Murió Harper Lee, autora de la clásica novela "Matar a un ruiseñor"

  • 19 febrero 2016
Image copyright AP

La escritora Harper Lee, autora del clásico de la literatura estadounidense "Matar un Ruiseñor" (To Kill a Mockingbird) falleció este viernes a los 89 años.

Publicada en 1960, "Matar un Ruiseñor" se convirtió en un texto de referencia indispensable sobre los problemas raciales del sur de EE.UU., ganando el premio Pulitzer al año siguiente.

Lee, o Nelle como se le conocía, vivía desde hace varios años en un asilo de ancianos muy cerca del lugar donde creció en Monroeville, Alabama.

"Matar un Ruiseñor" fue un éxito internacional, llegando a vender más de 30 millones de copias en todo el mundo.

A pesar de su enorme impacto, Lee no volvió a publicar otro libro hasta el año pasado cuando sorpresivamente se puso en venta su segunda novela, "Ve y pon un centinela" (Go Set A Watchman).

Entre el Derecho y la Literatura

Nacida en 1926, Lee fue la hija menor de France Finch Lee y Amasa Coleman Lee. Su padre fue un editor y propietario de periódicos, que ejercía como abogado en Monroeville.

Luego de estudiar Derecho desde 1945 hasta 1949 en la Universidad de Alabama, Lee pasó un año en la Universidad de Oxford como estudiante de intercambio con la intención de trabajar en la firma de su padre.

Image copyright REX FEATURES
Image caption Gregory Peck ganó un Oscar al mejor actor por su papel en la película basada en el libro.

Sin embargo, seis meses antes de terminar sus estudios, decidió irse a Nueva York para seguir su carrera literaria.

En 1957 entregó el manuscrito de su primera novela a la editorial JB Loppincott Company que consideró la obra como "una serie de relatos breves", pidiéndola que la reescribiera.

Lee pasó los siguientes dos años y medio trabajando otra vez en el libro, que terminó siendo publicado en 1960.

Su éxito fue inmediato convirtiéndose en un best-seller internacional y recibiendo la aclamación de la crítica.

En parte autobiográfica, la novela está ambientada en un pequeño pueblo de Alabama con varios de los personajes tomados de la vida real.

El abogado Atticus Finch se basa en su padre y el personaje de Dill se inspira en Truman Capote, amigo de la niñez de Lee.

Narrado por la hija de Finch, es la historia de la defensa de Tom Robinson, un hombre negro acusado de violar a un muchacha blanca de una familia pobre.

Aunque evidentemente inocente, Robinson es condenado por el crimen por un jurado blanco y sentenciado a muerte. La historia enfatiza el hecho de que los niños nacen con un instinto de justicia y absorben prejuicios en el proceso de socialización.

Una adaptación de la novela fue llevada al cine en 1962. La película ganó cuatro Oscar, incluyendo el de Gregory Peck, en el papel de Atticus Finch, como mejor actor.

Lee quedó tan impresionada con la actuación de Peck que le regaló el reloj de su padre, fallecido el año de estreno del filme.

Aparte de su novela, la laureada escritora solo publicó cuatro artículos. Al respecto su primo, Richard Williams, que tenía a su cargo la farmacia local, dijo: "Una vez le pregunté por que no escribió otro libro y me dijo que 'cuando tienes un éxito como ese, no puedes ir a ningún otro lugar sino abajo'".

Largo silencio

Lee tardó más de 60 años en publicar su segunda novela, "Ve y pon un centinela" (Go Set A Watchman), que salió a la venta en 70 países en julio de 2015, aunque había sido terminada en la década de 1950.

Image copyright AFP
Image caption Harper Lee no solía aparecer en público.

En su momento no se publicó porque la editorial quería una historia de Lee sobre la niñez del personaje principal de su primera novela, la joven Scout.

"Ve y pon un centinela" sigue los pasos de Scout a su regreso de Nueva York para visitar a su padre, el abogado Atticus Finch.

Harper Lee no fue presionada para publicar su segunda novela, concluye investigación

Respetada y protegida por los residentes de su localidad, la autora raras veces concedía entrevistas, apenas revelando que le gustaba el golf, sentía una gran admiración por su padre y tenía las intenciones de escribir sus memorias.

"Recordaremos a Harper Lee por su franqueza, su talento y las verdades que le dijo al mundo, quizás ante de que el mundo estuviese preparado", señaló Spencer Madrie, propietario de una librería independiente en el pueblo de Lee.

"Estamos agradecidos de tener una conexión con una autora que nos brindó tanto".