Referendo en Bolivia: con el 96,27% contado, la diferencia entre NO y SÍ se estrecha a 3,4 puntos

  • 23 febrero 2016
Evo Morales con una papelete Image copyright Reuters
Image caption Evo Morales en el momento de emitir su voto, en la mañana de este domingo.

Aunque resultados preliminares y proyecciones de encuestadoras privadas sugerían que Evo Morales estaba a punto de sufrir su primera derrota electoral en 10 años, en el referendo con el que buscaba ser habilitado para presentarse a un posible cuarto mandato, a medida que los las horas pasan, las diferencias se estrechan.

Con el 96,74% de votos contados, según informa el Tribunal Supremo Electoral, el No se imponía con el 51,63%, mientras que la opción por el Sí llega al 48,37%. Es decir, una diferencia de 3,26%.

El presidente, Evo Morales, llamó a los bolivianos a esperar con "serenidad" los resultados definitivos: "No se trata de, anticipadamente, hacer una fiesta".

Debido a lo estrecho del margen, los voceros gubernamentales en Bolivia anticiparon que habrá que esperar antes de contar con una declaración oficial.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), por su parte, señaló el pasado lunes que aunque detectó algunas irregularidades en el desarrollo de los comicios, no pueden considerarse pruebas de fraude electoral.

García Linera consideró que los festejos son prematuros y pronosticó que las cifras se modificarán "de una manera drástica".

El vicepresidente consideró el domingo que las encuestadoras fallaban en sus cálculos porque no tenían en cuenta el voto en el exterior, ni el de los barrios y comunidades rurales, donde el oficialismo boliviano, según él, "siempre tiene mayor puntuación".

Y esa parece ser la tendencia desde entonces. De una diferencia inicial de 10 puntos, se pasó a 3,2.

El referendo

Image copyright AFP
Image caption El presidente boliviano aspira a lograr un cuarto mandato con este referendo.

En el referendo se consultó a los bolivianos si estaban de acuerdo con modificar su Constitución para que Morales pueda postularse en las elecciones presidenciales de 2019.

El presidente pretende participar en esos comicios y así prorrogar su estadía en la presidencia hasta 2025.

Si se confirma la derrota, la gestión de Evo concluirá en enero de 2020.

El mandato del presidente boliviano empezó en enero de 2006 y hace un mes cumplió una década en el poder.

El Tribunal Supremo Electoral emitirá un nuevo reporte en la mañana del lunes y tiene instalados centros de cómputo públicos en las principales ciudades de Bolivia.

6,5 millones de bolivianos estaban habilitadas para votar el domingo.

Image copyright AP
Image caption El centro de cómputo del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia procesa las actas electorales.

Contenido relacionado