El juez de la Corte Suprema de EE.UU. que volvió a hablar en un juicio tras 10 años de silencio

  • 1 marzo 2016
Clarence Thomas rompió el silencio tras una década y dejó boquiabiertos a abogados y periodistas. Image copyright Getty
Image caption Clarence Thomas rompió su silencio tras una década y dejó boquiabiertos a abogados y periodistas.

"Senorita Eisenstein, una pregunta", dijo este lunes el juez de la Corte Suprema de Estados Unidos, Clarence Thomas.

La interrupción del magistrado ocurrió cuando la abogada IIana Eisenstein había terminado su exposición en un caso sobre la prohibición de portar armas para los condenados por violencia doméstica.

Hasta ahí nada anormal. Excepto que al juez le tomó 10 años hacer una pregunta.

Clarence Thomas, magistrado conservador ideológicamente alineado con el recientemente fallecido juez Antonin Scalia, ha sido conocido en la última década por ser el único miembro de la Corte Suprema que no abría la boca durante los argumentos orales de los abogados.

Por eso, cuando se escucharon sus primeras palabras este lunes, los presentes en la sala levantaron sus cabezas en señal de asombro.

"¿Me puede decir otra área en la que un delito menor suspende un derecho constitucional?", preguntó el juez, según detalló en un despacho de la agencia de noticias AFP.

Y la pregunta no habría sido al azar.

El juez pudo haber roto el silencio en un intento de asegurar el legado de su amigo y ex compañero, el juez Scalia, en el fallo del caso Distrito de Columbia vs Heller de 2008, que ratificó el derecho de los ciudadanos a portar armas, establecido en la segunda enmienda de la Constitución estadounidense.

Image copyright Getty
Image caption El juez Clarence Thomas, durante el funeral de su compañero en la Corte Antonin Scalia.

Así, sentado junto a la silla vacía de Scalia, Thomas continuó haciendo preguntas como si de repente recuperara el habla tras una década, relataron los periodistas que cubren el caso.

La última vez que habló fue el 22 de febrero de 2006, cuando hizo una pregunta en un caso que involucraba la pena de muerte.

Y en enero de 2013 hizo una interrupción, pero esa no cuenta porque fue solo para hacer un chiste.

¿Por qué tardó 10 años en hablar?

Para el juez Thomas preguntar no resulta tan importante, según dijo en una charla en la Universidad de Harvard hace tres años.

Image copyright Getty
Image caption Thomas juró como juez de la Corte Suprema de EE.UU. en 1991.

En ese encuentro con alumnos de la Facultad de Derecho, el magistrado habló de su carrera, y de que "fue criado en la pobreza en una Georgia segregada".

Recordó que aunque los tiempos eran difíciles, "tenía una buena vida", y se mostró agradecido por la educación que recibió, según señaló la publicación Harvard Law en su página web.

Le preguntaron por su opinión sobre el hecho de que muchos jueces con frecuencia interrumpen a los abogados con sus preguntas, algo que Thomas no hizo durante los últimos 10 años.

Argumentó que no creía que ello fuera útil y que no es necesario hacer tantas preguntas.

"Creo que hay que escuchar a los abogados que están discutiendo su caso y permitir a los defensores abogar", señaló.

Thomas es miembro de la Corte Suprema de EE.UU. desde 1991, cuando fue designado por el entonces presidente George Bush.

Contenido relacionado