Los británicos votarán el 23 de junio si se quedan o se van de la Unión Europea

  • 20 febrero 2016
David Cameron Image copyright AFP
Image caption El primer ministro David Cameron dijo que la decisión de quedarse o no dentro de la UE está ahora en manos de los británicos.

El 23 de junio próximo será el día en el que los británicos decidirán si su país se queda dentro de la Unión Europea (UE).

Así lo anunció el primer ministro conservador, David Cameron, después de una reunión de gabinete especial, la primera que se sostiene un sábado desde el conflicto de las islas Falkland o Malvinas, en 1982.

"La opción estará con ustedes", dijo Cameron a la nación pero reiteró su postura: "La pregunta es si Gran Bretaña estará más segura, más fuerte y en mejores circunstancias dentro de una Unión Europea reformada".

En la reunión se discutieron los cambios que acordó el primer ministro con los otros líderes de la UE sobre el futuro de la relación de Reino Unido con Europa, durante una cumbre en Bruselas.

Concesiones

Image copyright EPA
Image caption David Cameron no le quiere decir "adiós" a la UE.

Aunque los acuerdos no coinciden exactamente con lo que Cameron prometió en un manifiesto del Partido Conservador, el mandatario asegura haber logrado las reformas que buscaba y recomendará a los británicos a que voten a favor de permanecer dentro de la UE.

Sin embargo, varios miembros del gabinete manifestaron que los acuerdos no son suficientes y estarán haciendo campaña para que Reino Unido se retire.

Es un momento crucial para David Cameron que pondrá a prueba su versión de Reino Unido dentro de la UE mientras trata de mantener la integridad de su propio partido conservador.

Entre los acuerdos, Reino Unido mantendrá permanentemente la libra esterlina como su moneda, no tendrá que formar parte de una mayor integración política de la UE y podrá limitar las prestaciones sociales a los migrantes de otros países de la unión.

No obtuvo todo lo que quería pero, según el mandatario, Reino Unido gozará de un estatus especial dentro de uno de los mercados más grandes del mundo.

Campaña

Con esas concesiones en mano, el primer ministro declaró que estará haciendo campaña con su alma y corazón para convencer a los británicos a que opten por permanecer en la UE, en el próximo referendo.

Opositores a cualquier tratado con la Unión Europea declararon que el "vacío" acuerdo solo ofrece "cambios muy pequeños".

Image copyright Reuters
Image caption Varios grupos se han unido a la campaña "Vote Leave" ("Vota Salir"), que aboga por dejar a la Unión Europea.

Estos grupos sin duda quedarán alentados por la propia oposición dentro de los parlamentarios en el gobierno que quedarán en libertad de hacer campaña para que Reino Unido se salga de la UE.

El líder del Partido Laborista de oposición, Jeremy Corbin, desestimó el acuerdo como una "atracción secundaria" diseñada para "aplacar a sus opositores dentro del Partido Conservador".

No obstante, Corbin declaró que el laborismo estaría abogando por permanecer dentro de la UE.

Entre los euroescépticos, uno de los más vociferantes es Nigel Farage, líder del nacionalista Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP).

Farage calificó el acuerdo de "patético" y anunciando que el referendo es una "oportunidad dorada" para que el país se vaya de la unión.

"Creo en Gran Bretaña. Somos lo suficientemente buenos para ser una nación independiente, con nuestro propio gobierno por fuera de la UE".

Contenido relacionado