito de Los Ángeles es construir una "puerta trasera" para acceder a cualquier iPhone.

Esto, según él, pondría en riesgo la confidencialidad de la información manejada por todos los usuarios.

El directivo advirtió que si este software cayera "en manos equivocadas" permitiría desbloquear todos los iPhone.

Y agregó que Apple no puede garantizar que el FBI no usaría este sistema para otros casos pese a considerar, en este caso, que las intenciones de esta agencia de seguridad estadounidense son buenas.

Encriptación

Desde septiembre de 2014, todos los datos de dispositivos de Apple, como mensajes de texto y fotografías, están automáticamente encriptados.

Eso quiere decir que es necesario un código de cuatro cifras para acceder a los datos. Si se introduce un código equivocado 10 veces, el sistema borrará todos los datos.

Image copyright Getty
Image caption Los datos de los dispositivos Apple están encriptados desde septiembre de 2014.

Nadie, ni siquiera Apple, tiene acceso a esta información, un paso que esta empresa y otras de tecnología tomaron tras las revelaciones de Edward Snowden sobre el programa clandestino de vigilancia electrónica de EE.UU.

La jueza, sin embargo, le pide a Apple dos cosas.

Primero, que permita que los investigadores del FBI puedan introducir un número ilimitado de contraseñas para desbloquear el celular de Farook.

Y segundo, que puedan implementar las diferentes combinaciones de códigos –10.000 en total– rápidamente, algo que actualmente tomaría más de cinco años hacer.

En su página web, Apple dice a sus usuarios que "para todos aquellos dispositivos que tengan iOS 8 o versiones posteriores [Farook tenía un iPhone con el sistema operativo iOS 9], Apple no extraerá datos iOS en respuesta a una orden judicial porque la información que debe extraerse está protegida por una clave de encriptación ligada al código del usuario, que Apple no posee".

Otros smartphone como los que usan Google Android, usan tecnología de encriptación similar en sus dispositivos.

Caso abierto

Image copyright Getty
Image caption Desde el caso de Edward Snowden, Apple y otras compañías encriptaron los datos de los usuarios.

"El FBI está proponiendo un uso sin precedentes de la All Writs Act de 1789 para justificar una expansión de su autoridad", aseguró Cook, quien añadió que "las implicaciones son escalofriantes".

"Si el gobierno puede utilizar dicha ley para que sea más fácil desbloquear un iPhone, tendría también poder para entrar en el dispositivo de cualquiera para capturar sus datos", en lo que, a su juicio, sería "extender esta violación de la privacidad" prácticamente a cualquier ciudadano.

"Nos oponemos a la solicitud del FBI con nuestro mayor respeto para la democracia Americana y al amor por nuestro país. Creemos que está en el interés de todos que diésemos un paso atrás y consideremos las implicaciones", sentenció.

En todo caso, Apple aún no ha respondido públicamente a la exigencia de la justicia estadounidense.

Sin embargo, una fuente cercana al proceso judicial afirmó a la BBC que Apple seguramente recurrirá esta medida, por lo que el caso probablemente seguirá abierto.

Contenido relacionado