La bola de fuego que liberó una energía similar a la de una bomba atómica frente a las costas de Brasil y nadie vio

  • 24 febrero 2016
Bola de fuego Image copyright SCIENCE PHOTO LIBRARY
Image caption Las bolas de fuego son meteoros muy brillantes.

La mayor bola de fuego desde la explosión de Chelyabinsk cayó a comienzos de febrero en el Océano Atlántico, a 1.000 kilómetros de la costa brasileña, liberando una energía similar a la primera bomba atómica.

El incidente ocurrió específicamente el pasado 6 de febrero a las 13:55 GMT pero recién ahora salió a la luz.

La Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) lo registró en su lista de bolas de fuego o bolides (meteoros extremadamente brillantes).

Al consumirse, la roca espacial liberó una energía equivalente a 13.000 toneladas de TNT.

Esos es unas 3.000 toneladas menos que la generada por la primera bomba atómica lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima.

Y la fuerza liberada convierte a esta bola de fuego en el evento más poderoso desde que un objeto de esta naturaleza cayó sobre Rusia en 2013.

El caso Chelyabinsk

Image copyright Reuters
Image caption Varios meteoritos tocaron tierra en Chelyabinsk.

Los registros de estos incidentes indican que cerca de 30 de estos fenómenos penetran la atmósfera terrestre cada año y se van desintegrando antes de llegar a la Tierra.

Como la superficie terrestre está en su mayoría cubierta por agua, pocos son los eventos que afectan a los seres humanos ya que la mayoría de los meteoritos terminan cayendo en el mar.

Pero el 15 de febrero de 2013 un fenómeno de esta naturaleza liberó una energía de 500.000 toneladas de TNT sobre la región rusa de Chelyabinsk.

Más de 1.000 personas resultaron heridas en esa ocasión, la mayoría por los vidrios rotos que volaron al estallar las ventanas.

La bola de fuego atravesó la atmósfera terrestre a unos 69.000 kilómetros por hora y estalló a unos 30 kilómetros de la superficie.

Image copyright UGC BBC
Image caption El rastro del meteoro de Chelyabinsk fue captado por varias cámaras.

De meteoroides a meteoritos

La noticia del último incidente del pasado febrero pasó desapercibida para la mayoría de los mortales pero comenzó a circular rápidamente en blogs y sitios webs de astronomía tras la inclusión en la lista de la NASA.

Image copyright SCIENCE PHOTO LIBRARY
Image caption Los blogs y páginas web especializadas en Astronomía difundieron la noticia de este febrero.

"¡No entren en pánico! En lo que respecta a impactos, éste fue bastante pequeño, después de todo no nos enteramos hasta semanas después de haber ocurrido", escribió el astrónomo Phil Plait, autor del blog Slate’s Bad Astronomy.

Para Plait, si hubiese ocurrido sobre una zona poblada, probablemente hubiera roto algunas ventanas, aterrado a mucha gente, "pero no hubiese provocado daños considerables".

Los escombros espaciales que bombardean la Tierra se denominan meteoroides, cuando los podemos percibir como fenómenos luminosos se les da el nombre de meteoros y cuando llegan a la superficie terrestre se convierten en meteoritos.

Contenido relacionado