Cómo Hillary Clinton conquistó el voto negro para lograr su aplastante triunfo en Carolina del Sur

  • 28 febrero 2016
Hillary Clinton tomándose una selfie con una simpatizante Image copyright Getty
Image caption Clinton busca rentabilizar el apoyo de los votantes negros en los estados del sur.

"Si pudieran, votarían por un tercer mandato de Obama". La frase del comentarista en la cadena CNN refleja la popularidad del presidente entre la amplia población afroamericana.

Pero como Obama no podrá ser reelegido en las elecciones del 8 de noviembre, el voto negro, mayoritariamente demócrata, parece estar ya decantado a favor de Hillary Clinton.

La exsecretaria de Estado logró este sábado un aplastante triunfo sobre Bernie Sanders en las primarias demócratas de Carolina del Sur con un 75% de los votos. El motivo de tal triunfo se explica, sobre todo, por el apoyo de la población afroamericana.

Según los sondeos a pie de urna, el 87% de los negros votaron a favor de Clinton, que se consolida como favorita para ser la candidata del Partido Demócrata tras haber obtenido tres victorias en las cuatro primarias celebradas hasta ahora

Image copyright Reuters
Image caption El apoyo de los votantes negros puede dar a Clinton muchos delegados en la jornada del "supermartes".

Seis de cada diez votantes en las primarias del sábado fueron afroamericanos y el 70 por ciento de ellos afirmó que quería que continuarán las políticas del presidente Obama, el primer afroamericano en la Casa Blanca.

El legado de Obama

Clinton, consciente de que el voto negro era clave, se sumergió en los últimos días en la cultura sureña, pero sobre todo abrazó el legado de Obama, su rival en las primarias 2008 y con el que trabajó como secretaria de Estado de 2009 a 2013.

"Espero que sigamos construyendo sobre los logros del presidente Obama", dijo Clinton la noche del sábado en su discurso de celebración del triunfo en Carolina del Sur.

Mientras Sanders ha mezclado críticas y elogios al hablar de Obama, Clinton, pese a algunas discrepancias, se ha posicionado como la continuadora de las políticas liberales y reformistas del actual presidente.

Image copyright Getty
Image caption Clinton se está presentanto como la continuadora del legado de Obama.

Y eso gusta a la población afroamericana, a la que Clinton ha estado muy unida durante su larga vida política como primera dama, senadora por Nueva York y secretaria de Estado.

Sanders, por su parte, es senador por Vermont, un estado con escasa presencia afroamericana.

Clinton busca parecerse a Obama en casi todo. "Los mejores años de Estados Unidos aún están por llegar", dijo el sábado lanzando un mensaje de esperanza muy al estilo Obama, al que obviamente la población negra de Carolina del Sur apoyó mayoritariamente en su duelo con Clinton en las primarias de 2008.

Otra baza que supo explotar la exsecretaria de Estado para ganar el voto negro fue hacer campaña los últimos días junto a las madres de Trayvon Martin, Eric Garner y de otros jóvenes negros que murieron a causa de la violencia con armas o en enfrentamientos con la policía.

Image copyright Getty
Image caption Casi el 90 por ciento de los votantes negros de Carolina del Sur se decantaron por Clinton.

Varios casos de muertes de jóvenes negros en los últimos meses provocaron una ola de protestas en la comunidad afroamericana de Estados Unidos y la creación del grupo "Black Lives Matter" (Las Vidas Negras Importan), que ha sido abrazado ahora en campaña por la candidata.

"Quiero hacer un homenaje a cinco mujeres extraordinarias que han recorrido el estado junto a mí y para mí. Cinco madres unidas por la tragedia", reconoció Clinton a las madres de los jóvenes muertos.

El prólogo al "supermartes"

El triunfo del sábado puede que no sea más que el prólogo del que logrará Clinton el "supermartes", según prevén las encuestas.

La población negra representa la mayoría de los demócratas en el sur, por lo que volverá a ser crucial el martes en estados como Georgia, Alabama, Tennessee, Texas y Virginia, que reparten una gran cantidad de delegados.

Image copyright Getty
Image caption Clinton también se ha puesto del lado de los reclamos de justicia por parte de la población afroamericana.

El martes se celebran elecciones en 11 estados, lo que puede ofrecer ya un panorama claro de cómo será la carrera demócrata.

Si Clinton vuelve a ganar en los estados del sur con un amplio margen, comenzará a despegarse de Sanders, cuyo éxito con los votantes blancos y los jóvenes puede no ser suficiente ante el ascendente de Clinton con negros e hispanos.

Precisamente esas dos minorías, cada vez más importantes y siempre inclinadas del lado demócrata, fueron básicas para dar la Casa Blanca a Obama en 2008 y 2012.

Contenido relacionado