Segunda condena millonaria contra Johnson & Johnson por un caso de cáncer relacionado con los polvos de talco

  • 4 mayo 2016
Image copyright Beasley Allen Law Firm
Image caption Jackie Fox (izq.) falleció el año pasado. En esta foto aparece con su hijo, Marvin Salter.

La empresa más grande del mundo de productos de cuidado personal y salud, Johnson & Johnson, ha sido condenada por segunda vez a pagar una cantidad millonaria por el caso de una mujer que contrajo por cáncer de ovarios.

Un jurado de la ciudad de St. Louis ordenó el lunes de esta semana a la empresa pagar US$55 millones a una mujer que denunció haber contraído cáncer de ovarios tras utilizar los polvos de talco de esta marca para su higiene íntima.

Gloria Ristesund, de 62 años, dijo que usó los productos de higiene íntima de J&J en sus genitales durante décadas.

Fue diagnosticada con cáncer de ovarios en 2011 y tuvo que ser sometida a varias operaciones. Su cáncer está ahora en remisión.

Image copyright AP
Image caption Gloria Ristesund, de 62 años, contrajo cáncer de ovarios.

Se trata de la segunda derrota judicial que conlleva un pago millonario para la empresa, que se enfrenta a unas 1.200 demandas que la acusan de no avisar adecuadamente a los consumidores sobre los riesgos de sus productos de talco.

La empresa insistió en que sus productos son seguros y dijo que recurrirá la sentencia.

"Desafortunadamente, la decisión del jurado va contra 30 años de estudios por parte de expertos médicos de todo el mundo, que siguen defendiendo la seguridad del talco cosmético", dijo en un comunicado la portavoz de la empresa, Carol Goodrich.

"Acabar con los litigios"

Johnson&Johnson fue condenada en febrero de este año a pagar US$72 millones por el caso de una mujer que falleció por cáncer de ovarios.

Jackie Fox, de Alabama, murió el año pasado, a los 62 años, tras haber utilizado los polvos de talco para bebés y otros para higiene femenina durante décadas.

La familia alegó en el juicio que la empresa conocía los riesgos del producto pero no avisó a los consumidores y el jurado condenó a J&J por "responsabilidad por producto defectuoso, negligencia y conspiración", le dijo a BBC Mundo Jere Beasley, uno de los abogados de la familia.

Esto se tradujo en una condena a pagar US$10 millones por daños personales y otros US$62 millones por daños punitivos tras el fallecimiento de la paciente.

La empresa citó investigaciones de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (la FDA, que evalúa la seguridad de los productos) y el Instituto Nacional contra el Cáncer de este país, para apoyar que los riesgos nunca se han probado.

Image copyright Getty
Image caption Jackie Fox utilizó los productos de Johnson & Johnson durante décadas.

En el juicio, sin embargo, los abogados de Fox introdujeron como evidencia un memorándum interno de 1997 elaborado por un consultor médico que decía que "cualquiera que niegue los riesgos" entre el uso de talco y el cáncer de ovario sería percibido públicamente como aquellos que negaban el vínculo entre el tabaco y el cáncer.

Según el consultor se trataba de un caso de "negar lo obvio teniendo toda la evidencia sobre lo contrario".

El abogado Beasley, quien también ha llevado el caso más reciente, dijo que la decisión de este lunes debería "acabar con los litigios" y llevar a J&J a pactar un acuerdo en los casos restantes.

"No concluyente"

El talco es un mineral natural compuesto de magnesio, silicona, oxígeno e hidrógeno.

Se usa ampliamente en cosméticos y productos de cuidado personal.

La evidencia sobre el vínculo entre el uso de polvos de talco, sobre todo en los genitales, y el cáncer de ovarios "no es concluyente", dijo James Gallagher, editor de Salud de la BBC.

Image copyright Thinkstock
Image caption El talco es un mineral natural compuesto de magnesio, silicona, oxígeno e hidrógeno que se usa ampliamente en cosméticos y productos de cuidado personal.

La Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer clasifica el talco utilizado sobre la zona genital como "posible carcinógeno" debido a la evidencia mixta.

El mineral talco en su forma natural contiene asbestos y causa cáncer. Pero el talco sin asbestos se utiliza en polvo para bebés y otros cosméticos desde la década de 1970.

Los estudios arrojan resultados contradictorios.

Varias organizaciones especializadas mantienen que el vínculo entre el talco y el cáncer de ovarios no ha sido probado científicamente.

La organización de apoyo a la investigación contra el cáncer de Reino Unido, Cancer Research, cree que la evidencia de un vínculo entre el uso del talco y el cáncer de ovarios es "todavía incierta".

"Incluso si hay un riesgo, es probable que sea bastante pequeño", mantiene la organización.

Image copyright Getty
Image caption Johnson & Johnson, que tiene sus cuarteles generales en Nueva Jersey, es la empresa más grande del mundo de productos de cuidado personal y salud.

Otra organización británica centrada en cáncer de ovarios, Ovacome, explica que las causas de esta enfermedad todavía se desconocen, pero son probablemente una "combinación de muchos factores genéticos y ambientales, no de uno solo como el talco".

Ovacome dice que en 2003, los resultados de 16 estudios con 12.000 mujeres mostraron que usar talco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de ovario alrededor de un tercio, y que una revisión de estudios hechos en Estados Unidos con 18.000 mujeres obtuvo resultados similares para el uso genital, no general, de polvos de talco.

Sin embargo, explica que este tipos de estudios pueden "tener sesgos" y que persisten dudas sobre los resultados.

Image copyright Thinkstock
Image caption Numerosos estudios han examinado la relación entre el talco y la salud.

"Un estudio grande y bien diseñado en Estados Unidos en 2000, con 80.000 mujeres, no encontró un vínculo entre el talco y el riesgo de cáncer de ovario", afirma en una documento sobre el tema.

La organización argumentó que incluso si el uso de talco aumenta en un tercio el riesgo de cáncer de ovarios, "para ponerlo en contexto, fumar y beber aumenta el riesgo de cáncer de esófago unas 30 veces".

"El cáncer de ovario es una enfermedad rara, y un aumento de un tercio de un riesgo pequeño da un riesgo general pequeño".

Contenido relacionado