La artista argentina de Instagram que engañó a miles de personas

  • 9 marzo 2016
Amalia Ulman Image copyright Amalia Ulman y Arcadia Missa
Image caption Amalia Ulman creó un personaje en línea y lo utilizó en Instagram para hacer preguntas sobre el género en línea.

Entre abril y septiembre de 2014, la artista de origen argentino Amalia Ulman se presentó a sí misma como una "Chica Instagram".

Utilizando hashtags populares de micro-celebridades en la popular red social, Ulman creó una obra de tres partes que explora cómo las mujeres se presentan en línea.

Titulado "Excelencias y perfecciones", el proyecto vio a Ulman asumir el papel de cute girl (chica bonita), sugar baby (joven mantenida por su amante) y life goddess (diosa de la vida).

Ulman dijo que eligió estos personajes porque, para las mujeres, "parecían ser las tendencias más populares en línea".

Organizando los personajes en "un orden que podría tener sentido como una narrativa", Amalia se trasladó a la gran ciudad, rompió con su novio de mucho tiempo, consumió drogas, se sometió a cirugía plástica, se autodestruyó, se disculpó, se recuperó y encontró un nuevo novio.

Para el final del proyecto en 19 de septiembre de 2014, Ulman había acumulado 88.906 seguidores (la cuenta cuenta ahora con más de 110.000). Fue sólo entonces cuando se reveló que todo había sido una actuación, una obra de arte, en lugar de un registro de la vida real.

Presentados simultáneamente en dos grandes exposiciones en Londres, Electronic Superhighway en la galeria Whitechapel y Performing for the Camera en la Tate Modern, "Excelencias y perfecciones" ha recibido una gran atención por su manipulación de las plataformas de medios sociales y su reproducción de los estereotipos de género.

El diario The Telegraph se preguntó: "¿Es esta la primera obra maestra de Instagram?", mientras que Slate la describió como "una sensación del mundo del arte".

En el corazón de la obra está la relación entre la identidad en línea y fuera de línea.

Como Ulman dijo al crítico de arte Alastair Sooke, cuando por primera vez comenzó a publicar: "La gente empezó a odiarme. Algunas galerías donde estaba exhibiendo se asustaron y me decían cosas como, 'Usted tiene que dejar de hacer esto, porque la gente no la tomará en serio nunca más'".

Image copyright Amalia UlmanArcadia Missa
Image caption Amalia Ulman esplora la "cute girl" en su obra.

Frecuentemente descrito como una "broma", el proyecto de Ulman atrajo críticas por parte de los usuarios de Facebook e Instagram.

La revelación fue una sorpresa para muchos usuarios debido a que Ulman se había asegurado de que las entradas encajarían con su habitual producción en los medios de comunicación social, al menos inicialmente.

Manteniendo apariencias

La autenticidad es una idea central en la cultura de los medios sociales, con frases familiares para la mayoria de los usuarios tales como "ser uno mismo" y "haz lo que amas".

Estos ideales se ven reforzadas por la tecnología, ya que las plataformas de medios sociales ahora generalmente requieren –o al menos alientan– el uso de nombres reales y una sola identidad en los perfiles.

Esto contrasta con los principios de la web, que ofrecía mayores oportunidades para el anonimato.

Como el antropólogo Daniel Miller señala, "internet apareció inicialmente para ampliar el campo del anonimato, lo que significaba que la gente podía explorar nuevas formas de identidad, cambiar de identidad o asegurar múltiples identidades con relativa libertad".

"Por el contrario, Facebook se ha asociado no sólo con la pérdida del anonimato, sino como una amenaza para todos los aspectos de la vida privada", agrega.

Sin embargo, a pesar de lo mucho que se promueve la autenticidad en las redes sociales, todavía sabemos que los perfiles son manipulados en un grado u otro.

Esto plantea preguntas acerca de cómo esperamos que se vea el arte y lo que esperamos que haga el arte.

"Excelencias y perfecciones" ha molestado a algunos por la forma en que reproduce imágenes estereotipadas de la mujer.

Como una obra de arte feminista, es marcadamente diferente de las de las ciberfeministas de la década de 1990, que utilizaron la web para explorar identidades ambiguas.

En su lugar, inspirado en la crisis pública de celebridades femeninas como Amanda Bynes, "Excelencias y perfecciones" replica una narrativa de ruptura, disculpa y salvación que alimenta una economía de gustos y acciones.

Como Ulman ha declarado, "cuanto más triste es la niña, más feliz es el gnomo".

Image copyright Amalia UlmanArcadia Missa
Image caption En "sugar baby", Ulman explora un lado más oscuro de su personaje.

"Excelencias y perfecciones" establece el concepto de género como una actuación en el contexto específico de la forma en la que recompensamos y valoramos imágenes de la mujer en linea.

El proyecto se sentía creíble porque era familiar.

Basándose en un personaje y una narrativa que se había visto antes permitió a la "gente mapear el contenido con facilidad".

Cuanto más actúa alguien de acuerdo a los comportamientos prescritos, más "me gusta" y "compartir" reciben.

Identidad desplegable

Recompensar el comportamiento de esta manera es fundamental para el modelo de negocio de las redes sociales.

La web de hoy hace de embudo de nuestras oportunidades para la auto-representación a través de las plantillas cada vez más estandarizadas (basta pensar en las opciones de personalización en un sitio como MySpace en comparación con Facebook), y con frecuencia convierte aspectos de nuestra identidad en una sola categoría en un menú desplegable.

Image copyright Amalia UlmanArcadia Missa
Image caption En la última parte, Ulman reaparece como una "life goddess".

Sitios como Facebook e Instagram se basan en la venta de información acerca de sus usuarios y los menús desplegables son mecanismos importantes para mejorar la captura de datos.

Como argumentó en 2013 José van Dijck, profesor de estudios de Medios Comparativos de la Universidad de Ámsterdam, "la normalización de los datos de entrada garantiza mejores resultados".

Lejos de ser un lugar para escapar de las narrativas tradicionales, comportamientos y formas de expresión, la web con frecuencia los reproduce.

Este es un importante recordatorio de que la red no es un reino "virtual", separado del mundo cotidiano.

Aunque esta no es la primera vez que Ulman ha explorado la forma en que ciertas imágenes ganan popularidad en línea (su ensayo de 2012 f/f, analizó los sitios de redes sociales de Latinoamérica Fotocumbia y Fotolog), "Excelencias y perfecciones" también presenta una reflexión aguda de su propio papel como la artista ingenua.

En el lanzamiento del proyecto como parte del programa New Museum New York's First Look Program en octubre de 2014, Ulman preguntó: "¿Qué apariencia se supone que tiene una artista femenina? ¿Cómo se supone que tiene que comportarse? El precio de las obras de arte crecen en relación con tu apariencia".

Teniendo en cuenta el interés mundial en este trabajo, la obra muestra que poca diferencia hay entre cómo el poder, el privilegio y el prestigio se construyen en las redes en línea de los medios sociales y en el mundo del arte.

Contenido relacionado